¿Es posible la reducción de pecho en mujeres por entrenar pectoral?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Alrededor del mundo del deporte y el entrenamiento, como en otros muchos, giran una serie de mitos que crean confusión a la hora de realizar las actividades o alcanzar objetivos. Una de las dudas más frecuentes en este ámbito tiene que ver con la reducción de pecho en las mujeres por entrenar pectoral. Esta cuestión es uno de los interrogantes más comunes que encontramos en el sector del entrenamiento. Hoy vamos a despejar las dudas que giran en torno a él.

En muchas ocasiones, se visualiza a mujeres deportistas con pechos de pequeño tamaño y se asocia el entrenamiento a una reducción de volumen. Generalmente, el pecho es una de las zonas corporales más importantes para las mujeres, ya que se relaciona con un símbolo de feminidad, sex-appeal y fertilidad. Muchas veces, también es objeto de inseguridad, al no tener la forma o tamaño deseado, lo que lleva a muchas de ellas a buscar remedios milagrosos o someterse a una operación estética. Es importante aclarar los aspectos que giran alrededor de las consecuencias de entrenar pectoral en las mujeres.

A continuación vamos a analizar si es posible que se produzca una reducción de pecho en mujeres por entrenar pectoral. ¿Consiste en un mito o un hecho real? Vamos a averiguarlo.

Mujer entrena pectoral

Análisis de la posibilidad de reducción de pecho en mujeres por entrenar pectoral

Para analizar si es posible que se produzca una reducción de pecho en mujeres por entrenar pectoral, es importante conocer la anatomía del pecho.

Tejido muscular

El pectoral se encuentra formado por dos músculos, cada uno de ellos con una función específica. El de mayor tamaño se involucra en el movimiento del hombro, mientras que el de menor tamaño se relaciona con el movimiento que realizan las costillas al respirar. La función y anatomía de los pectorales es similar en hombres y en mujeres, con la diferencia de la presencia de las glándulas mamarias. Para fortalecer estos músculos y que aumenten de dimensión se pueden realizar diferentes ejercicios.

Glándula mamaria: reducción de pecho en mujeres

Respecto a la glándula mamaria, sabemos que está compuesta por unos depósitos de grasa que le dan forma y volumen. Esta zona se encuentra superpuesta al pectoral y tiene la función principal de servir como fuente de alimentación para los bebés. Las glándulas mamarias no responden de manera voluntaria ni directa a los movimientos que se producen en el pectoral, por lo que no experimentan un acondicionamiento. No se produce una reducción en el pecho a través del entrenamiento o la realización de ejercicios.

Existen algunos factores que pueden influir en el tamaño de los pechos relacionados con cambios hormonales, la alimentación y el ejercicio aeróbico. Al estar compuestos de depósitos de grasa, si se varía el índice de grasa en nuestro cuerpo, los pechos también variarán de tamaño. Es por ello que, si realizamos dietas extremas o tenemos un índice de grasa corporal muy bajo, el tamaño de nuestros pechos se verá afectado por estos factores, pero no por los entrenamientos de pectoral.

Lo que puede ocurrir a través del entrenamiento de pectoral es que las fibras musculares se tonifiquen, aumenten de tamaño y empujen levemente las glándulas mamarias hacia el exterior, lo que da lugar a un pecho firme que no decae con el paso del tiempo.

Ventajas de entrenar pectoral en mujeres

Como hemos visto, la reducción de pecho en mujeres por entrenar pectoral es un mito, dado que las glándulas mamarias no se ven directamente afectadas por el entrenamiento. Además, el hecho de entrenar pectoral cuenta con una serie de ventajas que merece la pena destacar. ¿Sabes cuáles son? Te las mostramos para que no dudes en incluir este tipo de ejercicios en tu rutina

Entrenamiento pectoral mujer

Fortalece los músculos del pectoral en mujeres

No es bueno que dejemos de lado un grupo muscular en el entrenamiento: nuestro cuerpo es una pieza completa y como tal debemos entrenar todas sus partes. El pecho es igual de importante que los abdominales o los hombros.

Mejora el entrenamiento global

Como hemos visto, la zona del pectoral influye en el movimiento del hombro y las costillas. Cuando realizamos  ejercicios específicos para trabajar esta zona no solo conseguimos resultados en ella, sino que además ejercitamos otros músculos secundarios como el bíceps o tríceps. Un pecho más fuerte da lugar a unos músculos asociados más fuertes.

Evita lesiones y fortalece el tren superior

No entrenar pectoral, pero continuar con el trabajo y desarrollo de otros músculos, puede dar lugar a desequilibrios musculares, malas posturas al realizar los ejercicios y readaptaciones corporales. Estos factores pueden desencadenar en la aparición de lesiones al realizar algunos ejercicios que, aunque no trabajen directamente pecho, involucren de manera secundaria al pectoral. Por ello, es importante incluir el entrenamiento de pecho en nuestra rutina corporal.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario

Desayuna con Entrenamiento.com
en tu e-mail

Suscríbete gratis a Entrenamiento.com y recibe cada mañana nuestros últimos artículos, 100% libre de spam.