7 señales de que eres una persona demasiado controladora

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, promedio 5,00 de 5)
Cargando…

Todo el mundo conoce a alguna persona controladora, y si no conoces a nadie que lo sea ¡probablemente esa persona seas tú!

Por definición, una persona controladora es aquella que siente la necesidad de conducir la situación a donde ellos quieren, cambiando cada detalle para que sea justamente como ellos lo imaginan.

Una persona controladora puede ser sutil haciendo sugerencias para que hagas las cosas como quiere que se hagan o ser más agresiva y rehacer las cosas que ya se hicieron.

¿Crees que tú o alguien que conoces es demasiado controlador?

Síntomas de que eres demasiado controlador

Señales de que eres una persona demasiado controladora

1. Lavas los platos después de que alguien más ya los lavó

Esto también se puede manifestar como volver a arreglar los platos después de que alguien más los metió en el lava platos y es un rasgo del Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC). Pero no te asustes: muchas personas, alrededor del 28% según la Escuela de Medicina de Yale, tienen rasgos obsesivos y compulsivos sin tener un TOC.Lavar demasiado los platos puede ser síntoma de un TOC

2. Te ofreces a hacer más cosas de las que puedes

Aunque hay personas que siempre se ofrecen cuando alguien necesita ayuda por el deseo de hacer una buena obra, otras personas lo hacen porque quieren controlar la situación. Las personas controladoras suelen llenarse de obligaciones porque sienten que son las únicas que pueden hacer las cosas correctamente.

Dejar que alguien más esté a cargo puede hacer que nos sintamos raros al principio, pero que este sentimiento pase es importante ya que debes aprender a delegar y saber que no eres la única persona que puede hacer las cosas correctamente.Los controladores hacen muchas cosas a la vez

3. Eres demasiado perfeccionista

El perfeccionismo es una compulsión en la cual se tienen estándares muy difíciles de alcanzar y de mantener para uno mismo y para los demás.

Según la Asociación Americana de Psicología, el perfeccionismo, ansiedad y depresión juegan en la misma división. Sin embargo, no todos los perfeccionistas tienen ansiedad y/o depresión.

Existen dos tipos de perfeccionistas: adaptativos y maladaptativos, los primeros tiene altas expectativas pero saben como sobreponerse cuando las cosas no salen a su manera, mientras que los segundos suelen deprimirse cuando las cosas les salen mal.

El perfeccionismo es típico de las personas controladoras

4. Prefieres tener razón antes que ser justo

Cuando una persona controladora no está de acuerdo con otra persona, su necesidad de tener la razón suele ser más fuerte que su necesidad de ser justo y considerar ambos puntos de vista.

Como tienen su vista fija en un resultado les puede ser difícil ver como un resultado diferente puede ajustarse mejor al panorama.

Señales de que eres una persona obsesiva con el control

5. Lo impredecible te saca de tus casillas

Las personas controladoras suelen anticiparse a todos los escenarios posible, por eso cuando pasa algo que no pudieron predecir se revuelve todo en su interior.

Aprender a ir a donde te lleva la corriente te hará más feliz, mientras que pensar mucho en lo que pueda pasar en el futuro hará que pierdas la visión de lo que está pasando ahora mismo.

Señales de que eres demasiado controlador

6. Te gusta criticar

Si los otros no hacen las cosas de la misma forma que las haces tú, piensas que están equivocados y no te da miedo decirlo. Tener un padre controlador puede dejar secuelas de por vida en sus hijos, convivir con alguien controlador es difícil incluso para una persona adulta.

Se ha encontrado que los hijos con padres controladores suelen ser menos felices, están menos satisfechos con la vida y tienen peor salud mental, debido a que sus padres no dejan que tomen decisiones propias, invaden su privacidad y los vuelven dependientes.

Signos de que te gusta demasiado el control

7. No te gusta aventurarte

Por naturaleza los seres humanos somos impredecibles, por esto a las personas controladoras no les gustan los riesgos sociales, ya que no saben cuál pueda ser el resultado de sus acciones.

Las personas controladoras, por querer evitar los riegos, suelen llevar vidas más tradicionales y conservadoras.Quedarse en casa es síntoma de ser demasiado controlador

Conclusión

Si te gusta hacer todo porque los demás no lo harán bien, piensas que siempre tienes razón sobre los demás, te deprimes cuando las cosas no salen como quieres y te gustan las cosas predecibles, es hora de que hagas una pequeña introspección porque puede que seas demasiado controlador.

Referencias

  • Vivian Manning-Schaffel. 10 Signs You Are a Control Freak. Para Livestrong. [Revisado en agosto de 2017]