5 trucos rápidos para incrementar tu inteligencia emocional

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars Puntúa el artículo
Cargando…

En la vida moderna corremos de un lado para el otro, siempre ocupados con el trabajo, las relaciones personales, compromisos familiares, y no nos paramos a pensar en cómo nos sentimos.

Nos esforzamos por mantener el equilibrio, a pesar de los sentimientos negativos que crecen dentro de nosotros originados por factores internos o externos. De ahí viene la importancia de contar con herramientas para entrenar la inteligencia emocional, o lo que es lo mismo, la habilidad de entender de qué manera podemos influir de un modo adaptativo e inteligente sobre nuestras emociones y en nuestra interpretación de los estados emocionales de los demás.

Este aspecto de la dimensión psicológica humana tiene un papel fundamental en nuestra manera de socializar y en las estrategias de adaptación al medio, por ello te conviene conocer 5 trucos rápidos para incrementar tu inteligencia emocional.

Trucos para aumentar la inteligencia emocional

5 trucos para aumentar tu inteligencia emocional

Para alcanzar el éxito, no basta la excelencia intelectual ni la capacidad técnica, se deben aprender a reconocer y a valorar las habilidades trabajando diariamente para obtener energías positivas, canalizar y equilibrar tus emociones, tanto en la vida cotidiana como en tu trabajo, logrando de esta manera lo propuesto.

Empieza ya a poner en práctica estos 5 trucos que te ayudarán a aumentar rápidamente tu inteligencia emocional:

1. Aprende a hacer una pausa a tiempo

Hacer una pausa, a veces de tan solo unos segundos, puede marcar una gran diferencia en nuestras reacciones. Se trata de un consejo muy sencillo, quizás uno de los más importantes, pero resulta muy difícil de ponerlo en práctica si quieres desarrollar tu inteligencia emocional.

Debes tomarte un tiempo para pensar, antes de hablar o actuar en una situación en la que sientas que vas a responder emocionalmente. Hacerlo puede evitar que digas o hagas algo que luego lamentarás.

Cuando te sientas molesto, te resultará útil contar en silencio, de uno en uno, hasta 10. Esos segundos son más que suficientes para permitir que tu cerebro racional tome el mando, de manera que puedas pensar antes de reaccionar.

Si es posible, haz una breve caminata. Una vez que haya tenido la oportunidad de calmarte, regresa y decide cómo quieres avanzar.

Cómo administrar tu emociones

2. Reflexiona sobre tus reacciones

Las discusiones emocionalmente cargadas a menudo tienen sus raíces en problemas profundamente arraigados. Por lo tanto, si no resuelves el fondo del problema, muy probablemente va a seguir apareciendo a lo largo de tu vida. Es por eso que no debes tomar una pausa o silenciar para olvidar por completo la situación. Al contrario, en su lugar, reflexiona acerca de los motivos que ocasionaron esa situación con el fin de poder volver a tratar el tema en otro momento, una vez que todas las partes hayan tenido tiempo de calmarse.

Por otra parte, antes de volver a tratar un tema delicado, debes evaluar cuidadosamente sobre dónde y cuándo hablar con el objetivo de poder mantener una discusión tranquila y racional. Adoptar una posición de prudencia y cautela son trucos para el manejo de las emociones.

Recuerda que la inteligencia emocional no implica estar siempre contento o evitar las perturbaciones, sino mantener el equilibrio: saber atravesar los malos momentos que nos depara la vida, reconocer y aceptar los propios sentimientos y salir airoso de esas situaciones sin dañarse, ni dañar a los demás.

Formas de incrementar el control de tus emociones

3. No alces el volumen de tu voz

Una de las formas de detectar el nivel de inteligencia emocional que tiene una persona, es justamente el tono de voz que emplea en las discusiones de temas difíciles. Considera que cuando te comunicas, tu interlocutor tenderá siempre a reaccionar con el mismo estilo y tono de voz que tu elijas: si hablas con una voz tranquila y racional, responderán de manera similar; si gritas, en cambio, la contraparte también comenzará a gritar. De ahí la importancia de controlar el volumen de la conversación.

Si necesitas tener una conversación emocionalmente cargada, habla de una manera tranquila y concentrada. Si la discusión comienza a escalar, centra tus esfuerzos en “volver a marcarla” suavizando el tono o incluso bajando la voz. Te aseguramos que los resultados de aplicar este consejo en tus discusiones más complicadas te sorprenderá.

Cómo mejorar tus relaciones humanas

4. Practica la escucha activa

Debes prestar atención a la conversación con la finalidad de aprender más sobre la perspectiva de la otra persona. En otras palabras, no escuches para ayudar a encontrar la manera de responder; en su lugar, escucha para entender. Esta es una herramienta útil para incrementar tu inteligencia emocional.

Intenta sintonizar con la otra persona y resiste el impulso de juzgar, ofrecer consejos o incluso tratar de identificar soluciones a lo conversado. En su lugar, trata de recopilar mayor información para poder visualizar el punto de vista de la otra persona. A través de una escucha atenta, puedes identificar lagunas en su conocimiento, percepción o descubrir malentendidos básicos que no sabías que existían. Ten en cuenta la posibilidad de que la discusión no tiene mayor sustento y se basa más en una reacción desmedida.

La importancia de practicar la escucha activa

 

5. Silencio

Si una interacción con otra persona se vuelve emocional -y dejar la situación no es una opción-, te recomiendo que dejes de hablar. Este truco es útil para administrar las emociones, porque en ese momento, compartir tu punto de vista no ayudará a la situación; más bien el contrario, generalmente empeora las cosas.

Cuando lo expresado hiere, el daño queda hecho. Además, al presionar el botón de silencio, permites que la otra persona exprese sus sentimientos sin interrupción.

Para lograrlo, respira hondo y recuerda que tanto tu estado de ánimo como el de tu interlocutor son temporales. En general, gran parte de lo que decís en este punto puede ser extremo o exagerado; así que la solución es resistir el impulso de responder inmediatamente.

5 herramientas para incrementar la inteligencia emocional

Conclusión

La inteligencia emocional es la habilidad de entender de qué manera podemos influir de un modo adaptativo y sabio tanto sobre nuestras emociones como en nuestra interpretación de los estados emocionales de los demás.

Para salir airoso de una situación complicada puedes recurrir a hacer una pausa para pensar, modular el tono de voz que empleas en una discusión, prestar atención, reflexionar o simplemente hacer silencio en el momento justo. Estos son trucos muy útiles para incrementar tu inteligencia emocional.

Consejos para entrenar la inteligencia emocional

Referencia

  • Bariso, J. 7 Simple Tricks That Will Instantly Increase Your Emotional Intelligence. Para Inc [Revisado en septiembre de 2018].