¿Es mejor correr en cinta o al aire libre?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

¿Eres de los que prefiere el viento soplando en tu cara y los sonidos de la naturaleza a tu alrededor mientras entrenas? ¿O nada supera la comodidad de ir al gimnasio? Seas de un equipo o del otro, seguramente tienes el mismo objetivo que los demás: aprovechar al máximo tu rutina de entrenamiento.

Debido a que la cinta de correr fue diseñada como una simulación de los trotes al aire libre —la opción comercializada e industrial—, los beneficios de una y otra están muy cerca de ser los mismos, de hecho, desde el punto de vista del bienestar físico y psicólogo ambas opciones pueden ser válidas; sin embargo, desde una perspectiva un poco más práctica, hay algunos aspectos de ambos tipos de ejercicio que es necesario analizar.

Ventajas de correr aire libre

¿Qué diferencias hay entre correr en cinta o al aire libre?

Ciertamente, sin ajustar la inclinación o la velocidad adecuada, correr en una cinta es mucho más fácil que hacerlo al aire libre. La mayor diferencia entre ambas prácticas es que mientras corres en cinta, ésta se mueve bajo tus pies, por lo que no necesitas ejercer presión en el suelo. En el caso del running, debes luchar contra la resistencia del viento para llevar tu cuerpo hacia adelante a cierta velocidad.

De acuerdo con estudios realizados en 1996 publicados en el Journal of Sport Sciences, la falta de resistencia del aire reduce en buen porcentaje el costo energético de una carrera cualquiera. Sin embargo, no es un asunto que no pueda ser fácilmente equilibrado. Los investigadores, trabajando con un grupo de hombres que entrenaban en cintas de correr, hallaron que es posible igualar la resistencia del aire de una carrera al aire libre —siempre y cuando esta sea en superficies planas— ajustando al menos un 1% del grado de inclinación de la cinta.

Cómo hacer más efectivo el entrenamiento en cinta de correr

¿Es mejor la cinta de correr o el running al aire libre?

1. Ventajas de la cinta de correr

1.1 Absorción del impacto

Las cintas de correr han superado un largo camino desde aquel primer aparato inventado en los años 60. Actualmente, no sólo vienen ocupadas con diversas opciones automáticas para ajustar la rutina a tus necesidades, sino que están diseñadas para absorber el impacto directo sobre tus articulaciones y músculos.

1.2 Entrenamiento de altura

No todos viven cerca de colinas o montañas. En ese caso, una cinta de correr es la mejor alternativa para aquellos que quieran simular entrenamientos en colinas para hacer su cuerpo más fuerte. Gracias a la cinta de correr puedes disponer de inclinación personalizada al alcance de un botón y sin salir de tu zona de confort.

1.3 El clima

No tienes que preocuparte por lluvias o nevadas. Aún si las condiciones climáticas son muy adversas puedes entrenar cómodamente sobre la cinta. Además, debido a que el ambiente dentro del gimnasio está debidamente climatizado, no tendrás que llevar ropa extra para abrigarte, lo cual se traduciría en un menor resistencia contra la que luchar al correr.

Variedad de entrenamientos para corredores

2. Ventajas de correr al aire libre

2.1 Impacto visual

Tras diversos estudios en el campo de la psicología, está científicamente comprobado que el ser humano reacciona a las imágenes a su alrededor. De este modo, ,mientras más dinámicos sean los entornos donde corramos, más cómodo se sentirá el cuerpo encarando una actividad física.

2.2 Variedad de opciones en superficies y rutas

Puedes entrenar en superficies planas o inclinadas, con suelo pavimentado o de tierra, etc. Esto reduce el riesgo de posibles lesiones, ya que no se repite todo el tiempo el mismo movimiento, además de que le permite al cuerpo trabajar diversos grupos musculares.

2.3 Nunca te aburrirás

Además de los estímulos del medio ambiente —la brisa, los sonidos del entorno, etc.—, esta práctica es divertida por su carácter variable. Jamás habrá dos sesiones iguales. No se puede comparar correr viendo la televisión en el gimnasio con un paseo por el mundo real.

Ventajas de correr al aire libre

¿En qué casos es mejor escoger una cinta de correr para practicar running?

1. Entrenamiento para una carrera

Decidir entre entrenar para una carrera en una cinta de correr o al aire libre dependerá de tus objetivos personales. Si te estás preparando para una maratón o carrera a través de las montañas, tu cuerpo necesita sin duda saber cómo adaptarse al entorno. “Si entrenas para una maratón, tienes que asegurarte de que parte de tu entrenamiento se dé sobre el pavimento. Así tu cuerpo sabrá qué esperar el día de la carrera”, recomienda Hannah Schultz, coach profesional en entrenamiento deportivo.

Por otro lado, si estás interesado en incrementar tu velocidad, la cinta de correr es la opción adecuada para ti. Puedes utilizarla para subir o bajar la inclinación a tu antojo, así como para retar a tu cuerpo a aumentar el paso gradualmente.

Ventajas de correr en entornos al aire libre

2. Entrenamiento tras salir de una lesión

Cuando estás lesionado, lo principal es asegurarse de que la superficie en la que vas a entrenar no empeorará la situación. La cinta de correr no sólo ofrece toda una experiencia controlada y ajustable, sino además la absorción del shock del ejercicio. Keith McDonald, coach deportiva profesional de élite, la recomienda como una excelente herramienta de rehabilitación para reactivar las actividades físicas de manera segura.

Sin embargo, muchos expertos también consideran que correr sobre grama proporciona una superficie suave, perfecta para la rehabilitación. Según un estudio publicado en 2012 en el Journal of Sport Sciences, correr sobre hierba reduce considerablemente el nivel de estrés muscular con respecto a otras superficies como pavimento.

Impacto físico de correr al aire libre

3. Mejorar la técnica de carrera

Mientras corres en una cinta, simplemente ajustas la máquina y te olvidas de esa tarea. Sin embargo, aprender a regular el paso naturalmente es una de las partes más importantes del entrenamiento para un corredor. Cuando corremos al aire libre, nuestra mente debe cumplir las funciones del sistema: encontrar un paso constante durante todo el trayecto y ser capaz de mantenerlo, o en todo caso, apresurarlo si es necesario. Lograr esto es indispensable para poder completar largas distancias en tiempos adecuados.

¿Cómo hacer el entrenamiento en cinta de correr más divertido?

Correr en cinta no tiene porqué ser una tortura, pues hay formas, más allá de la música o la televisión del gimnasio, de hacer esta práctica mucho más interesante. En este caso, Keith McDonald recomienda hacer pequeños intervalos de carreras a muy alta velocidad —entre 30 y 40 segundos— entre periodos de enfriamiento, que pueden ser trotes suaves o caminatas de 10 a 15 minutos. Este tipo de entrenamiento llevará tu cuerpo a otro nivel, siendo mucho más efectivo que tan sólo correr a un tiempo constante durante toda la rutina.

Ventajas de correr en la cinta

Conclusión

Al final, todo se trata de lo que más se ajuste a tus necesidades y, naturalmente, te guste. Puedes ir por tus largos tramos alrededor del parque o tener tus largas sesiones sobre la cinta, siempre y cuando lo disfrutes. Sin embargo, antes que tomar una decisión definitiva —y probablemente excluyentese recomienda combinar ambas prácticas: tómate tu tiempo en el gimnasio, pero busca al menos una vez por semana una larga y amena ruta para enseñarle a tu cuerpo a lidiar con los entornos variables, ¿por qué limitarse a obtener sólo los beneficios de una, cuando puedes tener los de ambas?

Referencias

  • Braverman, Jody. Which Is Better: Running Outdoors or on a Treadmill?. Para Livestrong [Revisado en julio de 2016].
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario

Desayuna con Entrenamiento.com
en tu e-mail

Suscríbete gratis a Entrenamiento.com y recibe cada mañana nuestros últimos artículos, 100% libre de spam.