Aprende cuáles son las mejores posturas de yoga para principiantes

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

El yoga es una de esas actividades físicas que se destacan por su atractivo, pues resulta cómodo para personas de cualquier sexo o edad. Sin embargo, no siempre es fácil saber cómo empezar, por lo cual conocer las posturas de yoga para principiantes puede llegar a ser muy útil.

Es importante tener en cuenta que, para empezar a practicar yoga, no es necesario contar con una gran condición física o una elasticidad amplia. Esto se debe a que las posturas de yoga para principiantes son tan sencillas que casi cualquier persona podría realizarlas.

Cinco posturas de yoga para principiantes

Las posturas de yoga para principiantes no sólo resultan útiles para mejorar la condición física y la elasticidad, sino que también ayudan a dominar el control de la respiración. Esto es sumamente importante, pues para realizar las posturas intermedias y avanzadas es necesario dominar el control respiratorio.

posturas de yoga para principiantes

Las cinco posturas de yoga para principiantes seleccionadas en este artículo son muy simples, por lo que no será difícil dominarlas. Si las realizas siguiendo al pie de la letra las instrucciones, haciendo respiraciones profundas y lentas, siempre espirando e inspirando por la nariz, podrás aprovechar al máximo los beneficios del yoga.

Postura de la montaña (Tadasana)

Esta postura simple se realiza de pie, manteniendo recta la columna y los pies paralelos sobre el suelo. Es importante que se realice un contacto entre los pulgares de los pies y se mire hacia el frente.

Uno de los errores más comunes al intentar realizar esta postura es hacer que las nalgas y las costillas sobresalgan. Además, se debe mantener la columna vertebral siempre en una posición firme y recta.

En este sentido, se tiene que diferenciar de estar de pie normalmente, pues en este caso estar de pie tiene un objetivo concreto. Por ello, debes concentrarte en todas las sensaciones de tu cuerpo mientras realizas la postura. Dale prioridad a sentir tu cuerpo, de manera que puedas saber si estás realizando correctamente la postura sin tener que mirar tus extremidades.

Tus hombros deben estar relajados y las palmas de las manos deben estar giradas al frente, como si estuvieras cargando una piedra pesada en cada mano. Debes intentar sentir el poder de la montaña.

Postura de la silla (Utkatasana), una de las posturas de yoga para principiantes más sencillas

Esta postura comienza colocando las rodillas flexionadas, de manera que alcancen los tobillos. Los muslos deben estar lo más paralelos que sea posible al suelo. Asimismo, debes asegurarte de que tu torso forme un ángulo recto en concordancia con tus muslos y, finalmente, acercar tus pies. A medida que alces las manos, tal y como se indica en el video, debes inspirar profundamente.

El error más común cuando se realiza la postura de la silla es hacer que las rodillas sobrepase la línea imaginaria que parte desde la punta de los pies. Debe evitarse, pues puede llegar a ser lesivo para las articulaciones de la rodilla. Para evitarlo se debe concentrar la mayor parte del peso en los talones.

Pinza de pie (Uttanasana)

Aunque a simple vista esta postura pueda parecer un poco difícil de realizar, lo cierto es que no requiere mucha complejidad, sólo es necesario hacerla con la técnica correcta. Cabe mencionar que esta postura ayuda a descomprimir la columna y aumentar el flujo sanguíneo hacia la cabeza, por lo que puede llegar a ser muy beneficiosa cuando se padecen dolores de espalda.

Para empezar, es necesario abrir las piernas y doblarse siguiendo el vértice natural de la cintura. Mientras se realiza el descenso, es necesario exhalar lentamente. La columna debe mantenerse lo más recta posible. No se debe forzar el descenso de la cabeza, sino que ésta debe caer por su propio peso mientras la mandíbula se mantiene relajada.

La separación de los pies debe ser equiparable a la altura de las caderas. Sin embargo, si cuentas con suficiente elasticidad, puedes juntar ambos pies para realizar esta postura.

El error más común -y también el más grave- cuando se realiza esta postura, es no mantener la columna y las piernas en posición recta. Si te resulta difícil mantener la columna recta, se debe a que necesitas doblar más las rodillas, de forma que tu pecho logre tocar tus muslos.

Un punto que se debe resaltar sobre esta postura es que no es necesario sentirse mal si no puedes juntar los pies al principio. Cuando se realiza esta postura de forma perseverante, es sólo cuestión de tiempo para aumentar la elasticidad y poder realizar la versión más compleja.

Postura del perro boca abajo (Adho Mukha Svanasana)

En esta postura, el cuerpo debe abrirse completamente. Se comienza desde una posición de plancha. Es necesario que los pies mantengan un ancho igual al de las caderas y que los brazos estén a la altura de los hombros y rectos. Posteriormente, se debe levantar la cadera con dirección al cielo, exhalando en el movimiento hasta realizar una V invertida con el cuerpo.

Postura del perro hacia abajo

La mirada debe mantenerse fija hacia la barriga y entre las piernas. Además, se debe tirar hacia dentro de las costillas y el abdomen. El error más común es hacer que la postura se asemeje a una caja y no a una V invertida, lo cual ocurre cuando las pantorrillas se mantienen en tensión.

Evitar este error es tan simple como flexionar un poco más la rodilla, llevando el pecho hacia los muslos en el proceso. Además, es importante que las manos estén lo bastante firmes sobre el suelo. Esto hará que sea mucho más sencillo levantar hacia atrás la cadera.

Posición del guerrero 1 (Virabhadrasana 1)

Por último, esta es otra de las posturas básicas de yoga que son perfectas para comenzar a practicar esta disciplina. Se realiza partiendo desde la postura anterior, pero levantando los brazos y el torso hacia arriba. Se debe inhalar y después se debe alinear el talón del pie delantero con el pie trasero.

Ambas rodillas deben llevarse hacia el frente, tirar las costillas hacia adentro y flexionar el coxis. Posteriormente, es necesario repetir la postura, pero usando la parte contraria del cuerpo. El error más común cuando se realiza es no mantener la cintura completamente hacia el frente y no acercar el pie de atrás en un ángulo de 45 grados.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Deja un comentario