Cómo actúa nuestro cerebro para tomar decisiones complejas

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Contenido del artículo

Desde que nos despertamos hasta que nos vamos a dormir, cada día estamos tomando decisiones y lo hacemos en todos los órdenes de la vida: desde elegir la marca de café y los alimentos para el desayuno hasta casarnos, divorciarnos o invertir en propiedades importantes.

A veces, decidir es simple. No hay mucho para pensar cuando, por ejemplo, vamos a comprar un abrelatas. En otras ocasiones, en cambio, el proceso es más complejo y puede convertirse en una preocupación importante.

Cuando tomamos una decisión compleja, a menudo dividimos el problema en una serie de decisiones más pequeñas. Tomar decisiones jerárquicas es sencillo cuando la secuencia de elecciones conduce al resultado deseado, pero cuando el resultado es desfavorable, puede ser difícil descifrar qué salió mal. 

En un nuevo estudio, neurocientíficos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), en Estados Unidos, exploraron cómo el cerebro razona las causas probables de fracaso después de una jerarquía de decisiones. Descubre más acerca de este hecho.

¿Cómo actúa el cerebro para tomar decisiones difíciles?

¿Qué es el Proceso de Análisis Jerárquico (AHP)?

Fue desarrollado a finales de los 60 por Thomas Saaty, quien a partir de sus investigaciones en el campo militar y su experiencia docente formuló una herramienta sencilla para ayudar a las personas responsables de la toma de decisiones.

Su simplicidad y su efectividad han sido evidenciados en las cientos de aplicaciones, en las cuales se han obtenido importantes resultados. Actualmente, es la base de muchos paquetes de software diseñados para los procesos de tomas de decisiones complejas.

El AHP es una metodología para estructurar, medir y sintetizar. Es un método matemático creado para evaluar alternativas cuando se tienen en consideración varios criterios y está basado en el principio de que la experiencia y el conocimiento de los actores son tan importantes como los datos utilizados en el proceso.

Cómo toma nuestro cerebro decisiones complicadas

Ventajas del Proceso de Análisis Jerárquico

  • Se puede analizar el efecto de los cambios en un nivel superior sobre el nivel inferior.
  • Da información sobre el sistema y permite una vista panorámica de los actores, sus objetivos y propósitos.
  • Permite flexibilidad para encarar cambios en los elementos de manera que no afecten la estructura total.

El AHP utiliza comparaciones entre pares de elementos, construyendo matrices a partir de estas comparaciones, y usando elementos del álgebra matricial para establecer prioridades entre los elementos de un nivel, con respecto a un elemento del nivel inmediatamente superior.

Mejor método para tomar decisiones complejas

Efectividad de las decisiones jerárquicas

Cuando nos ponemos en una situación real de toma de decisiones, ya sea elegir un socio, un automóvil, o tomar un medicamento o no, estas se convierten en decisiones realmente complicadas. A menudo hay muchos factores que influyen en la decisión, y esos factores pueden operar en diferentes escalas de prioridad.

«Crear una jerarquía de decisiones en la mente de uno y navegar a través de esta mientras se razonan sobre los posibles resultados es una de las fronteras interesantes de la neurociencia cognitiva», dice Mehrdad Jazayeri, profesor de Desarrollo de Carreras de Ciencias de la Vida y miembro del Instituto McGovern para el Cerebro del MIT.

Acciones del cerebro para tomar decisiones complicadas

Estudio acerca de las decisiones jerárquicas

El equipo del MIT consiguió estudiar como el cerebro es capaz de procesar la información para tomar decisiones. Este experimento fue realizado en animales, y consistía en que estos realizarían uno de dos movimientos oculares dependiendo de si el intervalo de tiempo entre dos destellos de luz era más corto o más largo que 850 milisegundos.

Se requería que los animales resolvieran la tarea del experimento a través del razonamiento jerárquico. Por lo tanto, para recibir la recompensa, tenían que elegir la regla correcta y realizar el movimiento ocular correcto según la regla y el intervalo. Sin embargo, debido a que los animales no recibieron instrucciones sobre los cambios de reglas, no pudieron determinar directamente si el error fue producido por elegir la regla incorrecta o por juzgar mal el intervalo.

Los investigadores pudieron estudiar el efecto de la confianza ajustando la dificultad de la tarea, y como supusieron, el comportamiento de los animales estaba influenciado por la confianza que tenían sobre sus posibles resultados.

Cuando el intervalo fue fácil de juzgar, los animales fueron mucho más rápidos para cambiar a la otra regla cuando descubrieron que estaban equivocados. Cuando el intervalo era más difícil de juzgar, en cambio, los animales tenían menos confianza en su rendimiento y aplicaban la misma regla unas cuantas veces más antes de cambiar.

«Saben que no tienen confianza, y saben que si no la tienen, podrían haber cometido un error» ( Sarafyadz y Jazayeri, 2019)

¿Cómo tomamos las decisiones más difíciles?

¿Cómo actúa el cerebro al tomar decisiones complejas?

Mientras finalizaba cada prueba del experimento los investigadores registraban y analizaban la actividad neuronal, pudiendo asimismo determinar las regiones activas del cerebro al tomar decisiones jerárquicas.

Los investigadores encontraron que las dos regiones, conocidas como corteza cingulada anterior (ACC) y corteza frontal dorsomedial (DMFC), se activaron después de que los animales fueron informados sobre una respuesta incorrecta. «Existe un circuito distribuido en la corteza frontal que involucra estas dos áreas, y parecen estar organizadas jerárquicamente, tal como lo exigiría la tarea», dice Jazayeri.

Los investigadores lograron analizar la actividad neuronal en relación con el comportamiento de los animales, y pudieron concluir que ambas áreas se activaron para informar a los animales sobre un posible cambio de reglas.

También se concluyó que la actividad en el ACC juega un papel central en el cambio de las estrategias de decisión. Es decir, que la actividad neural en el ACC es suficiente para interferir con el comportamiento racional de los animales.

Funciones del cerebro en la toma de decisiones

¿Dónde toma el cerebro las decisiones?

  • Amígdala: Se encarga del reconocimiento y respuesta ante estímulos amenazantes o peligrosos. Es una respuesta bastante rápida.
  • Núcleo accumbens: Es el sistema de recompensa del cerebro. Nos lleva a buscar actividades placenteras (y evitar las que no lo son). La respuesta es bastante inmediata.
  • Córtex prefrontal: Permite que evaluemos y controlemos nuestros deseos instintivos basándonos en la experiencia y el contexto. Puede controlar la activación de la amígdala, modulando la respuesta emocional y también puede evaluar la activación del núcleo accumbens ponderando el peso de la ganancia.

El córtex prefrontal, a su vez, inhibe la conducta impulsiva y es el encargado del razonamiento, de sopesar el peligro real de la situación, las consecuencias a corto y largo plazo y los beneficios potenciales, por lo que resulta una región cerebral clave para la toma de decisiones.

Regiones cerebrales que se activan al tomar decisiones

Referencias

  • Sarafyadz, M. y Jazayeri, M. (2019). Hierarchical reasoning by neural circuits in the frontal cortex. Science. doi: 10.1126/science.aav8911

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Deja un comentario

¡Suscríbete y recibe nuestros últimos artículos directamente en tu correo!