Importancia del entrenador tras una lesión grave

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

La figura del entrenador personal se ha consolidado como una profesión en auge en los últimos años. La demanda de este tipo de profesionales ha venido aumentando considerablemente debido al interés masivo de la población por integrar el deporte en su día a día, tanto en los deportistas de élite, para recibir asesoramiento en sus entrenamientos, como en las personas sedentarias, que buscan la ayuda de los entrenadores para mejorar su físico y, sobre todo, su salud.  

Por ello, en este post proporcionamos las claves para orientar a cada persona en sus entrenamientos en la readaptación deportiva, la recuperación funcional y la prevención de lesiones.

Sin embargo, es fundamental que los profesionales dedicados a este ámbito cuenten con la cualificación adecuada, y si es posible con un máster entrenamiento funcional, ya que el perfil del entrenador personal precisa de una actualización constante para estar al día de los nuevos procedimientos.

Reeducación propioceptiva en la readaptación de lesiones deportivas

Una de las principales funciones para los entrenadores personales consiste en la readaptación de lesiones. Por ello, es fundamental diferenciar entre los principios biológicos y los pedagógicos, elementos básicos para la prevención y recuperación de lesiones.

Cuando hablamos de principios biológicos, nos referimos a todos aquellos aspectos físicos que se deben cuidar especialmente para evitar que se vuelvan a producir lesiones en una zona que ya ha sido dañada. Entre ellos destacan: la unidad funcional, la multilateralidad, la especificad, la sobrecarga, la supercompensación, la individualización, la continuidad y la progresión.

Por otra parte, los principios pedagógicos hacen referencia a un proceso de aprendizaje que nos permite prevenir la reaparición de lesiones, entre los que se encuentran: la transferencia, la eficacia, la estimulación voluntaria, la accesibilidad y la periodización.

De esta manera, es fundamental que los entrenadores personales conozcan y apliquen la reeducación propioceptiva, un concepto que nace de la excitación de receptores localizados en la piel, cápsulas articulares, músculos y tendones.

Este método se caracteriza por combinar las bases del entrenamiento propioceptivo y kinestésico. Gracias a él, los deportistas logran alcanzar una percepción plena de sus propios cuerpos en reposo y en movimiento.

Todo esto hace que nos hagamos conscientes de la regulación de la dirección, rango de movimiento, reacciones y respuestas automáticas, interviniendo el desarrollo del esquema corporal en la relación de este con el espacio.

Otras funciones en las que actúa con más autonomía son el control del equilibrio, la coordinación de ambos lados del cuerpo, el mantenimiento del nivel de alerta del sistema nervioso y la influencia en el desarrollo emocional y del comportamiento.

Esto va de la mano junto a la nutrición para la readaptación y recuperación funcional que es un elemento clave en la prevención y recuperación de lesiones, así como los complementos alimenticios.

Importancia del entrenador personal en la actualidad

La figura del entrenador personal debe conocer y controlar todos los tipos de entrenamientos, como los de fuerza, velocidad, agilidad o pliométricos, entre otros, pero también debe dominar el trabajo preventivo en la práctica deportiva, con el objetivo de evitar lesiones en el deportista.

El principal objetivo de estos trabajos preventivos consiste en conocer los factores de riesgo asociados al deporte, entre los que destacan: el grado de fatiga asociado a la pérdida de fuerza, la disminución del dominio técnico, el control motor de los gestos deportivos o la existencia de una lesión previa que puede provocar reincidencias.

Asimismo, la figura del entrenador personal es fundamental en el proceso de calentamiento y la corrección postural en el ejercicio. De esta forma, se evita la inadecuada entrada en calor para el entrenamiento, así como aspectos morfológicos y funcionales como son las malas posturas o el desequilibrio de fuerza de los grupos musculares.

Por otra parte, el entrenador deportivo debe mantener sus conocimientos actualizados en la implantación de técnicas y ejercicios innovadores como son la Silla Wunda, el Stretching Global Activo, la Reeducación Postural Global, Fitball, TRX, Boby Pump, el balón medicinal y las bandas THERA, incluyendo programas de entrenamientos.

De igual forma, es imprescindible contar con un conocimiento global sobre la estructura del aparato locomotor (huesos, articulaciones, cartílagos, tendones y ligamentos), así como del resto de componentes del sistema musculoesquelético y las patologías frecuentes en él.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario

Desayuna con Entrenamiento.com
en tu e-mail

Suscríbete gratis a Entrenamiento.com y recibe cada mañana nuestros últimos artículos, 100% libre de spam.