Cómo practicar running cuando estás embarazada

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Hasta hace poco se pensaba que realizar deporte durante el embarazo era perjudicial para la salud de la mujer y del bebé, pero lejos de resultar perjudicial, el running en el embarazo no sólo beneficia a la madre desde el punto de vista físico y psicológico, sino que además favorece el desarrollo del bebé. No obstante, cada mujer es un mundo y todo dependerá de cuál sea el nivel de actividad física antes del embarazo, de cómo está yendo la gestación y, por supuesto, del consejo de nuestro médico.

Si estás embarazada y quieres practicar running, debes saber que puedes correr durante el embarazo de forma habitual, aunque deberás adaptar el entrenamiento a tus nuevas condiciones físicas.

Descubre cómo debes practicar running cuando estás embarazada.

La mejor forma de practicar running cuando estás embarazada

¿Cómo practicar running en cada trimestre del embarazo?

Correr está considerado un ejercicio de intensidad media/alta, por lo que aunque se puede seguir realizando, una vez la mujer queda embarazada, siempre se recomienda que esté guiado o supervisado por un profesional. Él será quien evalúe si nos encontramos ante un embarazo de riesgo y si debemos tomar ciertas precauciones a la hora de hacer deporte; o bien si tenemos un embarazo normal que nos permita continuar con nuestra actividad física habitual adecuando la intensidad de la misma.

Una vez el médico te indique que puedes salir a correr durante el embarazo, es importante que aprendas a escuchar a tu cuerpo. Es decir, no debes salir a practicar running simplemente porque puedes hacerlo según las pautas indicadas del ginecólogo, sino que debes sentirte bien y tener ganas de ello. Si notas que tu cuerpo te pide reposo, escúchalo y céntrate en actividades más tranquilas.

Correr durante el embarazo

1. Primer trimestre

Correr durante el primer trimestre de embarazo puede ser uno de los momentos más complicados, ya que es cuando hay un mayor riesgo de perder el bebé. Podrías sentir náuseas, vómitos y malestar durante o después de la actividad. Por eso, en esta etapa es aconsejable correr a un ritmo normal, beber mucha agua y detener el ejercicio siempre que notes fatiga o cansancio.

Ten en cuenta que el peligro de aborto espontáneo que existe durante el primer trimestre de la gestación puede estar indirectamente relacionado, entre otras causas, por sobreesfuerzos, un calentamiento excesivo del organismo y lesiones que se producen al salir a correr. Por otro lado, la práctica de actividad física en general puede ayudarte a aliviar ciertos trastornos del embarazo, como las náuseas.

Cómo practicar running si estás embarazada

2. Segundo trimestre

Correr durante el segundo trimestre del embarazo puede ser algo más cómodo que los primeros meses. Las molestias desaparecerán y comenzarás a sentir al feto en tu interior. Esta etapa es también un buen momento para seguir corriendo de forma suave y intercalar la carrera con otros deportes.

Es importante que se tengan siempre en cuenta las sensaciones durante el entrenamiento para así regular la intensidad y la frecuencia del mismo. Por otro lado, entrenar con un pulsómetro para controlar que no subamos demasiado las pulsaciones siempre es una buena idea.

Correr durante el segundo trimestre de embarazo de forma suave

3. Tercer trimestre

Durante el tercer trimestre, las mujeres embarazadas cuentan ya con una barriga prominente que puede hacerlas sentir menos ágiles. En cualquier caso, siempre que se sientan cómodas y que no se fatiguen en exceso, pueden seguir corriendo.

Sin embargo, debes saber que correr durante el tercer trimestre de embarazo es menos aconsejable. Suaviza el entrenamiento o cambia de actividad: puedes practicar natación, hacer senderismo o apuntarte a clases de yoga o pilates para embarazadas. Una vez más, el médico te indicará las pautas a seguir y, probablemente, te aconsejará disminuir mucho la intensidad.

Ejercicios adecuados para el tercer trimestre de embarazo

Conclusión

Los beneficios de hacer deporte supervisado por un especialista durante el embarazo son amplios y probados y afectan positivamente al futuro bebé, pero no deberían finalizar una vez se ha dado a luz.

Por otra parte, hacer ejercicio tras el parto favorece la posterior recuperación de la forma física de la madre, pero hay que tener cuidado con el tipo de ejercicio que se realiza y cuándo volver a practicarlo.

Referencias

  • Bekkala, A. What You Need to Know About Running While Pregnant. Para Active. [Revisado en abril, 2019].
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario

Desayuna con Entrenamiento.com
en tu e-mail

Suscríbete gratis a Entrenamiento.com y recibe cada mañana nuestros últimos artículos, 100% libre de spam.