Metodología del proceso de enseñanza en categorías inferiores

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

A continuación pretendo desarrollar los puntos más importantes relacionados con las distintas metodologías del proceso de enseñanza – aprendizaje de iniciación deportiva en categorías llamadas inferiores o de formación deportiva.

Comenzaré diciendo que no existe unanimidad en cuanto a la organización de las sesiones (aunque la mayoría de los autores coinciden en que la organización base de una sesión debe contener los apartados de calentamiento, parte principal y vuelta a la calma), por lo que esta situación se puede  resumir con el refrán español cada maestrillo tiene su librillo”.  Cambiando “maestrillo” por “entrenador”, nos podemos dar cuenta de que, dependiendo de las influencias que un entrenador haya tenido a lo largo de su vida (experiencia deportiva, formación, compañeros, amistades…), su manera de entrenar y de concebir una sesión será totalmente diferente y personal.

Por ese motivo, es importante tener en cuenta que hacer una clasificación de cuál debe ser la organización de una sesión es prácticamente imposible. Sin embargo, a continuación presento lo que bajo mi punto de vista sería una división ideal de una sesión de entrenamiento, influenciada mi opinión por mi formación en el Grado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte en la Universidade de A Coruña, mis años de práctica deportiva, diferentes autores que consulté, etc.

Comunicacion en el entrenamiento

Fases de una sesión de entrenamiento

Una sesión de entrenamiento debería constar de las siguientes fases:

  • Informativa: Rápida y sencilla. Cuando los jugadores acaban de llegar y antes de empezar (se puede llevar a cabo justo después de pasar lista, en el caso de que fuera necesario). En ella se informa brevemente a los jugadores cuáles serán los objetivos a trabajar en la sesión.
  • Calentamiento: Breve y sencillo. Normalmente llevado a cabo por los jugadores siguiendo una rutina que ya conocen, a no ser que sea necesario introducir alguna variante debido a que los ejercicios que se van a llevar en la parte principal lo requieran.
  • Parte principal: En la cual se desarrollarán los objetivos principales de la sesión.
  • Vuelta a la calma: Corta. También llevada a cabo por los jugadores de una manera autónoma, a no ser que sea necesario introducir alguna variante debido a los ejercicios llevados a cabo durante la parte principal.
  • Repaso: Rápido y breve de lo trabajado durante la sesión (normalmente integrado en la vuelta a la calma por motivos de economía de tiempo).

Una de las ideas que deben primar en lo referente a la organización de las sesiones de entrenamiento es el principio de individualización y diferenciación de la enseñanza como adaptación a las características personales del alumno. Por ello a la hora de planear los diferentes ejercicios se debe llevar a cabo de manera general, pero siempre teniendo en cuenta dichas características individuales, por lo que siempre se debe tener pensado, en caso de que fuera necesario, cómo adaptarlo a determinadas alumnos, debido a que los grupos de trabajo suelen ser claramente heterogéneos.

Para el control y desarrollo de la sesión es recomendable utilizar un modelo pedagógico directivo, que consistiría en proponer un ejercicio que los jugadores realizarían y así sucesivamente. Pero no debe ser un modelo cerrado, ya que en ocasiones les debería dejar participar dándoles a escoger entre dos / tres ejercicios para ver cuál preferirían hacer o, incluso, decirle cual es el objetivo y dejarle plantear el ejercicio a uno de ellos.

Estrategias de comunicacion

La metodología de la práctica también depende del entrenador, pero la metodología que más se está aplicando actualmente, hablando siempre de deporte de formación en edades tempranas, es la metodología mixta con polarización de la atención, que combina la metodología global con la analítica en función de los contenidos a trabajar y/o las necesidades del momento. En todo momento hay que considerar que la práctica no debe limitarse a la repetición de una determinada tarea, ya que así no nos aseguramos la consecución del objetivo, y ahí es dónde cobran importancia la realización de subtareas prácticas de asimilación y de tareas para recordar los aprendizajes anteriores.

Comunicación en el entrenamiento

La comunicación durante las sesiones de entrenamiento debe cumplir las siguientes condiciones:

  • Objetividad: transmitirle a cada jugador la información correcta acerca de lo que tiene que hacer, evitando la información errónea.
  • Cantidad: que sea justa y precisa (ni excesiva ni escasa).
  • Graduada: durante la sesión dar la información importante, las anécdotas para el inicio o el final.
  • Adaptada: a través de un lenguaje adaptado a la comprensión de los jugadores.

Para que la trasmisión de información sea lo más efectiva posible hay que apoyarse en el canal visual y el canal auditivo. Cuando se vaya a realizar un ejercicio que ya se haya practicado antes, el canal auditivo debería ser el predominante, mientras que, si se trata de un ejercicio o situación nueva, la información se debería transmitir a través del canal auditivo combinándolo con el canal visual. Pero hay que intentar no abusar mucho del canal visual, ya que, a pesar de ser muy efectivo (y más a estas edades), por él se puede trasmitir mucha información errónea (errores a la hora de realizar los gestos técnicos…) que los jugadores pueden asimilar, por lo que a la hora de utilizarlo se deberá actuar con mucho cuidado y preocupación. Además, el objetivo debería ser que los jugadores no aprendan por imitación, sino por descubrimiento.

Estilo de enseñanza a emplear

El estilo de enseñanza utilizado depende de muchos factores: grupos, entrenador, ejercicios, etc., pero el que más se adapta por lo general en las categorías de iniciación y de formación es el estilo de mando directo, pero con un estilo de comunicación democrático. A esas edades los jugadores no son lo suficientemente maduros como para tener autonomía parcial o total, pero tampoco el entrenador puede actuar como un dictador tiránico, ya que eso seria, también, contraproducente. Por todo ello, uno de los estilos que mejor se adapta a las necesidades de los jugadores en categorías inferiores a la hora de conseguir los objetivos propuestos es el que mencioné anteriormente.

Estrategias de motivación

Las estrategias de motivación se deben usar con el fin de aumentar la motivación, la atención y la implicación por parte de los jugadores en las sesiones de entrenamiento y en los partidos. Aunque existen infinidad de técnicas y métodos, una de la que más funciona cuando nos referimos al trabajo con categorías inferiores consiste principalmente en proponer pequeños desafíos mientras los jugadores realizan los ejercicios. Dichos desafíos pueden ser del estilo de “a ver qué pareja da 20 toques de dedos sin que caiga el balón”, “¿quién es capaz de rematar a la zona X?”, etc. Sin embargo no se debe abusar de estas propuestas, ya que de hacerlo perderían su condición de desafíos y se convertirían en rutinas; el secreto está en saber cuándo, cómo y a quién proponerlos.

Comunicacion en categorias inferiores

Control de contingencias

Para finalizar, en lo referente al control de contingencias se debería llevar a cabo concienciado a los jugadores y bajo la estricta supervisión del entrenador centrándose sobre todo en dos aspectos:

  • Comprobación del material (su estado, su situación por el espacio…) y la instalación (seguridad, comprobar que no haya elementos peligrosos o amenazantes…) antes, durante y después de cada sesión de entrenamiento.
  • Recogida y guardado de todo el material utilizado al finalizar la sesión, comprobar que en la instalación no queda nada sin recoger, mientras el entrenador explica los balones tienen que estar agarrados en las manos y todo el mundo quieto y escuchando…

Gran parte de este control de contingencia debería ser realizado por los jugadores con el fin de concienciarlos sobre la importancia del orden y de la seguridad. Con el objetivo de no únicamente formar buenos jugadores sino formar personas responsables y concienciadas con el valor de la seguridad y el respeto y que vayan poco a poco adquiriendo responsabilidades, con el fin de guiarles hacia el trabajo autónomo.

Bibliografía

  • Navarro Valdivielso, Fernando (2010). Planificación del entrenamiento y su control. Madrid: Cultiva Libros.
  • Vasconcelos Raposo, Antonio (2000). Planificación y organización del entrenamiento deportivo. Barcelona: Paidotribo.
  • Vázquez Lazo, Juan Carlos (1995). El deporte en el ámbito escolar: iniciación deportiva –conceptos globales-. Oleiros: Centro Galego de Documentación e Edicións Deportivas.
  • Vázquez Lazo, Juan Carlos (1996). Fundamentos de los deportes sociomotores: guía de seguimiento de contenidos. Tomo I. Bastiagueiro: ADINEF.
  • Vázquez Lazo, Juan Carlos (2004). Manuales para la enseñanza: iniciación al rugby. Madrid: Gymnos Editorial Deportiva.
  • Verkhoshansky, Yury (2002). Teoría y metodología del entrenamiento deportivo. Barcelona: Paidotribo.
  • Weineck, Jürgen (2005). Entrenamiento total. Barcelona: Paidotribo.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Deja un comentario