¿Cómo hacer ejercicio en silla de ruedas?

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Llevar una vida en silla de ruedas no tiene por qué ser un impedimento a la hora de hacer ejercicio.

Independientemente de la silla de ruedas que tengas, ya sea una silla de ruedas ligera, eléctrica, reclinable, entre otras, es posible fortalecer los músculos con algunos ejercicios específicos.

Hacer deporte diario genera múltiples beneficios para la salud a corto y a largo plazo, tanto a nivel mental como a nivel físico.

Precisamente los usuarios en silla de ruedas, tienen mayores probabilidades de desarrollar ciertas enfermedades relacionadas al sedentarismo. Es por esto, que es fundamental buscar la manera de ejercitarse.

Así que te diremos algunos ejercicios que se pueden hacer en silla de ruedas, y así poder cuidar de tu salud al máximo.

Consejos para un buen entrenamiento en silla de ruedas

Antes de explicar cómo realizar algunos ejercicios en silla de ruedas es importante tener en cuenta las siguientes características:

Calentamiento y estiramientos

Como cualquier otro deportista es importante hacer un previo calentamiento antes de comenzar con los ejercicios para poner a tono los músculos y evitar lesiones. Según la movilidad de la persona podrá hacer calentamientos y estiramientos de brazos o piernas o incluso de ambas.

Practicar ejercicios de estiramiento ayuda a reducir el estrés acumulado, el dolor y la presión muscular.

Deporte en la piscina

La natación es uno de los ejercicios más completos, ya que se trabajan todos los músculos del cuerpo, se mejora la capacidad cardiorrespiratoria además de la flexibilidad.

Hacer ejercicio en la piscina siempre ha sido una opción de deporte para la rehabilitación mental y física, por la inexistencia de la gravedad en el agua.

Motivación y disciplina

Es habitual que cuando nos proponemos empezar a hacer ejercicio, comenzamos con muchas ganas los primeros días, pero estas pueden ir disminuyendo con el tiempo.

Por eso, es importante mantener unas pautas para que esas ganas no se vayan, como, por ejemplo, pensar en los múltiples beneficios que se obtienen con el ejercicio, realizar los ejercicios en compañía, o comenzar la práctica con ejercicios que nos gusten.

Sin embargo, aunque tengamos claros los beneficios, no siempre vamos a tener ganas de practicar deporte. Los días que nos falte motivación, tendremos que recurrir a la disciplina, la cual es más fácil de implementar si se mantiene una rutina.

Las buenas noticias, son, que muchas veces aunque no estemos motivados a hacer deporte, mientras estamos practicándolo aparece la motivación. Y al finalizarlo, te sentirás tan bien que agradecerás haber tenido esa disciplina para hacerlo.

Una vez estemos preparados y tengamos estas nociones aprendidas, podemos empezar con los ejercicios que a continuación os vamos a explicar.

Tipos de ejercicios en silla de ruedas

Flexiones laterales

Este ejercicio es muy sencillo y corto. Sentada con la espalda recta y las caderas firmes sobre la silla, extiende el brazo derecho hacia el techo y flexiona la espalda hacia la izquierda de forma que el brazo roce tu oreja derecha.

Este ejercicio hará que tu columna adquiera una forma de C. Repite el mismo proceso con el brazo izquierdo hasta que éste roce tu oreja izquierda. Se repetirá cada lado entre 5 y 10 veces y se mantendrá la posición unos 10 segundos.

Estiramiento de brazos

Como ya hemos mencionado, los estiramientos son muy importantes para reducir el dolor y la presión muscular. Además, las personas que están sentadas en sillas de ruedas necesitan estirar los brazos con frecuencia, ya que la mayoría de veces son ellos mismos los que empujan su propia silla con las manos y los brazos.

Para hacer un estiramiento en condiciones debes sostener el codo izquierdo con la mano derecha. Tirar suavemente el codo detrás de la cabeza hasta que se sienta un estiramiento fácil en el hombro o la parte posterior del brazo. Repetiremos este ejercicio para el otro brazo.

Elevación de rodillas

En el caso de poder hacer ejercicios con las piernas es posible hacer este tipo de ejercicio. Siéntate derecho en la silla contrayendo los abdominales y dejando los pies en el suelo. Levanta poco a poco una pierna y dobla la rodilla. Alza la pierna lo más alto que puedas antes de volver a poner el pie en el suelo.

Repite este ejercicio con la otra pierna. Mantén la pierna arriba entre 2 y 10 segundos y realiza entre 5 y 10 repeticiones con cada pierna.

Ejercicios de fuerza

Este tipo de ejercicios ayuda a mejorar la tonicidad muscular, y existen múltiples maneras de practicarlos. Por ejemplo, levantar pesas con los brazos. En caso de no tener pesas se puede echar mano de botellas de agua pequeñas, tarros de alimentos etc. incluso una buena opción sería una pelota medicinal.

Pero para mejorar la tonicidad muscular también se pueden hacer flexiones de brazos colocando los brazos en los reposabrazos y elevar el cuerpo del asiento unos centímetros.

Son muchos los ejercicios que se pueden hacer, solo hay que tener motivación y disciplina, para poder disfrutar de todos los beneficios que nos trae el deporte.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Deja un comentario