Factores determinantes en la aceleración en futbolistas

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Durante los 90 minutos de un partido de fútbol, los jugadores se ven expuestos constantemente a diferentes situaciones de disputa, ya sea por el balón, por cubrir a un rival, por intentar llegar a un espacio vacío descuidado por su oponente para atacar, y otras más que puedan llegar a suscitarse.

La similitud que podemos llegar a encontrar en todos estos actos es que cada uno de ellos precisa de la velocidad del jugador. Pero esto no es suficiente, ya que no siempre la misma es aprovechada de la mejor manera.

¿A qué se debe esto? A la mala administración de la aceleración cuando se despega, por lo que será necesario investigar un poco más a fondo esta cuestión si deseas mejorarla. Conoce un poco más acerca de los factores determinantes en la aceleración de los futbolistas.

cómo trabajar la velocidad de tus futbolistas

¿A qué se debe nuestra velocidad?

La velocidad en línea recta ha sido analizada por especialistas de acondicionamiento. Se ha analizado a la velocidad de arranque, la aceleración, la velocidad máxima, la desaceleración y la velocidad cooperativa.

La velocidad de arranque es en gran parte una respuesta a algún estímulo que implica una serie de procesos cognitivos. Por ejemplo: estar cubriendo a un delantero; el centrocampista que ve a su delantero, mira hacia abajo y golpea la pelota.

Para concretar este paso, se deben tomar una serie de decisiones de forma rápida. Por ejemplo: ¿Hacia qué espacio se está moviendo el delantero? ¿Cuál es su velocidad? ¿Qué velocidad y qué efecto debo darle al pase? ¿Doy el pase por el suelo o en el aire?

Todo esto y más se hace en fracciones de segundo, cada vez que algo cambia con la pelota. Estas son parte de las funciones mentales que terminan conformando la velocidad de pensamiento y las reacciones. Estos no son reflejos; son reacciones, que no son lo mismo.

Un reflejo, como el reflejo rotuliano, no involucra al cerebro. En cambio, una reacción sí lo hace, porque es allí en el cerebro donde se procesa, interpreta y decide sobre una respuesta coordinada.

Mejora tu aceleración

¿Cómo podemos mejorar nuestras reacciones y nuestra velocidad?

A través de la práctica y la repetición deliberada. Algunos dicen que la diferencia entre los jugadores de élite y los de no tanta élite, es que los jugadores de élite han practicado tanto que la ejecución de sus habilidades es su segunda naturaleza, siendo realizadas en un nivel subconsciente y permitiéndole a la parte consciente del cerebro enfocarse en la parte táctica y no en la habilidad.

La parte de correr puede ser mejorada. Esto también es mental, porque al mejorar en la velocidad de carrera, estamos cambiando en gran medida cómo ejecutamos la habilidad. En el futbol, la mejora de la velocidad de punta de un sprint no es tan importante.

¿Por qué? Observa a los velocistas de 100 metros. Estos corredores no alcanzan su velocidad máxima hasta el tercio medio de la carrera; se tarda 30 metros para llegar a la máxima velocidad. En el fútbol, los sprints completos (es decir, más de 30 metros) son bastante raros, porque la mayoría son de 30 metros o menos.

Esto significa que el tiempo dedicado a la enseñanza para aumentar la velocidad de punta de los sprints podría ser mejor invertido en otras cosas, como por ejemplo: los primeros 30 metros en donde el jugador está reaccionando y acelerando, pero nunca alcanzando la velocidad máxima. Con esto, queremos decir que los pasos iniciales son los más importantes.

cómo mejorar la aceleración en fútbol

¿Cómo podemos mejorar nuestros pasos iniciales?

Para que los primeros pasos adopten una buena forma, son fundamentales 3 factores: postura, acción de brazos y la acción de piernas.

1. Postura

La mayoría de la gente se dobla en la cintura cuando corre, principalmente al despegar. Si bien, es cierto que debemos inclinarnos cuando aceleramos, la inclinación debe provenir del tobillo, no de la cintura.

2. Acción de brazos

Todos sabemos que los brazos y las piernas trabajan juntos diagonalmente; es decir, la pierna izquierda y el brazo derecho hacia adelante y las otras extremidades hacia atrás.

Una acción de brazo exagerada en la altura y la velocidad de balanceo de los brazos ayuda a la acción de la pierna cuando corremos rápido.

mejorar la aceleración en fútbol

3. Acción de piernas

En los primeros 4 o 6 pasos deberíamos centrarnos en empujar contra el suelo de una manera tal que podamos impulsar el cuerpo hacia adelante.

Aquí es donde muchos jugadores jóvenes se equivocan, ya que piensan erróneamente que al tomar grandes zancadas van a cubrir mucho terreno rápidamente. Si ese primer paso es largo, a continuación estarían desacelerándose a sí mismos por estar aplicando una fuerza de frenado hasta que sus cuerpos y sus pies estén pesados, y recién ahí comienzan a empujar contra el suelo para seguir adelante.

En cambio, si estos primeros pasos son cortos, estarán empleando todo su esfuerzo para empujar contra el suelo y lograrán propulsarse a sí mismos hacia adelante. Después de 4 o 5 pasos, luego podrán estar más erguidos y traer sus caderas bajo sus troncos.

Aceleración en futbolistas

Conclusión

Por todo lo dicho anteriormente, queda más que claro que lo más importante es trabajar los primeros 30 metros de recorrido de un jugador, pero principalmente, sus primeros pasos iniciales cuando arranca.

Si los pasos iniciales están bien trabajados, será mucho más fácil para ti conseguir una aceleración óptima, al punto que sentirás una diferencia importante con respecto a tu velocidad de despegue y tu forma de correr anterior.

Referencias

  • Donald Kirkendall, Soccer Speed: Perfecting the First 30 Meters. Para Active [revisado en febrero de 2016].
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario