La rutina matutina perfecta para personas que no les gusta madrugar

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars Puntúa el artículo
Cargando…

Ejercitarte apenas despiertas quizás suena a locura, especialmente si no te gusta madrugar, pero es posible cambies de idea cuando sepas que una rutina matutina antes del desayuno puede ayudarte a quemar las grasas más rápido.

Para no desalentarte, recuerda comenzar lento para hacer que el cuerpo se acostumbre a ejercitarse tan temprano. Lo ideal es empezar con movimientos lentos pero que estiren todos tus músculos y activen el flujo sanguíneo.

La mejor manera de comenzar una rutina de ejercicios matutina es probando la que creó Tamara Pridgett, entrenadora personal.

La mejor rutina de ejercicio para hacer por la mañana

La mejor rutina de ejercicios si no te gusta madrugar

Se recomienda hacer 3 series del circuito a exponer: 10 a 12 repeticiones en la primera serie, 12 a 15 repeticiones en la segunda serie, y de 15 a 20 repeticiones en la tercera serie. Al final del circuito te sentirás listo para hacer todas tus tareas pendientes, despierto y con energía (¡incluso sin haber desayunado!)

1. Sostenimiento del cuerpo en forma de hueco

Para hacer este ejercicio, realiza los siguientes pasos:

  1. Acuéstate boca arriba, levantando ligeramente las piernas, brazos y hombros.
  2. Mantén tu espalda baja en el piso para apoyarte Mientras más bajo sostengas tus piernas, más difícil será el ejercicio.

2. Puente de glúteo con una sola pierna

  1. Acueste boca arriba, con las rodillas flexionadas y los pies separados al ancho de los hombros.
  2. Levanta la pierna izquierda y con tu pie derecho, haz  presión para levantar tus glúteos.
  3. Baja lentamente, para seguir haciendo presión en tus abdominales.
  4. Repite con la otra pierna.

3. Encogimientos de oblicuos

  1. Siéntate con las piernas extendidas al frente de ti y con tus brazos detrás.
  2. Sostén tu peso ligeramente sobre tus pulgares mientras mueves tu torso hacia atrás y levanta un poco las piernas.
  3. Manteniendo la presión, apoya tu peso en tu lado derecho para poder doblar las rodillas hacia el pecho.
  4. Vuelve a extender las rodillas sin que toquen el piso y repite el proceso del otro lado.

4. Plancha con toque de rodilla

Para hacer este ejercicio:

  1. Ponte en posición de plancha alta, con las manos completamente extendidas en la misma línea que los hombros.
  2. Mantén tu torso firme y dobla la rodilla derecha hacia tu pecho. Cuando llegue al punto máximo, toca la rodilla con tu mano izquierda.
  3. Repite del otro lado y continúa tan rápido como puedas sin perder tu posición inicial.

5. Levantamiento doble de pierna

Para hacer este ejercicio:

  1. Acuéstate boca arriba, con los brazos a los lados del torso, y con las piernas mirando al techo para que tu cuerpo forme un ángulo de 90 grados.
  2. Baja las piernas tan lento como puedas, haciendo presión con la espalda baja para no perder el equilibro.
  3. Vuelve a tu posición inicial y repite.

6. Sentadillas

  1. Párate con los pies un poco más abiertos que el ancho de tus caderas.
  2. Baja tus caderas doblando las rodillas, manteniendo tu torso recto. Pon tus brazos rectos y al frente, para ayudarte a mantener el balance.
  3. Sube las rodillas a su posición original y repite.

Los mejores ejercicios para una rutina física matutina

7. Zancada lateral con impulso de rodilla

  1. Párate con las piernas juntas y los brazos a los lados.
  2. Haz un paso largo con tu pie izquierdo, moviendo hacia atrás tus caderas y doblando la rodilla izquierda manteniendo la rodilla derecha recta mientras unes las palmas de tus manos a la altura de tu pecho.
  3. Presiona tu pie izquierdo para impulsarlo hacia tu pecho, cambiando tu peso a la pierna derecha.
  4. Vuelve a la posición de lunge o zancada y repite del otro lado.

8. Flexiones de oruga

Para hacer este ejercicio, debes hacer lo siguiente:

  1. Párate con los pies a lo ancho de los hombros.
  2. Dobla tu cuerpo para tocar el piso con tus manos.
  3. Camina con tus manos para lograr la posición de flexión.
  4. Dobla tus codos para que tu pecho toque el piso.
  5. Levántate del piso, caminando de regreso con tus manos a tu posición inicial.
  6. Repite el proceso.

Conclusión

Una rutina de ejercicios matutina puede ser lo que necesitas para amar las mañanas y aprovechar al máximo el día a día. Recuerda llevar las cosas con calma y no desanimarte si no logras la rutina completa el primer día, dale tiempo a tu cuerpo para aclimatarse. ¡En poco tiempo recordarás esta rutina sin tener que leerla una y otra vez de lo fácil que es!

Referencias

  • Duron, A. The Perfect Morning Workout If You’re Not a Morning Person. Para Greatist. [Revisado en mayo de 2018]