Los 5 hábitos que pueden romper tu concentración

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, promedio 5,00 de 5)
Cargando…

La concentración es imprescindible para todas las actividades que realicemos, sobre todo para la adquisición de nuevos conocimientos, atender las situaciones difíciles que se nos puedan presentar y salir bien librados de ellas, realizar un buen trabajo, o simplemente cuando se va a ejecutar alguna actividad deportiva. Por ello la importancia de conocer como fortalecer la atención.

Sin embargo, así como existen algunos hábitos que pueden mejorar la concentración mental también existen algunos factores externos y hábitos con los cuales la capacidad de concentración puede verse totalmente bloqueada o interrumpida.

Descubre cuáles son los hábitos que pueden estar afectando tu concentración.
Actitudes que fomentan la desconcentración

5 hábitos que afectan la concentración

1. No consumir suficiente cantidad de agua

La deshidratación es una de las principales causas de la pérdida de concentración, esto se debe a que una persona deshidratada padece de afecciones como dolores de cabeza, desequilibrio hormonal y fatiga.

Por ello, es recomendable que siempre te mantengas bien hidratado: científicamente está demostrado que dependiendo de la actividad que se realice y de las condiciones climatológicas, el ser humano requiere beber aproximadamente el 50-75% de nuestro peso corporal en onzas.

No tomar suficiente agua afecta a la concentración

2. No dormir lo suficiente

La capacidad de concentración puede verse seriamente afectada si la persona no duerme lo suficiente. Esto sucede porque el cerebro necesita descansar y recuperarse de las actividades diarias, y esa recuperación la obtiene mediante un sueño de calidad.

Si una persona no duerme el tiempo necesario pierde la capacidad de mantener la atención durante largos periodos de tiempo, ya que se sentirá muy cansado y fatigado.

No dormir lo suficiente afecta la concentración

3. Consumir altas cantidades de azúcar y carbohidratos

Las investigaciones afirman que el cerebro puede sufrir alteraciones por el alto consumo de alimentos azucarados y procesados, pudiendo ocasionar pérdida de concentración.

Es muy difícil para una persona dejar de consumir azúcar ya que es un adictivo muy potente, sin embargo, es necesario reducir su consumo ya que puede afectar la productividad, el aprendizaje y la concentración antes y después de consumirla.

Esto sucede porque el azúcar produce una descarga de endorfinas que nos hace sentir bien temporalmente, sin embargo el azúcar tiene la capacidad de aumentar notablemente los niveles de adrenalina y a su vez impide que las personas puedan concentrarse en un tema específico.

El azúcar puede hacerte perder la atención

4. Ser adicto a las redes sociales

Está científicamente demostrado que el uso exagerado de las redes sociales puede generar alteraciones en el estado de ánimo y hacer que las personas padezcan un bajo nivel de concentración. De hecho, en la actualidad han aparecido varios programas que ayudan a despegarse de las redes de comunicación debido al impacto negativo que generan en la salud.

Una persona adicta a los medios sociales puede sufrir perdida de la concentración por distintas razones, entre las que se pueden destacar las siguientes:

  1. Constantemente se compara con los demás, a pesar de que intelectualmente sabe que los mensajes sólo muestran una parte de la historia real de una persona.
  2. Evalúa su simpatía dependiendo de su número de amigos y seguidores, y las interacciones que reciben de parte de ellos.
  3. Sobrecarga el cerebro con mucha información.
  4. Se aleja de las relaciones sociales que están fuera de línea y después se sienten solos.
  5. Comienza a tener la necesidad de gestionar múltiples plataformas y con el tiempo eso se vuelve muy rutinario, pudiendo llegar a sentirse fuera de control.

Todas esas acciones deterioran la capacidad de concentración.

Las redes sociales impiden tu concentración

5. Realizar muchas tareas al mismo tiempo

No es recomendable que realices varias varias tareas a la vez, sobre todo en aquellos momentos que requieran de toda tu concentración.

Está científicamente demostrado que cuando las personas tratan de realizar dos o más tareas al mismo tiempo se genera una disminución en el rendimiento, mientras que cuando se centran en un solo objetivo el lado izquierdo y derecho del cerebro trabajan en conjunto, obteniéndose mejores resultados.

Consejos para mejorar la concentración

Conclusión

Es fácil creer que los factores externos  están afectando nuestra concentración; sin embargo la verdad es que el control sobre nuestro enfoque está en nuestras manos, ya que tenemos un gran control sobre el estímulo que entra en nuestro cerebro. Así que, si quieres ser más centrado y productivo solo debes cambiar los hábitos que te distraen.

Referencias.

  • Marissa Levin. 5 Bad Habits That Are Destroying Your Focus. Para inc [Revisado en Marzo 2017]