¿Cuáles son los diferentes tipos de contracción muscular que existen?

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Contenido del artículo

El proceso de contracción muscular es fundamental en todos los entrenamientos de cardio, fuerza y, en general, de cualquier deporte. Sin embargo, hay muchos aspectos de este fenómeno, aparentemente bien conocido, que no se comprenden adecuadamente ni siquiera entre los deportistas de nivel más avanzado. Por este motivo, vamos a explicar cuáles son los tipos de contracción muscular que existen con el objetivo de que puedas sacar un mayor rendimiento a tus entrenamientos.

¿Acción o contracción muscular?

Aunque en muchos medios especializados en fitness se afirma que los músculos se alargan durante la fase excéntrica, lo cierto es que los músculos solo pueden «contraerse» o «relajarse». Hablamos de «contraerse» entre comillas porque actualmente los científicos consideran que es mucho más apropiado referirse a la acción muscular que a la contracción muscular. Una de las razones de esta preferencia es que el componente activo del músculo, el sistema actina-miosina, parece comportarse como un modelo deslizante en el que los filamentos musculares adyacentes de actina y miosina se deslizan entre sí.

Así pues, la contracción o acortamiento aparente de un músculo se refiere más correctamente a una acción que acorta la distancia entre las dos uniones de los extremos de un grupo muscular cuando cambia el ángulo de una articulación.

No siempre hay «contracción» como tal

Además, las fibras musculares no se extienden necesariamente desde la inserción tendinosa de un hueso hasta la inserción tendinosa de otro hueso: un grupo muscular determinado puede estar formado por filamentos musculares que se encuentran en serie y en paralelo.

Entonces, si un músculo permanece activado en una situación en la que el ángulo de la articulación sigue siendo el mismo (es decir, en un estado isométrico), no hay una «contracción» muscular aparente, aunque sin duda hay una actividad que mantiene los filamentos de actina y miosina unidos y tirando unos de otros.

Así pues, una vez aceptado que los científicos prefieren que nos refiramos a las acciones musculares, pasemos a hablar de los diferentes tipos de acción muscular de los que hablamos en el mundo del entrenamiento de la fuerza.

contracción muscular

Tipos de acción o contracción muscular

La contracción muscular durante el ejercicio se divide en tres categorías según la forma de contacto del músculo y si se alarga o se acorta. Tradicionalmente, se definen los siguientes tipos de «contracción» muscular que comienzan con el prefijo «-iso» (que significa «igual»):

  • Isotónica (tensión muscular constante).
  • Isométrica (longitud muscular constante).
  • Isocinética (velocidad de movimiento constante).

Además, el movimiento puede producirse en condiciones concéntricas o de acortamiento muscular y excéntricas o de alargamiento muscular. Para entender esto con mayor facilidad, es preferible definir los diferentes tipos de acción muscular como hacemos a continuación. Hay que tener en cuenta que proximal se refiere al extremo «más cercano» del músculo y «distal» al extremo «más lejano».

  • Concéntrica: acción en la que las inserciones musculares proximal y distal se acercan la una a la otra.
  • Excéntrica: acción en la que las inserciones proximales y distales del músculo se alejan entre sí.
  • Isométrica: acción en la que las inserciones musculares proximal y distal no se mueven entre sí.

Contracción muscular isométrica

Isométrico significa literalmente «misma longitud», un estado que sólo se produce en un músculo relajado. En realidad, no es la longitud del músculo, sino el ángulo articular el que permanece constante. Contracción significa «acortamiento», de modo que la contracción isométrica, como todas las demás formas de contracción muscular, implica procesos de movimiento interno que acortan las fibras musculares.

Se produce cuando no hay ningún movimiento externo ni cambio en el ángulo de la articulación (o distancia entre el origen y la inserción) y la fuerza producida por un músculo equilibra exactamente la resistencia que se le impone sin llegar a producirse ningún movimiento.

Aunque no es incorrecto, el término isométrico puede sustituirse por la simple palabra estático, sin sacrificar ningún rigor científico. Es interesante señalar que, durante la contracción isométrica, se genera un trabajo mecánico, parte del cual es absorbido por el tejido tendinoso, por la activación de las fibras musculares.

Contracciones musculares isotónicas

Las contracciones isotónicas son aquellas en las que el músculo cambia de longitud al contraerse mientras la carga o la resistencia permanecen iguales. Esto provoca el movimiento de una parte del cuerpo. Estas acciones o contracciones pueden ser concéntricas o excéntricas en función de si las inserciones musculares se acercan o se alejan.

Contracción muscular isocinética

Las contracciones isocinéticas son similares a las isotónicas en el sentido de que el músculo cambia de longitud durante la contracción, pero se diferencian en que las contracciones isocinéticas producen movimientos de velocidad constante. Para medir esto se necesita un equipo especial conocido como dinamómetro isocinético. Los ejemplos de utilización de las contracciones isocinéticas en el día a día y en las actividades deportivas son escasos. El mejor es la braza en natación, donde el agua ofrece una resistencia constante y uniforme al movimiento de aducción.

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Deja un comentario

¡Suscríbete y recibe nuestros últimos artículos directamente en tu correo!