Buscar
Close this search box.

Almacenes para entrenadores personales

Únete a nuestra newsletter de marketing

Contenido del artículo

No es nada fácil ser un entrenador personal. Es necesario cumplir con ciertos requisitos, como una amplia formación, tener paciencia, saber publicitarse y, en algunos casos, contar con almacenes para entrenadores personales.

Si bien es cierto que este no es un tema con el que se suela asociar esta clase de empleo, la realidad es que en muchos casos puede ser útil. A nivel logístico, permite contar con un espacio propio en el que un entrenador puede encargarse de entrenar a sus clientes.

Almacenes para entrenadores

Esto es una gran ventaja, ya que así no es necesario depender del local de otra persona o tener que limitarse a realizar sesiones de entrenamiento privadas. En la práctica implica que no será necesario dividir las ganancias o recurrir a acuerdos poco beneficiosos.

Por otro lado, también se trata de algo que favorece al nombre del entrenador y su respectiva marca personal. No todos los entrenadores se preocupan tanto por su imagen como para invertir en su propio almacén. Por tanto, contar con uno te permitirá verte mejor en comparación con una parte de importante de la competencia.

Aspectos que se considerar antes de alquilar un almacén para entrenadores

Imagina que te encuentras con una buena opción de alquiler almacén Barcelona. Por muy tentadora que sea la oferta, no puedes aceptarla sin antes meditar el tema detenidamente.

Al igual que ocurre con las empresas, los entrenadores personales deben ser muy meticulosos en la administración de su logística. Solo de esta forma puedes asegurarte de que el almacén seleccionado implicará una verdadera mejora en tu profesión de entrenador.

Hay que tener en cuenta aspectos como si el lugar tiene suficiente espacio para colocar todo el equipamiento del que dispones o tienes planificado disponer, si es lo bastante cómodo para tus clientes, que tenga una buena ubicación a la que es fácil acceder, entre otras cosas. Es decir, no basta con que el precio sea muy bueno, la funcionalidad es crucial.

Es buena idea que intentes colocarte en los zapatos de tus propios clientes. Trata de ser lo más objetivo posible para decidir si ellos se sentirían cómodos siendo entrenados por ti en el almacén.

También puede ser buena idea preparar una lista de las características de un almacén que se adecue a tus necesidades. Posteriormente, cuando visites diferentes opciones de alquiler, podrás tomar nota de cuál opción se ajusta mejor a las características que necesitas.

Problemas relacionados con una mala gestión de un almacén

Incluso cuando logras conseguir una de las mejores opciones de almacenes para entrenadores de tu ciudad, esto no garantiza que tendrás éxito con tus objetivos. Otro punto muy importante al que no siempre se le presta la atención suficiente es la gestión del mismo.

Por tanto, una vez que cuentes con un buen almacén, debes asegurarte de gestionarlo de manera que evites los siguientes inconvenientes:

No conocer bien sus ubicaciones

Puede que este problema no sea común en los almacenes más pequeños, pero aun así siempre debe tenerse en consideración. Sucede que, si no se cuenta con una adecuada organización del equipamiento y accesorios de entrenamiento, las rutinas de entrenamiento podrían llegar a ser incómodas.

Por ejemplo, las personas podrían tener que recorrer largos caminos entre una máquina para entrenar piernas y otra, haciendo que se pierda tiempo y que la calidad del entrenamiento sea menor.

Espacio insuficiente

Este es uno de los mayores problemas a los que se pueden enfrentar los almacenes para entrenadores personales. Es tan nocivo, que incluso podría hacerte perder clientes. Para evitar que ocurra no basta con escoger un almacén amplio, sino que también es necesario distribuir de manera óptima todo el equipamiento, de forma que se aprovechen al máximo todos los espacios.

Perder el control del equipo

Incluso en esta clase de negocios es necesario contar con un inventario de todo el equipo del que se dispone. De esta manera, podrás verificar que cada mancuerna, esterilla, pesa, disco o cualquier otro accesorio está en su lugar.

Además, se trata de un tema de seguridad, ya que también podría ayudarte a prevenir la pérdida de parte de tu equipo de entrenamiento.

No contar con apoyo extra

Este es un problema que quizá no afecte a todos los entrenadores personales. De hecho, si vas a empezar con un almacén bastante modesto y solo un par de clientes, quizá sea innecesario pensar en esto.

Entrenador personal

Sin embargo, en caso de que estés abierto a que tu negocio crezca, debes estar también abierto a la posibilidad de obtener apoyo extra en el futuro. Los locales más grandes y con mayor número de clientes no funcionarán muy bien si una sola persona es responsable de gestionarlos en su totalidad.

Por tanto, lo ideal es buscar un equilibrio entre la cantidad de personal y la cantidad de clientes con que cuenta el establecimiento. Esto no solo mejora la calidad del servicio, sino que también hace más fácil la labor del entrenador.

Únete a nuestra newsletter de marketing

Deja un comentario

Suscríbete y aprende TODO sobre Marketing Digital