¿Cómo convertir tu entrenamiento en un hábito?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Muchas veces descuidamos nuestra salud física y mental por falta de tiempo, por no tener disciplina para realizar alguna actividad, por no saber integrar nuestro espacio más íntimo con la familia, o por no saber identificar lo que nos apasiona, en algunas ocasiones ni siquiera contamos con un rincón en casa que nos proporcione ese bienestar que necesitamos. No solamente no existe sino que no hemos sacado el tiempo para crearlo.

Todos estos malestares crean un hábito, o mejor dicho, un mal hábito consciente o inconsciente en nosotros que  llevan al descuido de lo más importante: tu salud física y mental. Revertir estos hábitos e incorporar otros nuevos que les dé un espacio a tu entrenamiento diario es posible a través de estos dos métodos para inducir hábitos.

1. Hábito inducido por rutina

Este tipo de método debe dejar que tu salud imponga la rutina diaria a partir de hoy. Se trata de que lo establezcas como una actividad más del día que no puede faltar, como cepillarse los dientes, por ejemplo. Desde pequeños nos enseñan que cepillarse los dientes es necesario y hay que hacerlo aunque no nos guste ni lo entendamos; si has aprendido a cepillarte los dientes solo al levantarte y al acostarte desde pequeño, seguramente eso es lo que seguirás haciendo toda la vida, incluso en el mismo horario que aprendiste de pequeño. Lo mismo debe ocurrir con el entrenamiento.

Este método disciplinario te invita a que  establezcas un tiempo (aunque sea corto), un horario y un espacio a entrenarte y que lo adoptes como una obligación. Es muy importante que le enseñes a tu núcleo familiar a respetar esta decisión, al principio no será fácil, pero cuando te vean disciplinado en tu decisión verás que cada vez más te ayudaran a cumplir tu rutina.

La problemática que se puede presentar con este tipo de método, es que requiere de un alto grado de disciplina, si eres una persona disciplinada probablemente funcione contigo, tendrás que ser tú mismo la voz constante de tus padres recordándote que debes ir a cepillarte los dientes todos los días. Si no crees que funcione contigo, entonces te recomiendo el segundo método.

Hábito inducido por disciplina

2. Hábito inducido por pasión

Este caso es bastante recomendable porque asegura que mantengas la rutina tanto a corto como a largo plazo, solo necesitas conocer aquello que más te gusta o apasiona para mantenerte en movimiento. En este método de entrenamiento, la auto-observación es indispensable. Si ya tienes la motivación por realizar un deporte, solo tienes que destacarla, mantenerla y desarrollarla.

Si eres una persona activa probablemente preferirás ejercicios que involucren bailes o deportes de mucho movimiento como gimnasia. Si eres una persona muy social preferirás hacer cualquier entrenamiento acompañado de otras personas, como ir a un gimnasio, participar en maratones o en deportes de equipo.

Cuando tu carácter te lleva más a la tranquilidad, la serenidad o incluso a la soledad, seguramente preferirás establecer una rutina de entrenamiento en casa como meditación, taichí o máquinas deportivas en casa.

Una vez identifiques tu pasión, investiga todo sobre ella, quienes lo practican, su origen, las últimas técnicas que se aplica, las apps desarrolladas en esa área. Realizándo eso, comenzarás a sentirte cómodo y apasionado con cualquier rutina que decidas desarrollar.

Hábito inducido por pasión

Conclusión

Elegir uno de los dos métodos que te hemos presentado dependerá de ti y tu autoconocimiento. Si no sabes que te apasiona, comienza a crear el hábito inducido por rutina y poco a poco irás descartando lo que no te gusta hasta que encuentres tu pasión y comiences a hacer algún entrenamiento altamente motivador. En cambio, si tienes alguna pasión identificada es aconsejable que te entrenes en ello a menudo a fin de mejorar de mejorar tus habilidades en aquello que te gusta.

Lo que es seguro es que si no te gusta lo que haces lo acabarás abandonando. Por eso, tómate tu tiempo en elegir la actividad deportiva que mejor se adecue a ti y disfruta de ella, de ahí emergerá el éxito de tener un estilo de vida saludable.

Referencia

• Tessa Stanley. How do I make working out a habit?. Para Quora.com. Revisado [Noviembre, 2015]

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario

Desayuna con Entrenamiento.com
en tu e-mail

Suscríbete gratis a Entrenamiento.com y recibe cada mañana nuestros últimos artículos, 100% libre de spam.