Evolución del consumo energético en el esquí de fondo

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Contenido del artículo

Este artículo tiene como objetivo recordar conceptos básicos del entrenamiento aplicados al esquí de fondo. Aspectos como el consumo energético y como ha evolucionado el rendimiento de los atletas gracias a las mejoras introducidas en el material.

Los equipos de esquí de fondo, la técnica así como el costo metabólico han evolucionado a lo largo de este siglo pasado. Noruega cuenta con los mejores exponentes en este deporte e históricamente es un claro dominador del mismo en cuanto a medallas olímpicas nos referimos. Si hacemos referencia a la década del 1920 podemos citar a un gran campeón Torleif Haug (foto 1) que empleaba esquís de madera relativamente pesados (de 6kg aproximadamente).

Campeón noruego de primeros de los años 20.

A partir de la década de 1970 podemos citar a otro gran referente, este es Odd Martinsen (foto 2). Este empleaba los esquís un poco más ligeros (2kg aproximadamente, fijación, botas y bastones).

Campeón de la década de los 70

En la década del 2000 hasta la actualidad citamos a la gran campeona Marit Bjørgen (foto 3) la cual ya utiliza la ultima evolución en material con fibra de carbono, fibras y laminados. Esquís que no llegan al kilogramo cada uno y bastones que no pesan más de 700gr el par. Podríamos afirmar que en la actualidad un atleta profesional no realiza la actividad con un material que supere los dos kilogramos.

Medallista de oro en Sochi 2014.

El costo metabólico por metro de desplazamiento sobre dichos equipos ha disminuido sistemáticamente a través del tiempo, gracias a la gran evolución del material y de las pistas donde se desarrolla la actividad.

Fisiología del esquí de fondo

El esquí de fondo se ha clasificado tradicionalmente como un deporte cíclico de resistencia aeróbica. Ultimas publicaciones han demostrado que la clasificación de este deporte era errónea y que se trata más bien, de un deporte intermitente, con tramos muy intensos, subidas de una duración de entre pocos segundos y escasos minutos (2-3), combinado con tramos de recuperación casi completa, durante las bajadas largas.

Esta disciplina impone amplios retos fisiológicos debido a los múltiples cambios entre las dos técnicas practicadas, cada uno de estos afectan el cuerpo en el tren superior e inferior en diferente grado.

La singularidad de este deporte ha contribuido a un importante interés de los investigadores en ciencias del deporte debido a su ambición de entender más acerca de los factores limitantes del rendimiento en dicha disciplina. En comparación con otros deportes de resistencia, el esquí de fondo es una forma compleja de desplazamiento en la nieve, con una diversidad amplia de tipos de locomoción en los distintos tipos de terrenos con diferentes inclinaciones y velocidades. Esto indica que, en comparación con otros deportes de resistencia, la capacidad aeróbica del esquiador de fondo es fundamental para el rendimiento debido al empleo del tren superior e inferior.

A principios del siglo 20 se llevo a cabo una intensa investigación que incluía no solamente el estudio de la captación del oxígeno pulmonar, si no también determinaciones del gasto cardíaco de la actividad. Una de las conclusiones arrojadas por los estudios, fue que en los sujetos que fueron estudiados en diferentes formas de locomoción, la captación máxima de oxígeno siempre se encuentra realizando esquí de fondo. Gastos cardíacos máximos de más de 40l/min y volumen sistólico de más de 200ml se han medido en esquiadores de fondo de élite, con valores de consumo máximo de oxígeno por encima de 6l/min, con valores relativos en el rango de 80 a 90ml/kg/min.

Realizar una partición de los costos de energía aeróbica para las diversas regiones del cuerpo es muy difícil. Las técnicas modernas, como el PET (Tomografía por Emisión de Positrones) o la MRI (Resonancia Magnética ) para estudiar la respuesta metabólica o el flujo sanguíneo de los músculos específicos pueden servir, por lo menos para algunos músculos, pero sólo para las contracciones musculares sencillas y bien estandarizados, en lugar de los movimientos compuestos como es el caso del esquí de fondo.

Para obtener una imagen más completa del coste energético, las técnicas tradicionales utilizan la medición de flujo sanguíneo regional. Estas técnicas se tienen que realizar midiendo las diferencias de flujo sanguíneo (arterio – venosas) de la región en estudio.

Sólo en esquí de fondo han sido completadas las investigaciones por un grupo de investigación con el fin de analizar el metabolismo y el metabolismo energético aeróbico para brazos y piernas por separado. El test consistió en realizar esquí de fondo en técnica clásica a una intensidad submáxima, en paso alterno, en doble bastón (impulso con ambos bastones), y esquiando solo con piernas. Se tomaron valores de gasto cardíaco (26-27 l/min), la presión arterial media (87mm hg) y la conductancia vascular sistémica, la administración sistémica de oxígeno y pulmonar VO2 (4l/min), alcanzando valores similares, independientemente de la modalidad de ejercicio. Sin embargo, se modificó la distribución del gasto cardíaco en función de la musculatura dedicada a la técnica específica.

El nuevo modelo de carreras de esquí de fondo es el evento de sprint en el que los esquiadores realizan cuatro pruebas separadas de 1200 a 1800m (tiempos de 2 a 4 min de prueba), a partir de una prueba individual en contrarreloj se califican los treinta mejores, y posteriormente consiste en un sistema de eliminación directa de baterías de seis corredores.

Una pregunta relevante surge ante esta nueva modalidad de competición: ¿la capacidad aeróbica también es tan determinante en este nuevo tipo de carreras?

Un estudio reciente investigó las características fisiológicas de ocho atletas de clase mundial y ocho de clase nacional, de la modalidad de sprint de noruega. Los resultados mostraron que los esquiadores de copa del mundo tienen un pico de VO2máx un 8% superior a la esquiadores de nivel nacional. Esto puede que haya sido el primer paso para saber que estamos hablando de atletas de resistencia realizando pruebas cortas.

Conclusiones

El esquí de fondo es tanto mecánica como fisiológicamente muy complejo. La técnica skating y el estilo clásico, se subdividen en varias sub-técnicas diferentes. Los esquiadores deben adaptarse a los cambios de inclinación y de velocidad (debido al terreno y a la nieve) a través de cambios de posición del cuerpo, que se ven afectados por las características fisiológicas de cada cuerpo (rendimiento). Para lograr una mejor comprensión de este deporte, el uso de un enfoque biomecánico y fisiológico es una herramienta importante para aumentar el conocimiento y mejorar el rendimiento.

Referencias bibliográficas

  • Alsobrook, N., Heil, D. (2009). Upper body power as a determinant of classical cross-country ski performance. Eur J Appl Physiol, (105) 633-641.
  • Bergh, U., & Forsberg, A. (1992). Influence of body mass on cross-country ski racing performance. Medicine & Science in Sports & Exercise, 24, 1033-1039.
  • Calbet, J. A., Holmberg, H.-C., Rosdahl, H., van Hall, G., Jensen-Urstad, M., & Saltin, B. (2005). Why do arms extract less oxygen than legs during exercise? American Journal of Physiology. Regulatory, Integrative and Comparative Physiology, 289, R1448-1458.
  • Calbet, J. A., Jensen-Urstad, M., van Hall, G., Holmberg, H.-C., Rosdahl, H., & Saltin, B. (2004). Maximal muscular vascular conductances during whole body upright exercise in humans. Journal of Physiology, 558, 319-331.
  • Christensen, E. H., & Högberg, P. (1950). Physiology of skiing. Arbeitsphysiologie, 14, 292-303.
  • Ekblom, B., & Hermansen, L. (1968). Cardiac output in athletes. Journal of Applied Physiology, 25, 619- Formenti, F., Ardigó, L. P., & Minetti, A. E. (2005). Human locomotion on snow: Determinants of economy and speed of skiing across the ages. Proceedings of the Royal Society, Biological Sciences, 272, 1561-1569.
  • Liljestrand, G., & Stenström, N. (1920). Respirationsversuche beim gehen, laufen, ski- und schlittsschuhlaufen. Skand Arch Physiol, 39, 167-206.
  • Sandbakk, Ø., Holmberg, H.-C., Leirdal, S., & Ettema, G. (2010). Metabolic rate and gross efficiency at high work rates in world class and national level skiers. European Journal of Applied Physiology, DOI: 10.1007/s00421-010-1372-3.
  • Smith, G. A. (2000). Cross-country skiing: Technique, equipment and environmental factors affecting performance. In V. Zatsiorsky (Ed.), Biomechanics in Sport. IOC
  • Encyclopedia of Sports Medicine Series (pp. 247-270). Oxford: Blackwell Science. Smith, G., Kvamme, B. & Jakobsen, V. (2009). Effectiveness of ski and pole forces in ski skating. In E.
  • Müller, S. Lindinger & T. Stöggl (Eds.), Science and Skiing IV (pp. 647-656). Maidenhead: Meyer & Meyer Sport UK.
  • Stöggl, T., Kampel, W, Müller, E., & Lindinger, S. (2010). Double-push skating versus V2 and V2 skating on uphill terrain in cross-country skiing. Medicine & Science in Sports & Exercise, 42, 187-196.
  • Zory, R., Vuillerme, N., Pellegrini, B., Schena, F. & Rouard, A. (2009). Effect of fatigue on double pole kinematics in sprint cross-country skiing. Human Movement Science, 28, 85-98.
  • Åstrand, P. O., & Rodahl, K. (1970). Textbook of work physiology. McGraw Hill.

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Deja un comentario

¡Suscríbete y recibe nuestros últimos artículos directamente en tu correo!