Finalistas en el #impactweekend

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (6 votos, promedio 4,17 de 5)
Cargando…

Durante este fin de semana se ha celebrado un evento en el que un servidor ha tenido el privilegio de participar. Se trata de #ImpactWeekend, organizado conjuntamente por la Fundación Canal y el Instituto de Empresa. Debido a los periplos que viví (vivimos) y que, además, me he quedado afónico, he decidido publicar esta entrada para explicar cómo Entrenamiento.com ha logrado estar en la final. Comentar que todo empezó hace unos meses cuando vi en un perfil de Facebook que se regalaba un Master por una idea. Puesto que Entrenamiento.com era (y es) el proyecto con el que estaba trabajando en ese momento, decidí estructurar todo en un PowerPoint y presentar el proyecto en fecha. Aunque se podía entrar por votaciones, decidí no pedir el voto de los visitantes de esta página, familiares y amigos y esperar a que el propio comité organizador decidiera si teníamos que entrar o no.

Y sí, estuvimos dentro. Una llamada hace menos de una semana lo confirmaba y me daba fecha para la apertura: el viernes a las 17:00 en la fundación canal, donde estaría Enrique Dans dando una charla para abrir boca. Fui el primero en llegar sino mal recuerdo, donde allí conocería a Leila primeramente, que presentaría una idea para aprovechar el calor generado por el Metro para reducir costes en edificios públicos, y a María, con una idea para gestionar la relación con productoras extranjeras interesadas en producciones cinematográficas en España. Más tarde también conocería a Mari Trini, con quien ya había intercambiado algunos tweets previamente. Evidentemente, cuando a uno le cuentan eso las dos primeras personas se viene un poco abajo, después de todo yo presentaba una idea muy virtual (totalmente) como es Entrenamiento.com. Poco a poco fueron viniendo nuevos asistentes y contando más ideas, lo cual no relajaría mi pequeño estrés inicial, puesto que la gran mayoría partían con un potencial no sólo bueno, sino excelente. Ya en plena charla de Enrique Dans nos divertimos bastante, puesto que estaba enfocada totalmente a Internet y vimos cómo evolucionó todo y lo que todavía queda. No le veríamos más en lo que queda de semana, cosa que lamentaría, ya que me hubiera gustado poder hablar con él, después de todo llevo leyéndole desde hace bastantes años y probablemente él también sepa quien soy (aunque no diré el porqué).

enrique dans

Después de su charla montamos en el autobús, donde me perdí el regalo de bienvenida, ya que donde me senté no estaba la bolsita que (creo) todos tuvieron. No culpo al evento, sino a mi mismo, ya que me senté sino mal recuerdo de los últimos y éramos menos de 40. Al llegar al Instituto de Empresa nos facilitaron unos pases personalizados, nuestro nombre para que los demás supieran quien somos (algo que me vino de perlas, soy muy muy malo con los nombres) y entramos en el Área 31, que viene a ser el templo para el emprendimiento. Allí se confirmaría que era un ambiente completamente informal donde el usted estaba prohibido. Teniendo en cuenta que mis referencias académicas se basan en un estricto trato de distinguido alumno/profesor, lo agradecí bastante. Otra de las cosas que también estarían permitidas es el uso del móvil, tweets, hacer fotografías a la gente… Allí nadie se molestaba porque no prestaras 100% de atención y estuvieras twitteando. Teniendo en cuenta que hace 9 años me echaron del instituto unos días por llevarme una cámara digital y colgar unas fotos que hice (con permiso) en Internet, la cosa creo que ha cambiado bastante.

Durante el primer día formamos los equipos. Y aquí es donde viene la gracia: teníamos que hacer una primera selección para quedarnos con 10 ideas y Entrenamiento no fue una de las elegidas. No supe enfocar bien la idea, me puse nervioso, no lo vieron interesante… En fin, demasiadas cosas unidas ante ideas del semejante nivel que comenté anteriormente. Por ello, me quedaba sin el proyecto que llevaba trabajando medio año y tenía que adherirme a uno. Entre todos los proyectos había algunos interesantes como OffcoolMagazine, pero vi uno que despertó mi interés, el de Transportemos, el cual ofrecía una unificación de carga para Pymes, y puse mi ficha allí. Sin embargo, teniendo en cuenta las escasas referencias que le di a la dueña de la idea, puesto que había estado hablando con otras personas más, considero que yo no era interesante por la idea y de nuevo me quedé en paro momentáneo.

area 31

Allí es cuando vi a otra startup puramente online, la de Arturo (otro nuevo, del que pronto sabréis más, no nuestro archiconocido Arturo Cantarero). En este sentido, debo decir no sólo yo me uní a última hora a su idea, sino también Shanshan. Es decir, era un grupo que fue unido casi por descarte. Sin embargo, hemos dicho que se ha clasificado Entrenamiento, y yo me había unido a otra idea. ¿Qué pasó? Ahora viene lo bueno (si de momento no lo ha sido).

Evidentemente ante estas circunstancias yo ya no me veía ganador ni de broma, no conocía nada de la idea y había que hacer demasiadas cosas con un tiempo que yo no contaba. Sin embargo, pusimos toda la carne en el asador y fuimos a ello. El primer día nos quedamos casi de los últimos charlando sobre las posibilidades e ideando algún sistema que hiciera atractivo que la gente volviera. Daniel Soriano nos recomendó, con buen criterio, charlar mejor mañana puesto que probablemente nuestro mentor en el fin de semana nos abriría la mente. Y así lo hizo, al día siguiente vimos que ni de broma podíamos ofrecer algo diferente y convincente al jurado del domingo. Por lo que ya a la hora de comer cambiamos y buscamos nuevas ideas, y es ahí donde surgió un modelo de negocio que daría servicios de RSC a empresas debido a la obsolencia obsolescencia programada.  Suena raro, ¿verdad? Efectivamente, ya por la tarde nos dimos cuenta que eso no se podía llevar a cabo: demasiadas dificultades. Y es ahí cuando nos encontramos desiertos de ideas cuando otros llevaban todo el día trabajando con las suyas. Les comenté a mis compañeros que si querían les explicaba la idea de Entrenamiento, y ellos aceptaron gustosamente. Contra lo que yo pensaba, no les gustó tanto la idea como a mi, pero sí lo suficiente como para desarrollara. Aportaron un modelo de no deportista como el mío, de persona externa que no tiene ni idea. Mi gran problema era que daba cosas por dadas y ellos no entendían lo que quería ofrecer, por lo que al final no quedaba claro si la idea era buena o no, y mucho menos el modelo de negocio.

ideas

Pero eso se resolvió durante la noche. Trabajamos hasta las 2 y pico de mañana yéndonos ya porque me empezaba a reír por haber tomado una Cocacola Cero. Efectivamente, si el día anterior 4 horas y ya estaba cansado, al siguiente día dormiría todavía muchas menos. Pero no pasaba nada, estaba allí para aprender y ganar. Honestamente, de verdad quería clasificarme. Durante la noche dejamos casi todo el Powerpoint resuelto y resolvimos bastantes dudas, pero al día siguiente nuestro mentor nos hizo ver que estábamos pasándonos de información: que eso no era una universidad, no nos iban a evaluar, nos iban a aceptar la idea o no. Gustosamente aceptamos la crítica y la hicimos mucho más visual, creando verdaderamente una historia que introdujera al modelo de negocio que queríamos vender. 1 hora antes del evento un señor, que luego sabría que era parte del jurado, vino a ver nuestra presentación, y no le quedó claro ni cómo íbamos a ganar dinero. Bien no íbamos, sinceramente. Pero no pasó nada, nos concentramos en los siguientes minutos en hacerla más breve y repasar los puntos conflictivos.

impactweekend

Con estas llegó la hora de las presentaciones, donde uno a uno empezaron a aparecer cada vez más innovadoras maneras de llamar la atención. Un tipo que se sentaba en el público y luego salía en escena sorprendiéndonos, un corto, story boards impresionantes, de todo.  Y llegó nuestra hora. Habíamos acordado que yo la presentaría, lo cual tenía sentido puesto que era un modelo que yo había trabajado y estaba seguro de que no me pillarían en ningún renuncio. Comencé la explicación con toda mi ilusión durante casi 5 minutos e incluso me pasé ligeramente de tiempo. Sin embargo, ese modelo no-cost que propuse no convenció, y creo que la respuesta que di a las críticas fue algo agresiva. Bueno, no creo, lo fue. Evidentemente había dormido poco (quedaría mejor decir nada), estaba nervioso y salí por esas, lo normal hubiera sido convencer de una manera sensata, aunque no lo hice. El caso es que así fue y el jurado se retiró a debatir las ideas elegidas.

modelo de entrenamiento

Y si ya había sido todo de últimas, esto no sería menos. Dijeron una… no era Entrenamiento. Dijeron otra… no era entrenamiento…. Efectivamente: la última. Ya estaba honestamente muy decepcionado por no haber hecho los deberes bien desde el principio, pero por suerte tuvo recompensa (a pesar de, sinceramente, creer que había ideas que incluso no salieron en la primera votación con un potencial enorme). Sin embargo, una enorme alegría -siempre moderada y pensando que había otras personas que les hubiera gustado estar en nuestro puesto-, salió cuando oí decir En..Entrenamiento.com. Allí fue cuando Arturo, Shanshan y yo salimos y recogimos nuestro diploma llenos de emoción. Ahora tenemos dos meses para convencer a un último jurado y ganar el premio final además de validar el modelo propuesto. Dos nuevos miembros se unen a nuestra familia con un nuevo enfoque que hará que esto sea mucho más potente. Veremos si podemos convencer o no al jurado, pero desde luego estoy seguro que evolucionaremos y aprenderemos mucho en los siguientes dos meses.