La importancia de los días de entrenamiento a ritmo lento en running

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars Puntúa el artículo
Cargando…

El poco crédito que reciben los días de entrenamiento a ritmo lento en running responde a esa necesidad mal infundada de hacer ejercicio hasta no poder más.

En un deporte en donde hay que permanecer resistente y activo por bastante tiempo, de nada sirve estar cansado incluso antes de empezar. Por ello, en el running, los días de ritmo lento permiten al cuerpo y la mente descansar, e incluso pueden ser de mayor disfrute y una oportunidad para disfrutar del paisaje, de la compañía o de buena música.

Descubre la importancia de añadir unos cuantos días de entrenamiento de poca intensidad en tu rutina de running, y seguramente mejorarás no solo tu condición física, sino tu pasión por esta actividad.

Días de entrenamiento a ritmo lento en running

Por qué incluir rodajes poco intensos en running

1. Le dan a tu cuerpo y mente un merecido descanso

Uno de los privilegios más positivos que los días de ritmo lento traerán a tu entrenamiento es la posibilidad de olvidar la marca que en otro día quieras pasar, o la cadencia con la que tienes que correr para ejercitarte intensamente. De este modo, podrás disfrutar de la soledad o la compañía, disfrutar del lugar en el que hayas decidido entrenar o simplemente relajarte.

Un descanso que no significa dejar de ejercitarte, por supuesto. Esta es la maravilla de estos días: la combinación de relajación con ejercicio.

Días de descanso activo para disfrutar corriendo

2. Hacen énfasis en la distancia y no en la velocidad

Mientras que en tus días de entrenamiento intenso probablemente agregues el factor velocidad a tu rutina de entrenamiento, durante los días de ritmo lento, puedes preocuparte únicamente en la distancia por recorrer y en construir la resistencia suficiente para permanecer activo en rutas de extensión considerable.

Cómo construir resistencia en running

3. Te permiten entrenar a un paso y ritmo cardíaco más lento

Como hemos dicho, estos días de entrenamiento a ritmo lento no están estructurados para permanecer inactivo. Sin embargo, no deberías correr con el mismo desgaste que en un día de actividad física intensa. Considera que, en estos días de descanso debes recorrer mayor distancia, con un paso más calmado y un ritmo cardíaco mucho menor al que tendrías en un maratón.

Sin embargo, es recomendable que agregues un poco más de velocidad al final de tu ruta, ya que podrás aumentar la resistencia y fuerza de tus piernas cansadas, un estado bastante común durante los maratones.

Cuándo entrenar a ritmo lento en running

4. Sirven en tu entrenamiento como recuperación activa

Por los motivos anteriores, el entrenamiento a ritmo lento es la mejor alternativa para recuperar la capacidad de tus músculos y al mismo tiempo construir resistencia.

La recuperación activa en running suele ubicarse después de un entrenamiento de alta intensidad. De esta manera, le estás dando a tu cuerpo al descanso que se merece, pero no el tipo de descanso que probablemente la palabra te hace imaginar.

Días de descanso activo en entrenamiento para carreras de running

Conclusión

Los días de descanso activo en running no son solo increíblemente beneficiosos, sino necesarios para el correcto desempeño de un corredor que quiera llegar a la meta. Es tan imprescindible como los días de entrenamiento intenso, y son una oportunidad ideal para salir de paseo y disfrutar del deporte, ya que de eso se trata, en definitiva.

Referencias

  • Campo, F. The Importance of Easy Run Days. Para Trainingpeaks [Revisado en febrero de 2018].