6 mitos acerca de las emociones que impedirán tu fortaleza mental

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, promedio 5,00 de 5)
Cargando…

Aunque las emociones influyen en cómo percibimos los eventos y cómo tomamos decisiones, la mayoría de las personas pasan muy poco tiempo hablando de sus sentimientos. Para algunos es mucho más fácil evadirlos; en lugar de decir que nos sentimos tristes, decimos cosas como que tenemos “un nudo en la garganta” o que tenemos “mariposas en el estómago”.

Desafortunadamente muchos niños hoy en día no saben expresar bien lo que piensan o sienten, porque no se les educa para ello. Sólo se les enseña a lidiar con las situaciones y emociones mediante las observación, aunque la realidad sea que muchos adultos no sean modelos de habilidades sanas de afrontamiento. Todo esto depende de nuestra cultura, edad, religión, origen étnico e incluso el idioma. Es por ello que hay confusión a la hora de expresar lo que sentimos o pensamos.

Conoce algunos de los mitos sobre las emociones que impedirán tu fortaleza mental.

Mitos sobre las emociones que impiden la fortaleza mental

 

6 mitos acerca de las emociones

1. “No puedo controlar mis emociones”

Cuando se trata de emociones no necesariamente debemos ser unas víctimas pasivas. No obstante, muchísimas personas por pensar que están atascados en algún estado emocional en ese momento, piensan que no tienen el control de nada en sus vidas.

Y no es así, Si te has levantado de la cama con el pie izquierdo, puedes tomar medidas para que no siga siendo así y sentirte un poco mejor. Si estás enojado, puedes calmar tu mente y cuerpo (existen muchos métodos y terapias para eso), Y si de verdad quieres cambiar la forma en que te sientes, es mejor que cambies la forma en que piensas y te comportas.

Las emociones pueden controlarse

2. “Debería sentirme diferente”

A pesar de que tengas control sobre tus emociones, tus sentimientos no están equivocados. A menudo reaccionamos a situaciones y decimos cosas como por ejemplo, “sé que no debería estar enojado por algo tan pequeño”, o “realmente debería sentirme más feliz de lo que estoy”.

En lugar de desperdiciar energía y tiempo, y reprocharte siempre por cómo te sientes, acepta que sientes una emoción en particular en ese momento, y reconoce que tienes opciones sobre cómo reaccionar ante cualquier emoción.

Aceptar que puedes sentir distintas emociones

3. “Desahogarme me ayudará a sentirme mejor”

Hablar sobre el mal día que hemos tenido, o nuestro malvado jefe, no nos ayudará a hacernos sentir mejor. De hecho, es lo opuesto: hablar siempre de todas las cosas que contribuyen a nuestro estado emocional, es como agregarle más combustible al fuego.

Así que no llames a tus amigos para quejarte y deja de decirle a los niños que expresen sus sentimientos golpeando almohadas. Reconoce tus emociones, y etiqueta tus sentimientos, de esta manera sí te sentirás mucho mejor.

La importancia de poner nombre a tus emociones

 

4. “Controlar mis emociones es comportarse como un robot”

Regular nuestras emociones no es lo mismo que suprimirlas. Somos capaces de experimentar una amplia gama de emociones, pero no necesariamente significa que seamos controlados por ellas.

La regulación de emociones es una habilidad que puede ayudarte a desarrollar la fortaleza mental. Cuanto más aprendas de cómo sobrellevar tu sentimientos de una manera saludable, estarás mucho más capacitado para sanar el dolor emocional, convertir tus sentimientos en una acción productiva y positiva, y tomar las mejores decisiones por ti mismo.

¿Debemos controlar nuestras emociones?

 

5. “No puedo manejar emociones incómodas”

Dudar de nuestras capacidades para manejar emociones incómodas, como la ansiedad o tristeza, puede conducir a la evasión. Cuanto más evites la incomodidad, menos confianza tendrás para enfrentar las dificultades.

Aunque algunas emociones son incómodas, pueden llegar a ser tolerables. Permitirse experimentar esas emociones puede ser parte de nuestra curación y pueden ser la clave para crear la mejor vida. Así que da un discurso cuando estés nervioso, habla cuando tengas miedo, y di adiós a alguien, incluso cuando te sientas triste.

Controlar las emociones incómodas

6. “Mostrar mis emociones es señal de debilidad”

Si bien es saludable ser capaz de comportarse profesionalmente, incluso cuando no te sientes en la cima o no te sientes cómodo, bajar la guardia no es señal de debilidad. De hecho, ser consiente de tus emociones y tomar una decisión consiente de compartir esas emociones que te molestan con otros (cuando sea socialmente apropiado hacerlo), puede ser un signo de fortaleza.

Expresar una emoción también significa un cierto nivel de confianza en una relación. Decirle a alguien que te sientes enojado o triste por algo, demuestra que estás dispuesto a bajar tus defensas y ser vulnerable.

Expresar sentimientos no es sinónimo de debilidad

Conclusión

Una vez que entiendas y aprendas a etiquetar tus emociones y sentimientos, podrás regularlas. El aumento de la autoconciencia es clave para volverse mentalmente fuerte y lograr el éxito en la vida personal y profesional.

Referencia

  • Morin, A. 7 Myths about emotions that will prevent you from being mentally strong. Para Inc [Revisado en Octubre de 2017]