¿Qué te quiere decir tu cuerpo si no eres capaz de hacer este estiramiento?

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Cuando llega el momento de hacer calentamiento y estirarse, ya sea para nuestra rutina diaria o para la clase de yoga, es muy común que entre los movimientos más frecuentes esté el estiramiento de doble hombro.

Algunas personas que no tienen mucha experiencia haciendo ejercicio tienden a pensar que no es tan complicado. Realmente no lo es, pero si nuestro cuerpo no es lo suficientemente flexible, no será tan sencillo como parece. En la mayoría de los casos la persona no logra sostener la postura; en otros casos, al hacerlo, experimenta ciertos dolores.

Si el estiramiento de doble hombro se nos hace difícil, tenemos que ver que nos está diciendo nuestro cuerpo y cómo mejorar.

Cómo ejecutar correctamente el estiramiento del doble hombro

¿Cómo hacer el estiramiento de doble hombro correctamente?

Para poder realizarlo de manera correcta y no lastimarnos, esto es lo que debemos hacer:

  1. Estira el brazo derecho hacia arriba con la palma hacia adentro.
  2. Lleva el brazo izquierdo hacia atrás con la palma hacia afuera.
  3. Dobla el brazo derecho por el codo y pon la mano sobre la espalda.
  4. Dobla el brazo izquierdo por el codo y lleva este hacia la cintura, mantén la palma lejos del cuerpo.
  5. Con ambos brazos ya flexionados hacia atrás, forma un gancho con los dedos de cada mano y engánchalos (si no puedes al menos intenta que las puntas de los dedos se toquen entre sí).
  6. Mantén la posición por 30 segundos. Repetir cambiando de brazo.
Cómo hacer el estiramiento de doble hombro

Beneficios de hacer el estiramiento de doble hombro

Aunque puede parecer un simple estiramiento para calentar los músculos y las articulaciones antes de entrenar, esta postura puede hacer mucho por nosotros.

  • Para personas que pasan mucho tiempo sentadas, esta posición puede ayudar a combatir la curvatura de la espalda.
  • Mejora considerablemente la movilidad y la flexibilidad en los hombros, el pecho y los tríceps.

Si no somos lo suficientemente flexibles para hacer este estiramiento, eso no debe desanimarnos. Vamos a ver que significan ciertos dolores que podemos sentir al intentar hacerlo, y qué ejercicios pueden mejorar la flexibilidad en la parte superior del cuerpo.

Cómo mejorar la flexibilidad del tren superior

Señales corporales si no puedes ejecutar el estiramiento del doble hombro

1. Problemas para alcanzar tus dedos

Significa que los tríceps están «apretados», lo que se traduce como poca flexibilidad en esta parte de los brazos.

Esto puede descartarse si hemos realizado previamente un ejercicio de brazo que nos ha dejado adoloridos. Si no es el caso, hay un ejercicio que puede ayudar mucho para aliviar la rigidez en los tríceps.

1.1 Estiramientos de tríceps sobre la cabeza

  1. Lleva tu brazo derecho hacia el techo, con el hombro hacia abajo y alejado de las orejas.
  2. Mientras doblas el codo, deja caer tu mano derecha en el centro de la espalda, con la palma hacia adentro.
  3. Coloca tu mano izquierda sobre tu brazo derecho, justo encima del codo y tira ligeramente para sentir un estiramiento.
  4. Mantén la posición de 15 a 30 segundos y luego repite con el otro brazo.

Es importante no ejercer mucha presión al hacer este ejercicio.

2. No puedes poner los brazos en la posición correcta

Es muy seguro que se tenga poca movilidad en los hombros. Tener hombros rígidos puede hacer de este estiramiento todo un desafío, después de todo, se necesita que estos se muevan en ángulos poco comunes, sin mencionar la presión que se debe ejercer sobre los omóplatos.

Este problema es común en personas con un estilo de vida sedentario. Para aquellas que entrenan también puede deberse a un exceso de trabajo del área. En ambos casos, la causa es por una movilidad deficiente.

Hay varios ejercicios y estiramientos de hombros que pueden ayudar mucho a mejorar esta condición. Te enseñamos 3 de ellos:

2.1 Wall Angels

  1. Párate con la espalda recta y pegada a la pared.
  2. Haz una ligera sentadilla apoyando los brazos y los codos en la pared.
  3. Dobla los codos a un ángulo de 90°. El dorso de las manos debe tocar la pared.
  4. Empujando hacia la pared, desliza las manos lo más arriba que puedas sobre tu cabeza, luego regresa a la posición inicial.

2.2 Círculos con los brazos

  1. Ponte de pie y extiende los brazos, formando una T con el cuerpo.
  2. Comienza a girar los brazos hacia adelante rotando los hombros, hazlo por al menos 30 segundos. Mucho cuidado de no forzar la articulación al hacer el movimiento de forma muy pronunciada.
  3. Repite el ejercicio pero girando los brazos hacia atrás.

2.3 Serie I-Y-T

  1. Acuéstate boca abajo en un banco y extiende los brazos hacia abajo con las palmas hacia adentro.
  2. Levanta los brazos hacia arriba para formar la letra I, luego bájalos lentamente hacia el suelo.
  3. Levanta los pulgares hacia el techo, con los brazos en un ángulo de 45° para formar la Y.
  4. Aprieta los omóplatos, y baja lentamente los brazos a la posición inicial.
  5. Mientras giras las palmas hacia el suelo, levanta los brazos hacia un lado en un ángulo de 90° para formar la T, aprieta los omóplatos.
  6. Baja los brazos y regresa a la posición inicial.

3. Te desplomas durante el estiramiento

Significa que los músculos del pecho están débiles. Para realizar correctamente el estiramiento es necesario que los pectorales se abran, y al estar rígidos puede ser más difícil hacer el ejercicio con éxito.

Hay varios factores que ocasionen esa debilidad, entre los más importantes está la mala postura. Aquí vemos cuan perjudicial es permanecer sentado de forma encorvada por tanto tiempo.

Lo mejor que se puede hacer para solucionar este problema es realizar movimientos que permitan estirar los hombros y empujarlos hacia atrás. Para ello, ejecuta el siguiente ejercicio:

3.1 Band Pull Apart

  1. Inicia con los brazos extendidos hacia adelante, sosteniendo una banda de resistencia con ambas manos.
  2. Mueve los brazos hacia los lados hasta que la banda llegue al pecho.
  3. Aprieta los omóplatos, haz una pausa por un breve momento y vuelve a la posición inicial.

Referencias

  • Onato, J. Can’t Hold This Double Shoulder Stretch? Here’s What Your Body Is Trying to Tell You. Para Livestrong [Revisado en enero de 2020].
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Deja un comentario