La inigualable respuesta hormonal al kettlebell swing

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

El swing de kettlebell es un ejercicio normalmente usado en altas repeticiones para acelerar las pulsaciones y quemar calorías. Cualquiera que haya hecho alguna vez el swing sabe lo intenso que es este ejercicio para el cuerpo en general. El swing ha sido sometido a todo tipo de estudios por parte de la comunidad científica por sus contrastados efectos sobre el cuerpo humano.

En un reciente estudio (1), 10 hombres participaron en una prueba física en la cual realizaron 12 rondas de 30 segundos de swings con una kettlebell de 24 Kg, seguidos de 30 segundos de descanso. Su sangre fue analizada nada más terminar la prueba, 15 minutos después de la misma y finalmente 30 minutos tras acabarla. La frecuencia cardiaca y la escala de esfuerzo percibido fueron anotadas también.

Debemos tener en cuenta a priori que este no es un estudio comparativo. No se está midiendo la comparativa respecto a cambios hormonales contra otros ejercicios tales como la sentadilla o el peso muerto o cualquier otro que ejercite músculos similares. No es el propósito de este estudio determinar si el swing es superior a los citados ejercicios, sino averiguar si el swing es un ejercicio valido para añadir a nuestras rutinas y programas.

aumentar la testosterona

Respuestas hormonales

1. Aumento de la testosterona

Acto seguido de finalizar los swings, los niveles de testosterona subieron un 14% de media entre los participantes. Mientras que esta cifra es bastante significativa, no es particularmente alta, pero teniendo en cuenta que el protocolo de este ejercicio era mas de naturaleza cardiovascular que de trabajo con pesos grandes, podemos afirmar que los resultados son sin duda positivos. Como resultado, los niveles de testosterona volvieron a los niveles previos al ejercicio tras 15 minutos de descanso y volvieron a bajar un poco mas tras 30 minuto de descanso.

2. Respuesta sobre el cortisol

El cortisol también se elevó, como es típico en su respuesta tras el ejercicio intenso. A pesar que muchos atletas buscan minimizar esta hormona catabólica, es realmente muy común que esta hormona registre sus máximos tras el ejercicio intenso, pues actúa siempre en respuesta a cualquier factor determinado por el estrés. De hecho se elevo un 45% mas debido a los swings. Tomo los 30 minutos de descanso que los niveles de cortisol volvieron a sus registros previos antes de empezar la prueba.

3. Aumento de la hormona de crecimiento

La hormona de crecimiento, altamente relacionada con la quema de grasa, también resultó elevada como respuesta a los swings, siendo esta también una respuesta normal al ejercicio físico. La respuesta fue una elevación de 18 puntos por encima de sus medidas en descanso tras terminar el protocolo, algo que tampoco debe de extrañarnos, debido a que los niveles en reposo de la hormona de crecimiento normalmente son bajos. 15 minutos después los niveles se elevaron 21 puntos por encima de sus niveles en reposo, para acabar reduciéndose a 16 puntos al cabo de 30 minutos.

4. Respuesta sobre el lactato

Los niveles de lactato resultantes se equilibraron con los de cortisol. Considerando que los niveles de lactato son unos de los factores del estrés a los que el cortisol responde, esta correlación tiene mucho sentido. Los niveles de lactato se elevaron 6 veces por encima de los registros normales nada más finalizar el ejercicio, seguido de una continua declinación de los niveles hasta alcanzar rangos normales pasados los 30 minutos.

5. Aumento de la frecuencia cardiaca y la escala de esfuerzo percibido

La frecuencia cardiaca y la escala de esfuerzo percibido fueron aumentando progresivamente en cada serie, lo cual indica que los integrantes de la prueba habrían acabado exhaustos de haber incorporado más sets a la misma. La media de latidos por minuto en cuanto a frecuencia cardiaca previos a la prueba fue de 57 por minuto, que es bastante baja. Al finalizar la prueba, los participantes presentaron una media de 170 latidos por minuto, una frecuencia bastante elevada.

Conclusión

Los swings de kettlebells han demostrado su efectividad como ejercicio amparado por infinidad de estudios como el que hemos mencionado previamente. Consiguen optimizar una respuesta hormonal apropiada en aquellas hormonas que intervienen en respuesta al ejercicio intenso. Además, suponen un trabajo cardiovascular excelente y si añadimos un peso que nos resulte desafiante, también trabajaremos la fuerza y explosividad.

Ajusta los tiempos y los pesos para ir progresando en tu swing y no dudes en añadir este extraordinario ejercicio a tus rutinas de entrenamiento habituales.

Referencias

  1. Ronald Budnar, et. al., “The acute hormonal response to the kettlebell swing exercise,Journal of Strength and Conditioning Research, DOI: 10.1519/JSC.0000000000000474
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario

Desayuna con Entrenamiento.com
en tu e-mail

Suscríbete gratis a Entrenamiento.com y recibe cada mañana nuestros últimos artículos, 100% libre de spam.