Mantén tu motivación al máximo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

El entrenamiento con pesas requiere de una programación especial con muchos aspectos a tener en cuenta como dieta, suplementos, rutina, entrenamiento, etc… Pero, hay algo que olvidamos muchos y es la motivación, es lo que realmente mueve toda nuestra programación y hace que por supuesto sea posible realizarla. En este artículo te proponemos unos cuantos puntos para que mantengas intacta la motivación.

  1. Antes de nada, hay que entender que el gimnasio no es un lugar de reunión. No se puede ir a un gimnasio con la idea de contarle a tu compañero de pesos lo que te pasó ayer mientras estabas de ‘juerga’ con tus amigos. Conciénciate de que vas a entrenar, no puedes perder el tiempo en el gimnasio, seguro que tienes muchas otras cosas por hacer durante el día como trabajar, estudiar para un examen o ir a clases, por lo tanto deja de poner la excusa de que el gimnasio te quita tiempo porque sabes que no es así si vas solo y exclusivamente para hacer tu trabajo de pesas diario (el cual no deberá sobrepasar nunca la hora y media… ¿Qué supone una hora y media dentro de veinticuatro que tiene el día? No hay excusa).
  2. Si un día te sientes sin ganas y sin fuerzas de ir, no te preocupes. Tienes muchas posibilidades de recuperar la fe en ir al gimnasio. Por ejemplo puedes recurrir a algún tipo de estimulante como la cafeína o alguna bebida energética (esta última solo muy de vez en cuando y cuando la falta de ganas sea extrema). Hay estudios que avalan el uso de la cafeína antes del entrenamiento con pesos ya que favorece la quema de grasas durante tu hora u hora y media de pesas y te proporciona esa energía extra que todos necesitamos para ir al gimnasio. De cualquier manera, ir al gimnasio no debe de suponer en sí una obligación, por lo tanto, si después de un buen café cargado la desgana perdura, no lo intentes, no es tu día.
  3. Puedes escuchar música, la que más te motive, aquí no hay consejos, solo tú sabes lo que te motiva, aunque procura que sea música energizante y que te empuje a querer comerte el mundo (rock, heavy metal, etc.). Intenta mantenerte alejado de cualquier otra cosa que no sea el gimnasio y tu día de pesas al menos durante media hora o una hora antes de ir. Yo personalmente te recomiendo entrenar por la mañana después de un buen desayuno (con proteína, leche y algún CH lento como la avena) y por supuesto un buen café. Lleva un mínimo de control en lo que comes y no te angusties si no puedes comer cada dos o tres horas. No importa que metas tus alimentos necesarios en tres comidas en lugar de seis o siete, crecerás igual y además comerás con más ganas, algo básico para mantener la motivación.
  4. No te agobies con tus pesos. Solo céntrate en entrenar pesado y con intensidad, no te compares con otros, no están en tu misma situación seguramente ni llevan el mismo tiempo que tú entrenando. Solo mírate a ti mismo y enorgullécete cuando crezcas y notes tus progresos, solo tú eres tu comparativa, solo tienes que superarte a tí mismo, día a día.
  5. Di NO al ejercicio aeróbico a disgusto. Haz los ejercicios aeróbicos que te gusten, caminar, salir en bici, correr, trotar, no importa. Yo personalmente recomiendo el aeróbico (a una intensidad moderada) en ayunas a excepción de si vas al gimnasio por la mañana, donde lo conveniente será hacerlo después de tu entrenamiento de pesas. No hagas la locura de correr durante media hora antes del ejercicio con pesas. El ejercicio aeróbico no es el mayor pilar en épocas de volumen o de definición (sin quitarle la importancia que tiene), por tanto no entorpezcas tu entrenamiento de pesas con un ejercicio aeróbico a destiempo o a disgusto.
  6. Y por último no te obsesiones, es importante para mantener la motivación. Haz lo que tengas que hacer durante el día. Tu única obligación fuera del gimnasio será la de comer bien; la única. Realiza tus actividades diarias, ponlo todo en tu trabajo o dedícale un buen tiempo de estudio a esas asignaturas o esos exámenes que más te preocupen. A veces el motivo por el que muchas personas pierden la motivación con el gimnasio es ante la ausencia de actividades durante el día. Mantenerse activo es la clave. Ya no es excusa que estés en el paro; puedes leer, escribir, lo que te apetezca. Cuando hayas tenido tu tiempo de estrés, cogerás tu entrenamiento de pesas con más ganas y mantendrás tu motivación intacta porque recuerda: tu tiempo de libertad te llegará a la hora de mover los hierros. Aprovéchalo al máximo.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

2 comentarios en «Mantén tu motivación al máximo»

Deja un comentario

Desayuna con Entrenamiento.com
en tu e-mail

Suscríbete gratis a Entrenamiento.com y recibe cada mañana nuestros últimos artículos, 100% libre de spam.