Buscar
Close this search box.

Consejos para escoger la ropa y las zapatillas de deporte adecuadas a cada mujer

Únete a nuestra newsletter de marketing

Contenido del artículo

Con la llegada del buen tiempo, muchas personas se proponen dar un giro a su rutina diaria. Aparte de disfrutar del ocio en contacto con la familia, los amigos y la naturaleza, ponerse en forma es otro de los objetivos más populares. Tal y como informa Abigail Orús, desde la página web de datos online Statista, los gimnasios españoles sobrepasaban ya los cinco millones de miembros hace apenas dos años. En sólo un año, más de medio millón de personas se dieron de alta como socios. Esto evidencia que los ciudadanos, al margen de si luego consiguen o no sus objetivos físicos, tienen al menos la voluntad de intentarlo.

Para lograr que la práctica sana del deporte se convierta en un hábito más con el que mantener una buena salud física y psíquica, a continuación, comentamos algunos aspectos que todas las personas deberían tener en cuenta a la hora de comprar ropa y zapatillas fitness para mujer. La elección de una indumentaria u otra, y el calzado, pueden influir considerablemente en el rendimiento del deportista. Por lo tanto, si nos preocupan los objetivos, también han de preocuparnos el chándal y las deportivas que utilizamos para entrenar.

¿De verdad hace falta ropa y calzado deportivos?

La respuesta rápida y lógica es sí. De hecho, si no hubiera esa necesidad, no se habrían creado líneas de ropa exclusivamente deportivas como las que se encuentran en Tenth.Es cierto que no todas las personas optan por utilizar prendas diseñadas para la práctica de deporte, pero corren el riesgo de que sus camisetas y pantalones se deterioren antes de lo debido, queden empapados en sudor, no permitan respirar cómodamente durante el ejercicio, etc. Así pues, utilizar ropa adecuada a la actividad física que vayamos a desarrollar permite:

  1. Evitar rozaduras.
  2. Estar más cómodo durante el entrenamiento.
  3. Alcanzar los objetivos físicos en cada sesión.

Tejidos sin fibras naturales

Las fibras naturales absorben la humedad y el sudor. Tal es el caso del algodón, que no se recomienda al poder causar rozaduras sobre la piel durante el tiempo que la persona permanece haciendo ejercicio. Es posible que, además, aparezcan heridas en la zona inferior de los senos. Para mantenerse seco y evitar estas molestias, las telas que más se recomiendan en ropa deportiva son: poliéster y nylon.

Ambos tejidos son fuertes y resistentes al agua, con lo que pueden utilizarse perfectamente al aire libre y en deportes acuáticos. Como son materiales sintéticos, hay quienes pueden estar preocupados por el impacto medioambiental. Hoy día, es posible comprar ropa deportiva confeccionada (por ejemplo) con nylon reciclado.

Otra tela que también puede ser muy adecuada, especialmente utilizada en mallas para hacer deporte, es la licra. Este tejido se adapta al cuerpo de la persona durante la actividad física, lo que permite el libre movimiento de brazos, piernas…

En definitiva, las cuestiones que hay que tener claras en lo tocante a la indumentaria deportiva se resumen en escoger ropa:

  • Cómoda, sin costuras pronunciadas que puedan irritar la piel.
  • Ligera, que no absorba sudor para no aumentar su peso y suponer un obstáculo durante la práctica de ejercicio físico.
  • Estrecha y ajustada al cuerpo cuando se practican deportes en los que hay riesgos de enganches que convienen evitar.
  • Reflectante, cuando la actividad física se desarrolla durante la noche (por ejemplo: correr al final del día en pleno invierno, cuando oscurece tan pronto).

El calzado inadecuado y los problemas de espalda

Hay una clara relación entre la conveniencia del calzado que llevamos y la salud de la espalda. Como los pies son la base del cuerpo de toda persona, su incomodidad repercute en la estabilidad de la columna. Un calzado inadecuado puede conducir a que la persona compense la inestabilidad de sus deportivas con posturas inadecuadas y poco favorecedoras que repercutirían especialmente de forma negativa en quienes tienen escoliosis.

Escoger las mejores deportivas

Según la actividad física que se vaya a realizar, el calzado deportivo femenino puede variar. En general, conviene valorar:

  1. El soporte del arco, que influye en la alineación de la columna.
  2. La amortiguación, para absorber el impacto.
  3. La ergonomía de las deportivas, que se ajusten bien a la forma del pie: ni grandes, para evitar tropiezos; ni pequeñas, para no dificultar la forma de pisar.

De estos tres aspectos anteriores, la amortiguación es clave para los deportes de alta intensidad o mucho impacto.

En el caso de las mujeres que pretenden salir a correr, hay disponibles:

  • Zapatillas con máxima amortiguación. Este tipo de calzado se aconseja a deportistas que entrenan más de cuatro días a la semana. También es recomendable para personas con más de 80 Kg de peso y para mujeres que tienen sus articulaciones resentidas.
  • Zapatillas con media amortiguación. Están indicadas para las personas que llevan poco tiempo dedicándose al running o que quieren evitar las zapatillas con máxima amortiguación, porque les supone un peso adicional (las zapatillas con media amortiguación son más ligeras).
  • Zapatillas de competición. Si las mujeres deportistas que hacen running pretenden competir, se recomiendan las zapatillas con muy poca amortiguación. Eso sí, únicamente es aconsejable utilizarlas en momentos puntuales, porque su uso diario podría producir lesiones al carecer de tanta capacidad de absorción de impacto.

Únete a nuestra newsletter de marketing

Deja un comentario

Suscríbete y aprende TODO sobre Marketing Digital