¿Cuáles son los mejores ejercicios para tonificar el pecho en casa?

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Contenido del artículo

Los ejercicios de pecho que se hacen en casa pueden ofrecer resultados estéticos espectaculares. De este modo, no pasa nada si te da pereza ir al gimnasio, si hace frío, llueve o no te apetece salir a la calle. En tu hogar, siempre podrás trabajar tu cuerpo de una manera adecuada para conseguir esos objetivos que en un primer momento creías imposibles. Cuando se habla de los pectorales, es muy habitual que las personas se centren en ellos de manera constante para mejorar su imagen. No importa si eres hombre o mujer, tonificar esta zona del cuerpo aumenta la autoestima y fortalece la salud. Por ello, dedicar unos minutos al día para este fin, es más que recomendable.

Ejercicios de pecho para hacer en casa

Hacer ejercicios de pecho en casa es más fácil de lo que uno piensa. Es cierto que en el gimnasio existen multitud de máquinas que permiten realizar todos los movimientos de manera profesional y teniendo en cuenta la técnica en todo momento. Sin embargo, si contamos en nuestra vivienda con un pequeño espacio, nuestro cuerpo bastará para poder conseguir los resultados que buscamos. Es más, algunos productos caseros también pueden servir para llegar a la meta y sentirnos orgullosos de nuestro cuerpo y de la imagen que nos encontramos ante el espejo. Tan solo hay que saber elegir la rutina adecuada para llegar hasta donde nos hemos propuesto. Por supuesto, la constancia es esencial, al igual que creer en uno mismo.

ejercicios pecho en casa

Flexiones con palmada

Uno de los ejercicios de pecho en casa más destacados son las flexiones con palmada. Sin duda, tienen como objetivo trabajar la potencia y tonificar el tren superior. A la hora de llevar a cabo este ejercicio, es muy importante apostar por la velocidad y la fuerza. De este modo, será posible desarrollar las siguientes partes del cuerpo: brazos, pecho, hombros y el núcleo.

Cómo se hacen las flexiones con palmada

El calentamiento es indispensable antes de ejecutar las flexiones con palmada. Hay que tener muy en cuenta los músculos que forman parte del tren superior. Solo así se pueden evitar lesiones que pueden hacernos sentir mucho dolor. Una vez hecho esto, tenemos que colocarnos en el suelo, apoyando nuestro peso sobre los pies y las manos. Estas últimas deben mantenerse más abiertas que la línea perpendicular de los hombros. Asimismo, las extremidades inferiores deben mantenerse rectas en todo momento. De este modo, solo las puntas de los pies tocarían el suelo. La espalda también debe mantenerse recta, desde las caderas hasta la cabeza.

En el momento en el que contemos con una postura adecuada, tenemos que doblar los codos y hacer que el cuerpo baje hacia el suelo. Los codos hay que mantenerlos en un ángulo de cuarenta y cinco grados en relación al pecho. Una vez sintamos que nuestros pectorales están en contacto con el suelo, sabremos que ha llegado la ocasión de estirar los brazos de forma rápida y con fuerza para elevar el cuerpo y dar una palmada en el aire. Por supuesto, tenemos que hacerlo a una velocidad suficiente como para volver a dejar las manos en el suelo y repetir, de nuevo, el movimiento descrito anteriormente.

Flexiones inclinadas

Es cierto que el hecho de no ir al gimnasio para trabajar los pectorales tiene una limitación, y es que regular el peso nos es mucho más difícil si no contamos con las máquinas adecuadas. Ahora, hacer flexiones inclinadas nos permite aumentar tanto la dificultad como el peso en este tipo de entrenamiento. Por otro lado, se trata de uno de los mejores ejercicios de pecho que se pueden hacer en casa. La razón es que, además de lo eficiente que es, solo se necesita un punto de apoyo o una mesa para hacerlos.

Cómo hacer flexiones inclinadas

Si queremos hacer de manera adecuada las flexiones inclinadas, es muy importante realizarlas sobre una superficie plana. En ella hay que colocar las manos, manteniéndose resistentes y fuertes teniendo en cuenta que deben aguantar todo nuestro peso sin ningún tipo de problema. Es cierto que hay muchas personas que optan por hacerlas sobre una pelota de yoga. Sin embargo, suelen ser aquellas que son expertas en este tipo de ejercicios. Si aún no nos llegamos en este punto, es mejor que optemos por una silla o una mesa que nos ayudarán a cumplir con este ejercicio a la perfección.

En el momento en que ya estemos preparados y dispongamos del espacio y de los materiales oportunos, hay que colocar el cuerpo como lo hemos hecho en el ejercicio anterior. Ahora, hay que tener claro un punto, y es que cuanto más abiertas tengamos las manos, más trabajaremos la zona del pecho. Una de las cosas más importantes es que no hay que dejar caer la cadera. Para ello, los glúteos y los abdominales hay que mantenerlos en tensión. Esto nos ofrecerá más beneficios de los que se esperan en un ejercicio de pectorales realizado en casa.

Flexiones abiertas

Tal y como hemos explicado en el ejercicio anterior, cuanto más abiertas tengamos las manos a la hora de ejecutar las flexiones, más trabajo les estaremos obligando a hacer a nuestros pectorales. Hay que tener en cuenta que una flexión básica trabaja los hombros, el pecho y los brazos. Ahora, a medida que vamos separando las extremidades superiores, más implicaremos a los hombros y a los pectorales. De este modo, el trabajo del tríceps se reducirá. Los pectorales son un músculo muy específico y, este hecho, hace que a veces sea muy difícil entrenarlo. Por ello, hay que realizar ejercicios de este tipo con el fin de fortalecerlos y darles forma.

Cómo hacer flexiones abiertas

Las flexiones abiertas también son conocidas como flexiones al estilo guillotina. La razón es que la postura en la que se lleva a cabo recuerda a la que tenían aquellas personas condenadas a muerte por este método en el momento en el que caía la hoja. Para colocarnos de manera correcta, basta con hacer lo mismo que en el resto de flexiones. Ahora, en el momento en el que vayamos a colocar las palmas de las manos sobre el suelo, hay que optar por una apertura mayor a la que estábamos acostumbrados hasta ahora. En el momento en que bajemos y subamos, para ejecutar el ejercicio, notaremos que tenemos que hacer un esfuerzo mayor que el que hemos hecho en otras rutinas.

Es cierto que en las flexiones abiertas no podemos extender los brazos de manera completa. Sin embargo, debemos intentarlo lo máximo posible. Si tras hacer diversas repeticiones las manos se mantienen en el mismo sitio, podremos seguir con la rutina, puesto que esto significa que nuestro cuerpo está en buenas condiciones para continuar. Ahora, de no ser así, tendremos que parar para conseguir mejorar la postura y así poder seguir con el entrenamiento.

Este tipo de rutinas hay que llevarlas a cabo de forma frecuente con el fin de notar realmente los resultados. Los ejercicios de pecho en casa son muy recomendables y pueden transformar nuestro cuerpo de manera muy positiva. Sin embargo, también hay que tener cuidado a la hora de ejecutarlos, pues no seguir la técnica correcta puede dañar nuestros músculos y sufrir malestar durante varios días. Por ello, hay que saber bien lo que se hace y conocer nuestros límites. Es habitual querer dar lo mejor de nosotros, pero trabajar por encima de las posibilidades de nuestro cuerpo puede perjudicarnos mucho.

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Deja un comentario

¡Suscríbete y recibe nuestros últimos artículos directamente en tu correo!