Ejercicios y consejos para eliminar la piel de naranja de una vez por todas

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

También conocida como celulitis, la ‘piel de naranja’ es una alteración del tejido adiposo subcutáneo. Se acumula principalmente en la zona de la cadera, los glúteos, el abdomen, la cintura y los muslos, formando una red de pequeños bultos de grasa que pueden resultar anti estéticos e incluso dolorosos. A continuación, te proponemos algunos ejercicios y consejos para eliminar la piel de naranja y recuperar tu apariencia junto con tu salud.

La piel de naranja aparece por varios factores

Genética

El metabolismo, las enfermedades crónicas hereditarias y la tendencia a la obesidad de tus antepasados determina si padecerás o no celulitis. Suele ser más frecuente en mujeres blancas que en asiáticas, por ejemplo.

Género

Alrededor del 90% de las mujeres tiende a desarrollar piel de naranja debido a que su red de tejido conjuntivo es más débil y su sistema hormonal es diferente al de los hombres. Los estrógenos favorecen la acumulación de adiposidades y retención de líquidos.

Edad

Los nódulos comienzan a formarse después de la primera juventud, se hacen visibles con la pubertad y cobran peor aspecto en la adultez.

descubre cómo eliminar la piel de naranja con estos consejos

Desequilibrios hormonales

Un ciclo menstrual irregular, un embarazo, o la menopausia aumentan el potencial de desarrollar celulitis. Los desajustes de la hormona tiroidea y la prolactina también pueden contribuir a su aparición.

Mala alimentación

La «comida basura», los excesos de harinas, embutidos, o frituras; la ingestión de refrescos con alto contenido de azúcares, y un elevado consumo de sodio o carbohidratos aumentan el riesgo de presentar altos niveles de insulina y de provocar lipogénesis (formación de nuevas células grasas y crecimiento de las células ya existentes).

Sedentarismo

Pasar demasiado tiempo quieta o sentada y llevar un estilo de vida carente de actividad, tiene numerosos riesgos para la salud, como sufrir enfermedades cardiovasculares, diabetes, obesidad, hipertensión arterial y mayor probabilidad de tener piel de naranja.

Clasificación y tipos de celulitis

Cada tipo de celulitis precisará previa valoración por parte de un profesional médico capacitado para determinar y establecer un diagnóstico objetivo.

  • Celulitis edematosa (grado I): la piel de naranja no se observa de manera espontánea sino al pellizcar las zonas, al estar sentada o al realizar determinados movimientos como contraer los glúteos. Se siente pesadez, la zona se palpa espesa y menos elástica.
  • Celulitis blanda (grado II): la piel de naranja es visible por las irregularidades que ocasiona en la superficie. No se detecta alteración de la temperatura cutánea ni dolor. Pueden palparse micronódulos en el trayecto de la fibrosis y aparecer estrías o várices.
  • Celulitis compacta (grado III): la piel de naranja es evidente y hay macronódulos grasos entre los trayectos fibrosos. Es frecuente sentir dolor espontáneo o por palpación en las regiones afectadas, también alteraciones de la temperatura, la zona se siente fría.

Consejos para eliminar la piel de naranja y ayudar a prevenirla

En primer lugar, acepta tu cuerpo tal cual es. Luego, sin volverte loca y a sabiendas de que no es una cuestión de vida o muerte, cambia de hábitos siguiendo estos ejercicios y consejos para eliminar la piel de naranja para sanar tu aspecto dermatológico y prevenir o disminuir la piel de naranja.

A la celulitis no se la debe considerar solo un problema estético. La acumulación de grasa y líquido puede comprimir terminaciones nerviosas y provocar dolor. Para no llegar a ese extremo, es clave movilizar el tejido adiposo e impedir que se instale.

Además, la actividad física puede ayudarte a recuperar la autoestima y la autoconfianza cuando te sientes incómoda con tu imagen, ya que tiene efectos positivos a nivel neurológico. Es importante que hagas ejercicio para asentar y descomprimir tus emociones, y no para alimentar obsesiones.

Puedes comenzar con algo sencillo como caminar para adaptarte al movimiento. Después realiza otros ejercicios aeróbicos como trotar, correr, nadar o andar en bicicleta.

Toma mucha agua

Beber 8 vasos o aproximadamente 2 litros de agua por día regula la eliminación de toxinas y limpia el organismo al mejorar el flujo sanguíneo.

Dile adiós al tabaco y el alcohol

Fumar produce alteraciones en la microcirculación, disminuye la oxigenación de los tejidos y aumenta los radicales libres de la piel. El exceso de alcohol interrumpe la oxidación de las grasas. ¡Haz lo posible por dejar esos vicios!

Cambia tus hábitos alimenticios

Vigila y disminuye tu consumo de sodio, azúcar y harina refinada para desintoxicarte gradualmente. Mantén una nutrición rica en potasiovitaminas C y E. No se trata de abandonar las grasas, sino de reemplazarlas por otras más saludables como las provenientes de origen vegetal.

Consume aceite de coco, de uva, de oliva y aguacates; semillas, cereales, legumbres y frutos secos; huevos; alimentos y bebidas probióticas como kéfir, yogur, chucrut, miso o quesos vegetales; incorpora variedad de frutas, verduras y hortalizas; complementa con infusiones diuréticas y jugos depurativos.

Complementa con tratamientos

Si el grado de infección es difícil de remediar, se recomienda combinar alguno de estos tratamientos junto con la dieta y el ejercicio: mesoterapia, electroestimulación, ultrasonidos o masajes de drenaje linfático. Además, puedes utilizar cremas anticelulíticas, pero recuerda: estas alternativas sólo darán resultado si las complementas con un estilo de vida saludable.

Ejercicios para eliminar la piel de naranja

El trabajo de fuerza focalizado en la zona afectada tonifica nuestra masa muscular, fomenta un mayor gasto calórico y disminuye la flacidez, por lo cual sirve para erradicar la grasa corporal.

Mantén los músculos firmes realizando diariamente estas series y rutinas de ejercicio. ¡Recuerda mantener la constancia!

Sentadillas

Comienza realizando 3 series de 15 sentadillas y ve aumentando a medida que te sientas resistente.

  • Sentadillas clásicas:
    1. Pon los pies y rodillas en paralelo y a la anchura de los hombros. La zona abdominal debe estar activa. Mantén el torso erguido sin doblar la espalda.
    2. Baja la cadera hacia el suelo, imitando el acto de sentarte, con las rodillas dibujando un ángulo de 90º. Evita que las rodillas sobrepasen las puntas de los pies y levanta los brazos al frente para sostener el equilibrio.
    3. Regresa a la posición inicial y repite.
  • Sentadillas con salto: desde la posición de sentadilla, coge impulso y añade un salto hacia arriba para trabajar más los cuadriceps.
  • Sentadillas con peso: puedes sostener una barra sobre tus hombros o utilizar mancuernas para intensificar tu entrenamiento.

Zancadas

  1. Ponte de pie con las piernas abiertas a la anchura de los hombros. Puedes sostener una mancuerna en cada mano.
  2. Da un paso largo hacia adelante con una pierna y desciende hasta que la rodilla de la otra pierna toque el suelo. Mantén el equilibrio.
  3. Retrocede volviendo a la posición inicial y repite cambiando de lado.
Ejercicio de estocadas con mancuernas

Subir escaleras

Subir (y bajar) escaleras involucra músculos como gemelos, glúteos y cuádriceps. Puedes variar, aumentar la velocidad, subir de dos en dos escalones, saltar con ambos pies, con un pie, o incluir sentadillas en cada escalón.

Zancadas laterales

  1. Da un paso amplio hacia un lado y apoya completamente el pie en el suelo.
  2. Flexiona la rodilla y desciende el tren inferior, dejando la otra pierna estirada. El muslo de la pierna desplazada debe quedar paralelo al suelo y tanto el pie como la rodilla deben apuntar en la misma dirección.
  3. Vuelve a la posición inicial y repite hacia el otro lado.

Levantamiento lateral

  1. Túmbate de lado, sostén tu cabeza con una mano y apoya la otra sobre el suelo, frente al pecho.
  2. Sube y baja formando un ángulo de 45° con la pierna que no está apoyada. Puedes utilizar tobilleras con peso.
  3. Haz entre 10 y 15 repeticiones por cada lado.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario

Desayuna con Entrenamiento.com
en tu e-mail

Suscríbete gratis a Entrenamiento.com y recibe cada mañana nuestros últimos artículos, 100% libre de spam.