Aumento de la fuerza con el aumento de la intensidad

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Contenido del artículo

La fuerza en la parte superior del cuerpo y la resistencia se han convertido cada vez más importantes en el esquí de fondo, las diferencias de género entre esquiadores masculinos y femeninos son notables en el desarrollo de la capacidad de fuerza pero en ambos sexos se han demostrado que al aumentar la intensidad ambos mejoran en la capacidad de producir fuerza.

Por otra parte, las diferencias entre ambos géneros respecto a la fuerza son generalmente mayores en la parte superior del cuerpo en comparación con las piernas. Estos hallazgos indican que las mayores diferencias entre los géneros se pueden encontrar en la parte superior del cuerpo y que las diferencias de género en el ejercicio superior del cuerpo pueden aumentar con el aumento de la demanda de energía.

Diferencias entre los géneros

Las diferencias entre los géneros respecto a la capacidad de fuerza en la parte superior del cuerpo entre los esquiadores de fondo aumentan cuando con el trabajo de intensidad se intensifica. Las diferencias de rendimiento entre los géneros no pueden ser observadas tomando solo como indicativo la capacidad aeróbica máxima, las diferencias en el rendimiento respecto a la capacidad de fuerza en la parte superior del cuerpo podría indicar que la fuerza máxima y la capacidad anaeróbica podrían no estar del todo desarrolladas y esto si ser un indicativo de mayor diferencia entre ambos sexos. Esto se apoya en que el mayor trabajo generado por ciclo de movimientos de brazos y una mayor distribución de la masa magra en la parte superior del cuerpo entre los esquiadores masculinos podría marcar una gran diferencia respecto a las mujeres. Además, los esquiadores masculinos suelen entrenar mayores volúmenes de fuerza en la parte superior del cuerpo respecto al las mujeres. Otro indicativo de la diferencia en la capacidad de fuerza puede ser que los hombres respecto a las mujeres utilizan diferentes técnicas para aumentar el ritmo de trabajo cuando la intensidad aumenta.

Conclusión

Las mujeres, en promedio, tienen menor masa muscular total que los hombres. Como resultado, se reduce la capacidad de producción de fuerza máxima, así como también la capacidad de potencia máxima (potencia=fuerza/tiempo). Los registros de fuerza de la parte superior del cuerpo sugieren una diferencia del 40 a 50% promedio entre los sexos, en comparación con un 30% de diferencia en la capacidad de fuerza del tren inferior.

Dentro de la exactitud de las técnicas comparativas aplicadas en los estudios actuales, parece que existe una diferencia en la capacidad de fuerza y potencia entre los sexos pero que pueden adjudicarse en gran parte a la cantidad de músculo del sexo masculino. No registrándose grandes diferencias biomecánicas, que probablemente jugarían un papel importante en algunas situaciones.

Las esquiadoras de fondo tienen un gran potencial para desarrollar la capacidad de fuerza en la parte superior del cuerpo y se beneficiarían de la incorporación de una planificación más localizada en el aumento de esta capacidad a lo largo de la temporada.

Referencias

  • Sandbakk, O., Ettema, G., & Holmberg, H. C. (2012a). Gender differences in endurance performance by elite cross-country skiers are influenced by the contribution from poling. Scand J Med Sci Sports, 24(1), 28- 33.
  • Sandbakk, O., Ettema, G., Leirdal, S., & Holmberg, H. C. (2010). Physiological gender differences associated with sprint skiing performance. Paper presented at the 5th International congress of science and skiing, Arlberg, Austria.

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Deja un comentario

¡Suscríbete y recibe nuestros últimos artículos directamente en tu correo!