Resistencia en los deportes colectivos

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

¿Practicas fútbol, baloncesto, balonmano, rugby o algún otro deporte colectivo? Si estás pensando que muy pocas cosas tienen en común estos deportes estás en lo cierto, son muy distintos tanto a nivel técnico como táctico, pero sí que tienen algunas cosas en común. Para empezar, todos son deportes de equipo en los que la táctica colectiva predomina sobre la individual. Por otro lado, está el aspecto en el que me voy a centrar en este artículo, la resistencia. En este aspecto, todos tienen unos requerimientos energéticos de tipo mixto (aeróbico y anaeróbico). Es decir, todos presentan intervalos de tiempo con acciones intensas físicamente, pero también permiten momentos de recuperación de mayor o menor duración, algo similar a lo que ocurre con los métodos de entrenamiento fraccionado de la resistencia. Por tanto, los jugadores de este tipo de deportes deben trabajar tanto su VO2 máx. como su capacidad de recuperación.

Está claro que todos estos deportes se caracterizan por unas exigencias técnico-tácticas elevadas, y está claro que con la llegada de la fatiga al organismo se empeoran los patrones técnicos y perdemos capacidad para solucionar las acciones tácticas que nos presenta el juego. Por tanto, la llegada de la fatiga y la intensidad de la misma es un factor crucial en estos deportes y merece ser un factor incluido en los entrenamientos si realmente queréis mejorar vuestro rendimiento. Sin embargo, suele ser un factor bastante descuidado, sobre todo en los niveles amateur de estos deportes, por tanto, en este artículo voy a analizar tanto los requerimientos físicos de resistencia de estos deportes de manera detallada, para así saber cómo debemos entrenar la resistencia para mejorar realmente nuestro rendimiento.

Requerimientos físicos

Como he dicho, la particularidad que hace similares a este tipo de deportes es la temporización de los mismos, es decir, los periodos interválicos de actividad que se alternan con periodos de recuperación. Por tanto, éste será el primer factor a tener en cuenta a la hora de conocer qué vías de obtención de energía deberemos entrenar para mejorar nuestro rendimiento. Pues bien, tras revisar varios estudios analizando este aspecto, he podido extraer las siguientes conclusiones:

  1. La media de los periodos de actividad en los deportes de equipo se sitúa entre los 11-40 segundos. Es poco frecuente que dichos periodos sean mayores a 1 minuto y, aunque en raras ocasiones, unas 2 veces por partido se da que el periodo de actividad puede alcanzar los 2 minutos.
  2. De la misma manera, los periodos de recuperación tienen una duración media de entre 11-40 segundos. Tan sólo un 2,5% de los periodos de recuperación superan ese tiempo.
  3. Existe relación entre las duraciones de dichos periodos, pues, lo que ocurre generalmente es que cuanto más largos son los periodos de actividad, más se alargan los periodos de descanso posteriores.
  4. En cuanto a la intensidad, en los periodos de actividad, la frecuencia cardíaca se sitúa en torno a las 174 ppm, mientras que en los periodos de reposo está en torno a las 154 ppm. Sin embargo, sabemos que la frecuencia cardíaca es poco fiable, por ello traduciré estos datos a concentración de lactato, que se sitúa en unos niveles medios-altos de concentración máxima.

De estos datos podemos sacar la primera conclusión:la variedad en la gama de intensidades y duraciones de los tiempos de actividad-reposo se va a traducir en una amplia variedad de factores que limitan el rendimiento. A continuación, voy a analizar qué tipo de vías de obtención de energía van a ser las más demandadas en este tipo de deportes. Para las personas que no dominen este tema recomiendo la lectura de vías energéticas para la obtención del ATP. Comenzaré analizando la participación de la ruta aeróbica en estos deportes, que está directamente relacionada con el VO2 máx. que presenta una persona, de hecho, podemos medir su capacidad y su potencia aeróbica a partir de este dato. De nuevo, analizando los resultados de diversos estudios he vuelto a extraer conclusiones:

  1. La participación de la ruta aeróbica para la obtención de energía va a ser la menos importante en este tipo de deportes.
  2. Su importancia va aumentando conforme se alarga el partido y aumenta su intensidad. Cuando ocurre esto, el organismo comienza a utilizar el glucógeno y las grasas almacenadas en el organismo, degradándolas a pirutavo e introduciéndolas en el ciclo de Krebs.
  3. Sin embargo, una intensidad suficiente como para llegar al VO2 máx. del deportista sólo ocurre entre un 1,5-2,5% del tiempo total de los partidos. Por lo tanto, es muy poco tiempo y los deportistas no suelen tener excesivos problemas, por lo que podemos decir que el VO2 máx. es menos relevante en deportes de equipo que en deportes puros de resistencia (como el running, el ciclismo, la natación,…).
  4. De hecho, los deportistas de alto nivel en estos deportes tienen unos niveles de VO2 máx. de entre 50-60 ml/kg/min. Aunque estos valores están por encima de los de la población general, están muy por debajo de los deportistas de resistencia.

Con estos datos, podemos concluir que el VO2 máx. no va a ser un factor limitante en los deportes de equipo, y además, hay estudios que sugieren que demasiado desarrollo de esta cualidad va a interferir con las ganancias de potencia, mucho más importante en los deportes que nos ocupan. Por tanto, podemos concluir que, en cuanto a la capacidad aeróbica, los deportistas de deportes colectivos necesitan un adecuado VO2 máx. y una base aeróbica, pero sin incrementar demasiado este valor, ya que no va a reportar ganancias en su rendimiento, y sin embargo sí que puede perjudicar en las ganancias de potencia. Analizado ya el componente aeróbico de estos deportes, continuaré con las demandas anaeróbicas, entre las cuales recuerdo que existen 2 vías de obtención de energía: la de fosfágenos (aláctica) y la láctica.

Para empezar, como ya os podéis imaginar, aunque se vayan alternando las vías de obtención de energía, podemos decir que este tipo de deportes tienen un gran componente aneróbico. Recordemos que los periodos de actividad están entre los 11-40 segundos, lo cual nos puede llevar a pensar que la vía que más utilizamos es la aláctica o de fosfágenos. Pero ésta presenta un problema, y es que sólo aguanta durante 8-10 segundos a máxima intensidad, y necesita de 2 minutos de recuperación para su reposición completa. Por tanto, podemos imaginar que dicha vía se va a agotar rápido, entonces, ¿cuándo va a entrar en juego? Pues la ruta de los fosfágenos va a entrar en acción en las acciones más explosivas y cortas de los partidos (lanzamientos, 1×1, sprints cortos, saltos,…) y también en los primeros segundos de cada periodo de juego. Entonces sabemos que esta vía se va a agotar realizando este tipo de deportes, pues aquí tenemos el primer factor limitante y, por tanto, uno de los protagonistas en nuestros entrenamientos.

¿Qué ocurre cuando se agota la vía de los fosfágenos? Pues sólo nos queda una ruta metabólica por analizar, y será la que entre en juego en la mayor parte de los partidos de los deportes colectivos: la anaeróbica láctica. Como ya sabemos, el principal problema de esta vía no está en la producción de lactato (ya que éste va a ser resintetizado a glucosa para obtener más energía), sino en los hidrogeniones (H+) que se liberan con ese lactato, que van a incrementar la acidez del medio y, con ella, nuestra fatiga. Por tanto, tenemos aquí el segundo factor limitante.

Por tanto, ya podemos concluir que aunque las tres rutas intervengan en la obtención de energía en estos deportistas, las de corte anaeróbico van a tener una importancia mucho mayor. De tal manera que un jugador de un deporte colectivo va a necesitar una gran potencia y capacidad anaeróbica aláctica y una rápida regeneración de los fosfágenos. Además debe ser capaz de tener una buena tolerancia para soportar los niveles medio-altos de lactato que hemos dicho que se generan en estos deportes. Y, por último, debe tener una base aeróbica.

En conclusión, ya sabemos que nuestros entrenamientos en resistencia se deben centrar en adquirir una buena base aeróbica, pero no entrenar demasiado esa ruta. En cambio sí debemos centrarnos en mejorar todo lo posible nuestra capacidad y potencia anaeróbica. Y todo esto nos va a permitir, entre otras cosas, para planificar mejor nuestros entrenamientos y así mejorar nuestro rendimiento.

Fuentes

  • Álvarez, J., Giménez, L., Corona, P. y Manonelles, P. (2002). Necesidades Cardiovasculares y metabólicas del fútbol sala: análisis de la competición. Apunts: Educación física y deportes, Nº67, págs 45-53.
  • López de Viñaspre, P. (1993). Entrenamiento de la resistencia en baloncesto. Apunts: Educación física y deportes, Nº34, págs 60-67.
  • Colli, R.; Faina, M.; Gallozzi, C.; Lupo, S.; Marini, C. (1987). «L’ allenamento della resistenza nei giochi sportivi». Rivista di Cultura Sportiva. SDS. 8:78-85.
  • Astrand,P.O.; Rodahl, K. (1986). Textbookofworkphysiology. 3ªed., New York: McGraw-Hill.
  • Campos, M.A. (2012). Consideraciones para la mejora de la resistencia en fútbol. Apunts: Educación física y deportes, Nº110, págs. 45-51.
  • Ruffino, J.D., Wheeler, A. (2003). Niveles de lactato en sangre y frecuencia cardiaca en partidos de rugby modalidad seven. Lecturas: Educación física y deprotes, Nº58.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

6 comentarios en “Resistencia en los deportes colectivos”

  1. Hola. En primer lugar felicitaros por el simple hecho de crear esta página y el trabajo que ello conlleva.
    El artículo es interesante, pero no creo que se pueda analizar la resistencia de todos estos deportes, aunque tengan en común que son todos colectivos, ya que hay que tener en cuenta la naturaleza del deporte y un factor clave es el número de cambios, ya que en baloncesto o balonmano por ejemplo son ilimitados, lo que repercute claramente en el tiempo de descanso.
    En fútbol por ejemplo, la vía energética estrella es la potencia anaeróbica aláctica, ya que es la que marca la diferencia en las jugadas determinantes, el 1×1 o los disparos a puerta. En cuanto a la potencia anaeróbica láctica, aunque hay que trabajarla, no demasiado ya que no es una vía energética que tenga gran importancia en este deporte, ya que los esfuerzos a alta intensidad de una duración superior a 30 segundos son muy excepcionales. Sin embargo, la capacidad anaeróbica aláctica, sí que se debe de trabajar, ya que se corresponde con los niveles medios de lactato del fútbol (alrededor de 4 Mmol)
    Otra gran diferencia entre estos deportes es el sustrato energético que consumen, ya que por ejemplo en el fútbol se consume mayoritariamente glucógeno (lo que hace que tengan que jugar cada 72 horas como mínimo) mientras que en otros deportes como el baloncesto, al tener cambios ilimitados y muchos parones entre jugadas, hace que puedan jugar en días consecutivos.
    Un saludo y a seguir así.

    Responder
    • Hola Urko,
      Evidentemente, como comentas, los deportes colectivos no son idénticos en cuanto a las demandas energéticas, pero sí que tienen ciertas semejanzas, que es lo que pretendo mostrar con este artículo. Y analizarlas nos sirve, de una forma general, para programar nuestros entrenamientos.
      Como también comentas, la vía energética más decisiva es la anaeróbica aláctica, ya que es la predominante en las acciones principales de todos estos deportes, no solo de fútbol, también es la que actúa en los saltos y lanzamientos de baloncesto y balonmano, placajes de rugby, etc.
      En lo que no estoy de acuerdo es en que la ruta anaeróbica láctica no sea importante en el fútbol. Si sólo actuara la aláctica, el partido sólo duraría unos minutos (y ya es mucho). La acumulación de lactato en fútbol no es tan alta como en baloncesto, ya que los descansos entre jugada y jugada suelen ser mayores, sin embargo lo normal es que esté por encima de los 4Mmol/L, aunque eso depende de la intensidad del partido (y del estudio que hayas consultado para sacar ese dato), aunque he revisado varios estudios y te confirmo que lo normal es que sea más alta.
      En cuanto al sustrato energético, he de decirte que te estás contradiciendo, ya que dices que en el fútbol se consume principalmente glucógeno, el cual se degrada a través de la glucólisis anaeróbica (que produce lactato), por tanto estamos hablando de la ruta anaeróbica láctica que, como te digo, va a ser muy importante en este tipo de deportes.
      Muchas gracias por tu aportación, ojalá nos llegaran comentarios así todos los días para seguir mejorando, espero haber resuelto tus dudas y si tienes alguna más, la atenderé sin problemas. Un saludo! =)

      Responder
  2. Perdona por este comentario de otra rutina, pero es que no me acepta el comentario en el art.de stronglift.
    Hola! Me gustaria empezar con esta rutina, pues llevo varios meses alternando 1semana con rutina fullbody de 3 dias con otra de 4 dias por grupos musculares.
    1-Quisiera consultar sobre la dieta ? Ya que mi intencion es coger volumen y fuerza. Indicas que debe ser hipercalorica … Mi duda es si debe ser así todos los días entrene el stronglift o no. (Yo los días que no hago pesas suelo caminar rápido 1hora o bici. ) .
    O debería ser algo así como superávit los días de la rutina y de déficit los de no rutina.. Algo así como la rutina de ganar músculo y perder grasa ?
    2-cuando termine con esta rutina, ya es agosto que podría hacer en ese mes? ya que tengo intención de empezar en septiembre con vuestra rutina de retoentrenamiento.

    Muchas gracias de antemano, esperando tus consejos. Y daros la enhorabuena por la revista. Me parece muy sería y documentada. Con muy buenos contenidos. Un saludo y gracias.

    Responder
  3. Disculpa nuevamente. La rutina era stronglift 5×5. Y el artículo de Arturo cantonero.agradecería su respuesta. Muchísimas gracias. Saludos

    Responder
  4. soy entrenador de basquetbol,que entrenamiento recomiendan en pretemporada para mejorar la potencia anaerobica alactica? pregunto para poder maximizar los entrenamientos y poder desarrollar esta capacidad que es tan importante en este deporte…desde ya muchas gracias

    Responder
    • Hola Daniel,
      Para el resto de lectores aclararé la diferencia entre capacidad y potencia aláctica. La capacidad es el máximo tiempo que podemos estar utilizando una determinada ruta metabólica, mientras que la potencia es el mayor rendimieto que puede tener esta ruta. Dicho esto, me preguntas por potencia anaeróbica aláctica, que como sabemos utiliza el sistema de fosfágenos durante un tiempo muy limitado (8-10 segundos). Por tanto, la estructura de entrenamiento deberían ser unos periodos de trabajo muy cortos, pero muy intensos. Si quieres alargar la capacidad de los jugadores te recomiendo que hagas descansos incompletos (1 minuto como máximo), en cambio, si lo que quieres mejorar es su potencia serían más interesantes los descansos completos (superiores a 2 minutos en este caso), todo esto explicado de una forma muy general.
      Los tipos de ejercicios que te permiten trabajar así serían multisaltos, cuestas, arrastres,… y, dependiendo del momento de la pretemporada podrás integrarlo con trabajo específico de baloncesto o no, si quieres mi opinión, nunca aísles los elementos del baloncesto en tus ejercicios (piensa en las posibilidades que te ofrece el trabajo de los contraataques en este caso).
      Un saludo!! =)

      Responder

Deja un comentario

Desayuna con Entrenamiento.com
en tu e-mail

Suscríbete gratis a Entrenamiento.com y recibe cada mañana nuestros últimos artículos, 100% libre de spam.