Halterofilia en mujeres: consejos para practicarla sin riesgos

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

La halterofilia en mujeres es una de las opciones más acertadas para mejorar la condición física y por tanto, contribuir a una buena salud. Aprende los beneficios que puede aportarte y consejos prácticos para no hacerte daño.

¿Qué es la halterofilia?

La halterofilia es una de las opciones más acertadas para mejorar la condición física y por tanto, contribuir a una buena salud. Para practicar este deporte no importa la edad ni la condición física de la persona, ya que se puede ir adaptando a cada nivel y a cada sujeto, debido a la versatilidad de esta actividad.

La halterofilia es un deporte olímpico que tiene cuyo principal objetivo levantar una barra con discos desde el suelo hasta arriba de la cabeza.

El propósito de este deporte no es favorecer la hipertrofia muscular en sí, sino levantar el mayor peso posible, independientemente del tamaño muscular que tenga el sujeto. Es una disciplina que puede ayudarte a adquirir velocidad, técnica, fuerza física y mental, así como mejorar tu agilidad, flexibilidad y destreza.

Halterofilia

¿Cómo surge la halterofilia? Un poco de historia

La halterofilia es una palabra que tiene su origen de la palabra halterfilos, la cual está compuesta de dos palabras de origen griego.

  • Halter, cuyo significado es pesas o peso.
  • Filos, que significa amor o inclinación por algo.

Literalmente, se podría decir que el término halterofilia significa “amor por las pesas”, aunque otras traducciones lo interpretan de manera diferente.

En cuanto al origen de este deporte, lo primero que se nos puede pasar por la cabeza es que debido al término griego de su nombre, su procedencia sería de ahí, de la antigua Grecia. Pero realmente parece que no, que el origen de la halterofilia es un poco más antiguo. Se dice que en la antigua China ya los emperadores realizaban competiciones de levantamiento de peso para demostrar su poder, incluso parece ser que los soldados de esa época también debían realizar estas pruebas de fuerza, si querían pertenecer al ejército, por lo que no se puede hablar de un momento concreto cuyo origen de la disciplina. Aunque es en el siglo VI a.C en Grecia que se le da el nombre de halterfilos a esta práctica.

Beneficios de la halterofilia en mujeres

La halterofilia es una disciplina deportiva muy interesante debido a su versatilidad y complejidad de movimientos que hará que tu cuerpo vaya generando adaptaciones para mejorar tanto el aspecto físico como el rendimiento.

Algunos de los beneficios de la halterofilia son:

Mejora la musculatura

Cualquier ejercicio de fuerza va a ayudar a que tu masa muscular crezca y se vea más fuerte, por lo que la halterofilia te ayudará a cambiar tu composición corporal hacia una más saludable y con menos grasa. Cuando haces halterofilia estarás obligando a que tus músculos trabajen, se pongan fuertes y se hagan más grandes.

Esto que a priori parece solo un aspecto estético, no debe confundirte, y que una mayor musculatura hace que los huesos y las articulaciones sufran menos. De este modo, se consigue evitar lesiones y tratar algunas dolencias como la escoliosis, los dolores lumbares o los problemas articulares en rodillas, tobillos y codos. Los músculos sirven como amortiguadores disminuyendo el impacto en las estructuras óseas.

Ayuda a combatir enfermedades como la osteoporosis

En torno a los 18 años las mujeres establecen casi la totalidad de la densidad mineral que van a tener a lo largo de su vida. Se ha visto que personas que realizan deportes de fuerza o de gran impacto en edades tempranas ven mejorada esta densidad mineral y se favorece el desarrollo y fortalecimiento de la masa ósea.

Debido a la menopausia, el cuerpo de la mujer empieza a sufrir alteraciones. Se dificulta la absorción de ciertas vitaminas y minerales que a la larga pueden desencadenar ciertas patologías como la osteoporosis.

La Halterofilia puede ayudar a prevenir y a mejorar el estado de los huesos, ya que activa el cuerpo y hace que los huesos sean más sensibles a la captación y asimilación del calcio.

Previene la artritis

La artritis es la inflamación de las articulaciones. El hecho de que estas se inflamen puede provocar mucho dolor, entumecimiento y, en algunas ocasiones, la inmovilización de alguna zona del cuerpo.

Uno de los beneficios de la halterofilia en mujeres es que ayuda a combatir la inflamación de los ligamentos y las articulaciones que vienen generados por la menopausia.

Combate y ayuda a prevenir la diabetes

Cuando practicas actividad física tu cuerpo entra en una especie de catarsis. Tu organismo empieza a utilizar la grasa y la glucosa almacenada haciendo que la resistencia a la misma pueda llegar a aumentar un 24% en 4 meses en algunos casos, con esto, no estamos diciendo que los diabéticos vayan a dejar de serlo per se, pero si pueden verse reducidos los valores de glucemia en sangre e incluso evitar la diabetes gestacional o la diabetes por menopausia.

La Halterofilia es una buena forma de mejorar la resistencia a la insulina, además de ayudar a nuestro organismo a no sufrir posibles complicaciones.

Mejora el funcionamiento del organismo

La halterofilia en mujeres adultas es una de las mejores prácticas para mejorar todas las capacidades físicas básicas en su conjunto. Esta disciplina deportiva va a ayudar a mejorar tu organismo porque acelera, mejora y aumenta el riego sanguíneo. Por tanto, se facilita el transporte de nutrientes, haciendo que estos lleguen antes y mejor donde deben.

Hay que tener en cuenta que un buen funcionamiento del riego sanguíneo, implica una mejoría de los glóbulos rojos y blancos, por lo que tu sistema inmunitario se hace mucho más fuerte y seguro frente a ataques no deseados como ciertos tipos de virus o ciertas enfermedades degenerativas.

Por otro lado te ayuda a tener un menor riesgo de padecer un ataque al corazón y sufrir enfermedades cardiovasculares.

Halterofilia y mujer

Consejos para practicar halterofilia sin riesgo

Para mantenerte alejada de las lesiones en esta práctica deportiva atiende a los siguientes consejos que te proponemos:

Domina la técnica

La realización de los ejercicios requiere de cierta técnica para no hacerte daño, por lo que necesitarás al principio la ayuda y el asesoramiento de un instructor/a que pueda corregir y depurar la técnica de ejecución de los ejercicios.

Trabaja la movilidad

Una buena movilidad de las articulaciones es vital si no quieres sufrir ningún tipo de accidente, por lo que sería recomendable dedicar entrenamientos específicos que te ayuden a mejorar en este aspecto.

Deja suficiente descanso entre sesiones

Los entrenamientos de halterofilia suelen ser bastante intensos, por lo que si no dejas suficiente tiempo para que tu cuerpo pueda recuperarse, estarás exponiéndolo a una fatiga que a la larga, puede derivar en lesiones.

Realiza ejercicios de compensación muscular

Realizar ejercicios para compensar la musculatura trabajada en los levantamientos de halterofilia y corregir desequilibrios es esencial si no queremos padecer ningún tipo de molestia o lesión. Aunque los ejercicios de halterofilia son ejercicios multiarticulares y que implican un gran número de músculos, la mayoría de ellos se trabajan sin prestar atención a la fase excéntrica, por lo que realizar ejercicios donde predomine esta fase o se hagan en isometría pueden ser una muy buena idea para completar el entrenamiento de este deporte.

Referencias

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Deja un comentario