4 razones para que un corredor de fondo también corra distancias cortas

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars Puntúa el artículo
Cargando…

Para un corredor de fondo o de larga distancia, la prioridad número uno al entrenar siempre es la resistencia. Algunos están tan enfocados en desarrollarla, que es casi imposible hacerlos salir de las típicas rutinas de recorridos largos a ritmo moderado.

Aunque los entrenamientos de resistencia no dejan de ser importantes, últimamente son más los corredores de fondo que se animan a entrenar distancias cortas con más intensidad. El objetivo de este cambio es crear un entrenamiento de base más completo e integral.

Para animarte a intentarlo y salir de tu zona de confort, te presentamos 4 razones para correr distancias cortas siendo un corredor de fondo.

Cómo ser un corredor de fondo más veloz

4 razones para correr distancias cortas si eres corredor de fondo

1. Mejorarás tu capacidad aeróbica

Cuando tenemos que cubrir distancias largas corriendo, hacemos un uso moderado y económico de nuestras reservas de oxígeno. Este es un principio de adaptación a la carrera que todo fondista conoce, y es lo que ayuda a superar esos kilómetros casi insalvables.

Ahora bien, lo que no muchos notan es que correr distancias relativamente cortas nos permite desarrollar más velocidad, incrementando nuestra capacidad aeróbica por el mayor gasto de oxígeno. Esto es crucial cuando estamos en partes de la carrera donde el terreno o las exigencias mismas de la competición nos obligan a acelerar el paso, rompiendo el ritmo que llevamos.

Puedes probar métodos como el Fartlek para mejorar tus cambios de ritmo y capacidad aeróbica al correr. Intenta incluir este tipo de entrenamiento al menos una vez por semana en tu rutina general, y apunta los cambios que experimentes.

Entrenamiento aeróbico para corredores de fondo

2. Aumentarás la densidad mitocondrial de tus músculos

Las mitocondrias son orgánulos celulares encontradas en los músculos de nuestro cuerpo. Su presencia permite la liberación de adenosina trifosfato, que apoya en la contracción de las fibras musculares. Es decir, que a mayor densidad mitocondrial, más energía podemos desplegar desde los músculos de las piernas.

Para que la densidad de las mitocondrias se incremente, es necesario que más sangre oxigenada sea bombeada hasta los músculos. Esto es justamente lo que ocurre cuando entrenamos corriendo distancias cortas con mayor velocidad.

Entrenamiento de velocidad para corredores de fondo

3. Serás más veloz y eficiente al correr

Al correr con mayor velocidad favorecemos el desarrollo de las fibras tipo II de nuestros músculos, que son las de contracción rápida y reacción intermedia o inmediata. Estas fibras son las que se estimulan cuando entrenamos con sprints, cambiamos el ritmo para acelerar en la carrera y en otros momentos de gran exigencia. Por otra parte, correr distancias cortas nos ayuda a ser más veloces enseñando además a nuestros músculos a reducir la acumulación de ácido láctico.

El ácido láctico o lactato se acumula en nuestros músculos cuando corremos con poco oxígeno y gran desgaste muscular. Sucede, por ejemplo, cuando aceleramos al final de una carrera, cuando levantamos mucho peso y en situaciones similares de esfuerzo.

En personas poco preparadas, la acumulación de ácido láctico durante el ejercicio se refleja en forma de dolor o ardor en las fibras musculares, pero para atletas que entrenan en estado de acidez láctica es más fácil sobrellevar este dolor, pues los músculos se vuelven más eficientes en mitigar esta acidez.

Cómo reducir la acumulación de ácido láctico

4. No perderás lo que ya has ganado

Muchos corredores de fondo piensan que entrenar distancias cortas durante uno o dos días por semana puede echar a perder la resistencia que han ganado (como si fuera imposible desarrollar resistencia y velocidad a la vez). No obstante, esto es falso, y como prueba están los runners que entrenan para competiciones mixtas, normalmente consiguiendo un buen rendimiento en todas ellas.

Lo más importante es que, si eres fondista, no debes dejar de serlo, pero tus entrenamientos pueden mejorar si agregas algo de velocidad a ellos. Solo recuerda que si estás empezando, debes ir poco a poco: si una semana terminaste tus entrenamientos sintiéndote bien al correr a determinado ritmo cardíaco, la semana siguiente no deberías aumentar tus pulsaciones por encima del 10% de la marca anterior. De esta forma, podrás progresar de un modo seguro como fondista, sin echar a perder tu condición general o ponerte en riesgo.

Mejorar marcas como corredor de fondo

Referencia

  • Simmons, A. 5 Reasons Long-Distance Runners Should Race Short Distances Too. Para Training Peaks. [Revisado en agosto de 2018].