Las 10 habilidades que debes aprender a los 20 años

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars Puntúa el artículo
Cargando…

Las verdaderas claves del éxito, en realidad, son muy pocas. Muchas de ellas están allí, ante nosotros, casi desde el principio. Son cosas que no están escritas en libros de texto, que no enseñan en la escuela, y que —para bien o para mal— se aprenden de una sola forma: de la experiencia.

Eso no quiere decir que no puedas estar prevenido. Después de todo, es mucho más fácil atrapar una bola que viene hacia ti a toda velocidad cuando sabes exactamente de donde viene el lanzamiento. Aprovecha los primeros veinte años de tu vida para aprender las habilidades necesarias para afrontar lo que resta de ella y alcanzar el éxito.

Habilidades por aprender a los 20 años

10 habilidades que debes aprender con 20 años

1. Venderte a ti mismo

Si eres de los que cree que “vender” es algo que sólo hacen quienes trabajan en el mercado ofertando sus productos, estás equivocado. En la actualidad, en este mundo revolucionado que vive nuestra generación, las estructuras están cambiando. Cada día es más común ver a empresarios que ofertan más que sólo una mesa, una escoba o su línea de pasteles de pollo. Las empresas ya no están interesadas en productos, sino en ideas. En personas. Allí es cuando saber venderse a uno mismo se convierte en la clave del éxito.

Comienza por construir la mejor versión de la historia de tu propia vida. Algo corta, sin mucho drama en medio, pero que resalte tus mayores cualidades. Una narración con chispa, que les haga pensar que vales la pena. No te abstengas de contar las malas experiencias, pero no te detengas demasiado en eso y trata de sacar al final al menos un comentario positivo de ello, ¡de los errores se aprende!

Aprender a venderte a los 20 años

2. Aceptar los cambios

Cuando estás contento contigo mismo, con lo que eres, sueles temerle mucho al cambio. Hay estudios que demuestran que una de las cosas en las que el ser humano invierte más tiempo es en tratar de predecir los cambios de su vida a futuro.

Ciertamente los planes son evidencia de una persona eficiente y concentrada en lo que quiere, pero existen muchas cosas que no somos capaces de predecir. Acostúmbrate a organizar lo que está en el marco de lo panificable, pero, eso sí, dándote tiempo para disfrutar todos esos cambios inevitables que se avecinen.

Aceptar los cambios a los 20 años

3. Tomar una decisión

Paso uno: constrúyete una sólida retaguardia con toda la información disponible al respecto. Una de las cosas en las que solemos fallar a la hora de tomar una decisión es precisamente esa: dar por sentado las cosas. Sin embargo, esto no quiere decir que tengas que sentarte en pose de El Pensador a sobreanalizar tus problemas. Ese también puede significar un error terrible.

¿Cómo lidiar con eso? Con la estrategia The pistol test diseñada por el profesor de Ingeniería de Stanford, Bernard Roth, en su libro “El Hábito del Logro”. Es sencillo de aplicar: sólo imagina que hay una pistola en tu cabeza, y tienes 15 segundos para tomar una decisión.

A veces, un poco de impulsividad no es del todo malo.

Aprender a tomar una decisión a los 20 años

4. Escuchar sin hablar

Aunque no lo creas, la clave del proceso comunicativo efectivo está en el silencio. Es el elemento más subestimado y, a la vez, uno de los más importantes. Cuando somos capaces de escuchar sin hablar la posible cantidad de información que podemos obtener del otro aumenta de manera sustancial.

Para trabajar esta habilidad, puedes probar realizando la actividad de la conversación consciente. Se acabaron las intervenciones cada medio segundo, las interrupciones, los incisos; aquí cada uno de los interlocutores —los expertos sugieren sólo dos— asumirá un rol: oyente o hablante. El hablante expondrá sus ideas durante un periodo de tiempo determinado, mientras que el oyente se limitará a la escucha. Una vez agotado el tiempo, deberéis intercambiaros los roles.

El propósito del ejercicio es llevar a cabo menos intervenciones superficiales, siendo éstas sustituidas por otras en las que exista la sensación de que tu interlocutor y tú os habéis comprometido a un nivel más profundo.

Aprender a escuchar sin hablar

5. Lidiar con el rechazo

La década de los veinte años es, por lo general, para probar cosas que nunca antes te habías animado a hacer, y eso está bien. Sin embargo, actuar en la oscuridad de lo desconocido tiene sus consecuencias: debes aprender a entender que, en repetidas ocasiones, te verás cara a cara con el rechazo.

Puede que sea un trago amargo, pero es tan normal como el éxito, ya sea que se trate de un empleo o una cita con la persona que te quita el sueño. Lo más importante es que entiendas que, una vez que has fracasado, no es el fin del mundo. No pienses demasiado en ello. Mantén tu cabeza en alto y sigue hacia adelante.

Aprender no es algo que se restrinja sólo a la escuela. Aprovecha las oportunidades que te da la vida para hacer trabajo de campo, fortalecerte y empezar a enseñarte a ti mismo como ser lo suficientemente resistente en lo emocional y mental para soportar tanto las alegrías y dificultades por venir.

Lidiar con el rechazo a los 20 años

6. Aprender sin usar un libro de texto

Esto es algo que seguro has escuchado antes: lo mejor de la vida se aprende fuera de la escuela. Ciertamente los manuales y libros de texto son bastante útiles, pero hay cosas que sólo podrás aprender una vez que tengas el problema frente a tus ojos.

En este punto, y sobre todo a los 20 años, debes estar en la búsqueda constante de nuevas formas de expandir tu mente. Lee libros, practica algún otro idioma, toma clases de música… cualquier cosa que te motive, es una excelente oportunidad.

Aprender a través de la práctica a los 20 años

7. Tener buenos modales en la mesa

Puede que no parezcan demasiado importantes, pero los modales y la forma de comportarse en ciertas situaciones, como en la mesa, dan una significativa idea de nuestros valores morales y disciplina.

Muchas entrevistas de trabajo se llevan a cabo en comidas, y lo más importante en esos casos es dar una excelente impresión. Actuar de forma irrespetuosa o inapropiada demuestra una grave falta de habilidades sociales.

Aprender buenos modales a los 20 años

8. Vivir de acuerdo a tu presupuesto

Hablemos de finanzas personales. Esta es la parte en que muchos jóvenes de entre 20 años arrugan la frente. Comenzar a ganar tu propio dinero y saber que es sólo tuyo y puedes invertirlo en lo que quieras es excitante, pero muchos suelen fallar en no ser capaces de administrarse de manera correcta.

Ciertamente los lujos son una cosa maravillosa, pero sólo cuando están dentro de tus posibilidades. No le obligues a tu bolsillo a estirarse más de la cuenta, pues al final del mes verás las consecuencias.

Por ello, aprende a vivir de forma modesta y ahorrando poco a poco, ya más adelante podrás darte los lujos que desees.

Aprender a ahorrar a los 20 años

9. Aprender a ser paciente

No llueven rosas del cielo, la vida no es una constante Navidad. A veces, cuando eres joven, solemos desesperarnos al ver que los esfuerzos no dan frutos de inmediato. Cuando se comienza a trabajar, solemos plantearnos distintas metas: un coche, una casa propia, pagarnos un viaje, etc. Pero a los meses —o incluso semanas—, todo comienza a ponerse oscuro. El sueño se ve a lo lejos, y no lo alcanzas ni estirando los brazos.

No es el momento de frustrarte. Las buenas cosas simplemente no ocurren de la noche a la mañana. Toman tiempo para nutrirse y cultivarse.

Aprender a ser paciente a los 20 años

10. Comunicar de forma efectiva

Esta no es una cuestión de ciertos tipos de profesiones. En cualquiera que sea tu área, es indispensable que tus habilidades de habla y escritura estén en el más alto nivel.

¿Cómo entrenarte? Para ello piensa en diversas formas de ponerte a prueba en tu día a dñia: lee tus mensajes dos veces antes de enviarlos para asegurarte de que estén bien redactados; lee con ojo crítico, sin importar el autor; escúchate y abstente de modismos verbales en el área profesional.

También, si tu problema es la timidez, tus retos son otros. Atrévete a expresar tus ideas, a hacerte escuchar. Ningún comentario es tonto, siempre y cuando esté bien argumentado. Date la oportunidad de expresar tus conocimientos y ofrécele a otros la posibilidad de escucharlos.

Habilidades que debes aprender a los 20 años

Referencias

  • Lebowitz, Shana. 17 skills everyone should learn in their 20s. Para Business Insider. [Revisado en febrero de 2017].