¿Se produce antes el cansancio físico o el mental?

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Uno de los factores determinantes en el éxito deportivo es el componente psicológico y la fatiga mental. La irrefutable conexión entre el sistema nervioso y el sistema muscular provoca una interdependencia entre ambos que puede ser positiva o negativa.

Ambos tipos de fatiga dependerán de la modalidad deportiva o de ejercicio físico que se realice. Existen deportes en los que la implicación cognitiva es muy diversa además de una alta implicación física como sucede en el fútbol por la gran cantidad de estímulos ambientales. Sin embargo, en deportes cíclicos como el ciclismo la implicación cognitiva puede ser menor, por la existencia de escasos estímulos, pero la motivación y la persistencia cobran un papel fundamental.

La ciencia está tratando de esclarecer los factores que entran en juego en la fatiga mental y física. De hecho algunos estudios han mostrado que la cafeína podría beneficiar ambos tipos de fatiga pero, ¿qué hay mas allá de esto?

Tipos de fatiga en el deporte

¿Cómo influye la fatiga en el rendimiento?

Kevin Thomas y su equipo de investigación de la Universidad de Northumbria en el Reino Unido  realizaron un interesante estudio (1) para comparar la relación entre los dos tipos de fatiga fundamentales:

  1. Fatiga periférica: Es el tipo de fatiga que se produce en la musculatura debido a diferentes mecanismos.
  2. Fatiga central: Este tipo de fatiga se produce a nivel de la musculatura pero por la consecuencia del sistema nervioso central (Corteza cerebral y médula espinal). Esta fatiga provoca una disminución de la actividad muscular que disminuye la fuerza de contracción.

En un estudio realizado 12 ciclistas realizaron, en días alternos, 3 tipos de entrenamiento hasta la fatiga en bicicleta de una duración de 3, 11 y 42 minutos cada uno. En cada uno de los protocolos se midió la máxima capacidad de producir fuerza una vez finalizado el entrenamiento, y se pudo observar una pérdida de fuerza del 15 % o similar en los 3 tipos de entrenamiento. Sin embargo, el hecho de que la pérdida de fuerza fuera similar, no quiere decir que esté sucediendo algo similar. En dicho estudio se utilizaron dos técnicas para comparar la fatiga periférica de la central en cada uno de los protocolos.

Tipos de fatiga en el entrenamiento

¿Cómo se puede medir la fatiga?

Para medir la fatiga periférica (a nivel muscular) en el estudio anteriormente mecionado aplicaron una estimulación eléctrica sobre el nervio de la musculatura implicada, que en este caso era el vasto medial oblicuo. El cambio en la contracción antes y después indica la fatiga de este componente.

Para comprobar la fatiga central se realizó una sofisticada técnica conocida como estimulación magnética transcraneal, la cual consiste en producir un impulso en el área cerebral para enviar al músculo una señal de contracción muscular. De este modo, se puede observar como cambia la amplitud de la señal, indicando el cambio en la fatiga central a través del sistema nervioso.

¿Cómo evitar la fatiga al practicar deporte?

¿Qué esfuerzos deportivos provocan una mayor fatiga?

Lo que se observó en el estudio mencionado fue que 3 minutos de ejercicio en bicicleta a máxima intensidad producía el mayor nivel de fatiga periférica. Es decir, esfuerzos de corta duración y mayor intensidad producen mayor fatiga física y esfuerzos de mayor duración pueden producir más fatiga mental. No obstante, esto puede depender del tipo de ejercicio, duración y otra serie de factores.

El ejercicio intenso provoca una acumulación de una serie de productos de deshecho en el músculo (ATP, lactato, protones) que producen una sensación de fatiga que se envía al cerebro e interfiere en la contracción muscular.

¿Qué tipos de fatiga existen?

Conclusión

Los elementos que influyen en la fatiga son complejos y muy variables pero es cierto que quizás ejercicios más prolongados puedan afectar más a nuestra fatiga mental. Piensa en la vida misma: No es lo mismo trabajar o estudiar muchas horas seguidas que realizar pequeños descansos, de hecho, existen una gran cantidad de estudios empresariales en los que realizar breves y frecuentes descansos  incluyendo algo de actividad física aumenta el rendimiento y la productividad de la empresa.

Por lo tanto, es muy importante saber diferenciar entre nuestra fatiga física y nuestra fatiga periférica y saber combinar diferentes tipos de entrenamiento de forma que éstas no siempre nos afecten.

Referencia

  • Thomas, K. Elmeua, M. Howatson, G. y Goodall, S. (2016). Intensity-dependent contribution of neuromuscular fatigue after constant-load Cycling. Medicine & Science in Sports & Exercise. 
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Deja un comentario