Buscar
Close this search box.

7 consejos para el regreso al deporte después de una lesión

Únete a nuestra newsletter de marketing

Contenido del artículo

Puede haber muchas razones para abandonar un deporte. Quizás te lesionaste, tuviste un bebé o cambiaste de trabajo. Por eso te ofrecemos algunos consejos para volver a entrenar e iniciar el periodo de adaptación.

La verdad es que no has movido tu cuerpo más de lo necesario desde hace semanas o meses. Es posible que desees volver a tu rutina, pero volver a hacer ejercicio con la misma intensidad puede causarte problemas o lesiones.

Crear una línea de tiempo

Lo mejor para empezar hacer ejercicios después de una lesión es crear una línea de tiempo, para eso tienes que seguir algunas técnicas que a continuación te diremos:

Comienza formando pequeños grupos de hasta cinco participantes

Graba o crea una línea de tiempo en tu muro. Comience con las palabras «Hace 6 meses» y mueva la línea que dice «Actual» a otra línea.

Dile lo siguiente al grupo: “Quiero que piensen en lo que han hecho con respecto al deporte actualmente.

¿Cuál es el hecho o hecho más importante ocurrido en los últimos seis meses? Para grupos especialmente ocupados, la duración puede reducirse.

Descripción: “El objetivo no es capturar cada detalle, sino identificar claramente los momentos más importantes para revisar el progreso de tu equipo. Cuando hayas terminado, publícalo en tu línea de tiempo para que puedas ver tu progreso general».

Dale a cada grupo una forma de capturar cada momento individual y colócalo en el lugar correcto en la línea de tiempo. Entonces piensa inmediatamente cómo fue.

¿Cómo te hace sentir esta línea de tiempo?

Identifica emociones inesperadas. Las personas pueden sentir que están haciendo más o menos de lo que pensaban, que su trabajo es más inestable de lo que pensaban o que han logrado más de lo que pensaban.

Para las personas que están constantemente en movimiento, puede ser muy gratificante verlos lograr más.

Esta actividad es un excelente comienzo para una sesión de planificación grupal. Por ejemplo, como resultado de la conversación, el grupo puede crear una lista de cosas que les gustaría hacer de manera diferente en el deporte en un futuro.

Es perfecto para pensar en nuevas tácticas. Una vez que haya realizado más lluvias de ideas o haya desarrollado sus habilidades, puede utilizar el cronograma para planificar actividades futuras.

Los grupos pueden crear actividades futuras, como actividades deportivas, eventos o fechas de ejercicios, y colocarlas en la parte futura de la línea de tiempo.

El primer paso es el más difícil

Cuando ocurre un accidente, hay más trabajo que antes, llegan los niños o comienza el invierno, lo que dificulta mantener una rutina diaria. Esperamos hasta que los planetas estén alineados y todo esté listo para repetir el ejercicio.

La parte más difícil es empezar de nuevo. Es importante encontrar algo que te motive y tomar medidas para empezar a hacerlo de nuevo.

No te demores

Una vez que te acostumbras al movimiento, se vuelve automático. La primera semana de adaptación será muy importante. Una vez que completes una rutina de un mes, será difícil dejar de hacerlo.

En primer lugar, debes saber que el ejercicio es sinónimo de salud. No sólo ayuda a perder peso, sino que también alivia la tensión y reduce el estrés. Conjuntamente, dormirás mejor por la noche.

Consejos para un buen regreso al deporte después de una lesión

Cuando regreses al gimnasio dentro de un año, verás una mejora gradual

No hagas demasiado ejercicio después de no hacer durante mucho tiempo. Ni la mente ni el cuerpo están preparados para aceptarlo. Hacer demasiado ejercicio puede provocarte, en el peor de los casos, más lesiones. Piensa que la misión no es fácil y necesitas tiempo para completarla.

Comience con unos 10 minutos al día. Este período puede extenderse después de 1-2 semanas si lo sigues.

La consistencia es más importante que la intensidad

Si crees que tienes que ir una vez por semana, no te sientas obligado a hacerlo más de ahí. Se recomienda mantener la misma frecuencia durante el entrenamiento. Si no puedes seguir, no vayas al gimnasio tres, cuatro o cinco veces.

Si vas a volver al gimnasio después de mucho tiempo, lo mejor es ir 6 veces en el primer mes, y si no has hecho ejercicio en 5 meses, lo mejor es ir una vez a la semana durante 6 meses.

Ejercicios de cardio, resistencia y flexibilidad.

Tu plan de ejercicios debe incluir rutinas que te ayuden a mejorar tu resistencia cardiovascular, flexibilidad de las articulaciones y resistencia.

La prevención de nuevas lesiones es muy importante, sobre todo si has sufrido una lesión antes de volver al gimnasio después de un año. Si trabajas igualmente duro en estos tres aspectos, tus objetivos estarán más cerca.

Desarrolla tu fuerza mental

Tus pensamientos juegan un papel importante en todos los aspectos de tu vida. Te dice lo que puedes y no puedes hacer. Esto también sucede en los deportes. Por eso, es muy importante estar en un buen estado mental antes de realizar un esfuerzo físico.

Volver a hacer deporte después de un largo parón requiere de una enorme fuerza y ​​determinación.

No querrás recuperar el tiempo perdido haciendo ejercicio a una intensidad muy alta. Esto contribuye al desarrollo de otras lesiones y no permite que las articulaciones y los músculos se adapten adecuadamente a la actividad física.

La motivación es uno de tus peores enemigos. Si no sigues el camino que te propusiste, podrías rendirte. En este sentido, no partas de cero, pero debes saber que aún te queda un largo camino por recorrer.

Las personas con menos experiencia deportiva conocen bien esta sensación. Por este motivo, la motivación es el pilar principal durante los primeros entrenamientos y durante la recuperación de la actividad física tras el descanso.

Establece objetivos realistas

Cuando empieces a hacer ejercicio de nuevo después de una lesión, necesitarás ajustar tu plan de entrenamiento. Una de las primeras cosas que debes hacer es establecer nuevos objetivos dentro de un plazo razonable.

Una buena sugerencia es que el primero de estos objetivos sea recuperar tu forma física anterior. ¿Qué tienes que hacer? Proporciona un volumen de ejercicio con una intensidad y frecuencia apropiadas para este objetivo. No se puede omitir la palabra «honestidad».

No puedes ganar en dos semanas lo que perdiste en meses, pero tampoco puedes posponer demasiado la recuperación porque tu cuerpo no hará los ajustes necesarios para lograrlo.

Descanso

Un buen plan deportivo también debe incluir un buen descanso. No lo olvides si quieres ponerte en forma lo más rápido posible. Esto te ayudará a alcanzar tus objetivos más rápido.

Esto se debe a que el cuerpo dañado por el ejercicio se recupera durante el descanso. Esto significa que puedes adaptarte o prepararte para el esfuerzo que realizas y afrontarlos de una forma eficaz.

En este punto es muy importante considerar el llamado principio de sobrecompensación. Depende de la carga durante el entrenamiento, recuperación y descanso después del entrenamiento.

Combina el entrenamiento de fuerza con el cardio

Pasado un tiempo, cuando vuelvas a hacer deporte, te resultará muy agradable combinar entrenamiento de fuerza y ​​ejercicio aeróbico.

No importa cuál sea tu deporte principal, un poco de inactividad obliga a tu cuerpo a trabajar en todos los aspectos del deporte.

¿Pero qué puedes conseguir con cualquiera de ellos? El entrenamiento de fuerza puede ayudarte a:

  • Fortalece tus articulaciones y músculos, que son importantes para el ejercicio aeróbico.
  • Mejora tu apariencia.
  • Involucra las fibras musculares que no se utilizan durante el ejercicio aeróbico.

Puedes conseguir los siguientes efectos mediante el ejercicio aeróbico:

  • Mejora el rendimiento de ejercicios específicos.
  • Pierde grasa almacenada durante la inactividad.
  • Mejora tu condición física para realizar ejercicios de alta intensidad como HIIT.
  • Fortalece el sistema cardiovascular dañado durante este período.

Combinando estos ejercicios con un plan adecuado, puedes crear una variedad de entrenamientos que puedes entrenar a tu propio ritmo. El entrenamiento de fuerza se puede realizar en casa, al aire libre o en el gimnasio. Utilice pesas, bandas elásticas o ejercicios de suspensión.

Los expertos en medicina deportiva recomiendan el ejercicio y el acondicionamiento como forma de prevenir lesiones. Consulta con un entrenador, instructor o visita un centro de medicina deportiva para evaluar tus fortalezas y debilidades. Todo el mundo tiene fortalezas y debilidades, algunas de las cuales quizás no conozcas o no esperes.

Un buen entrenador o instructor deportivo puede evaluarte y recomendarte ejercicios de acondicionamiento que se adapten mejor a tus necesidades individuales. Esto te ayudará a acceder a las partes más débiles de tu cuerpo, lo que hará que sea menos probable que sufras una nueva lesión.

Hay muchos centros de medicina deportiva, esto será una buena opción. Los entrenadores y terapeutas que trabajan con atletas jóvenes saben más sobre el desarrollo físico y los tipos de lesiones que comúnmente experimentan los adolescentes que los entrenadores que trabajan con adultos.

Cómo ya has sufrido una lesión, estos expertos pueden recomendarte ejercicios de acondicionamiento físico diseñados específicamente para tu cuerpo para ayudarte a recuperar, crecer y fortalecerse.

Únete a nuestra newsletter de marketing

Deja un comentario

Suscríbete y aprende TODO sobre Marketing Digital