Comer antes o después de entrenar: ¿cuándo es mejor?

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

La ingesta estratégica de determinados alimentos permite maximizar el rendimiento físico, pero es preciso garantizar el bienestar del usuario para evitar dolores de estómago e indisposiciones durante la realización del ejercicio. ¿Quiénes lo hacen bien, los que comen antes o después de entrenar? Te lo contamos.

¿En qué momento es mejor comer, antes o después de hacer ejercicio?

Aunque no nos gusta dejarnos embaucar por la ambigüedad, lo cierto es que es una pregunta que no tiene una respuesta clara dada la enorme variedad de productos con los que es posible alimentarse y la inexistencia de restricciones en este sentido por la escasez de indicios que corroboran los malos datos de la ingesta de alimentos en los minutos anteriores y posteriores del ejercicio.

Lo que sí hay que tener en cuenta es qué tipo de alimento se va a comer y cuándo es probable que siente peor. Si hablamos en general, lo lógico sería decir que siempre es mejor comer después de los entrenos para reponer fuerzas, evitar molestias en el estómago durante la realización de actividad física y demás. En cambio, está demostrado que ingerir hidratos de carbono antes de realizar ejercicio es mucho mejor que hacerlo después, dado que, si se ingieren antes, pueden ayudar a realizar con mejores energías las actividades que formen parte del entreno. En cambio, si se comen carbohidratos después de los entrenamientos, se reponen enseguida las fuerzas quemadas por el cuerpo, reduciendo los efectos de la pérdida de peso y ralentizando el metabolismo.

La importancia de la adaptación antes y después de los entrenamientos

Los expertos en actividad física y deporte coinciden en la importancia de adecuar al cuerpo a las condiciones de gran exigencia física que se va a encontrar en los próximos minutos. Así como es preciso adaptar el cuerpo a nivel físico estirando antes y después de cada entrenamiento para mejorar la elasticidad de los músculos y evitar la aparición de contracturas y lesiones, lo mismo ocurre con el aparato digestivo, encargado de procesar los alimentos que van a proporcionar la energía necesaria para realizar la actividad.

Los carbohidratos, las grasas saludables, las proteínas y los antioxidantes, así como otros componentes como los electrolitos, juegan un papel fundamental en el proceso de adaptación del cuerpo al ejercicio de alta intensidad en los momentos previos y a la recomposición del cuerpo al término de los entrenamientos.

Estos aspectos son fundamentales para planificar adecuadamente las rutinas de entrenamiento físico, y son datos que se desconocen a nivel general, lo que impide progresar adecuadamente en este sentido. Por este motivo, es altamente recomendable contar con un profesional capaz de adaptar los entrenamientos a cada usuario con el fin de maximizar el rendimiento físico durante las sesiones, mejorar los hábitos alimenticios para optimizar el rendimiento durante los días de entrenamiento y alcanzar, en mejores condiciones y de manera mucho más ágil y segura, las metas propuestas por las rutinas de entrenamiento.

La figura de un entrenador personal es esencial para mejorar este y otros muchos aspectos de todos aquellos que quieran mejorar sus aptitudes físicas. Por este motivo, los cursos de entrenador personal que imparten escuelas de formación como fivestarsfitness.com cuentan con un plan de estudios capaz de dotar a los estudiantes de los conocimientos necesarios para formar adecuadamente a todos aquellos usuarios que requieran de asesoría y planificación de un entrenador personal.

Y es que sus webinars, la base de estos cursos de entrenador personal, incluyen conocimientos de varios ámbitos del deporte para proporcionar a sus alumnos una formación integral de la actividad física personalizada, convirtiéndolos además en entrenadores personales cualificados con las correspondientes certificaciones para desempeñar adecuadamente su trabajo.

Carbohidratos y frutas, antes de los entrenamientos

En caso de que optes por realizar ejercicio aeróbico de alta intensidad (actividades como el ciclismo musical de interioresdestacan por su alto desgaste calórico), lo mejor es que ingieras un plátano minutos antes de empezar a hacer deporte, o que trates de comer hidratos de carbono al menos una hora antes de realizar los entrenos de alta intensidad para garantizar que el cuerpo dispone de reservas de energía suficientes.

En cambio, si hablamos de proteínas, es conveniente consumirlas después de los entrenamientos para reponer parte de los componentes que se han desgastado durante los ejercicios musculares, algo indispensable para ganar masa muscular de manera eficiente y que la alimentación no sea un impedimento en el correcto desarrollo físico del cuerpo.

Aunque las barritas energéticas y los plátanos actúan como carburante para el organismo, las comidas copiosas deben sacarse de la ecuación. Estas comidas deben ingerirse con al menos cuatro horas de margen para no correr el riesgo de una indigestión, ya que pueden provocar somnolencia o dolores de estómago.

¿La quema de grasa es más rápida estando en ayunas?

En absoluto. Aunque sí se realizó un estudio con 273 participantes hace unos años que afirmaba que la quema de grasas era más rápida en los sujetos que estaban en ayunas, los resultados no fueron concluyentes y los expertos no aconsejan realizar ejercicio de intensidad sin antes haberle proporcionado al cuerpo un mínimo de nutrientes para que sea capaz de funcionar.

En este sentido, es importante saber que los efectos del cuerpo varían en función de los recursos que tiene. La quema de grasas no es inmediata y la realización de actividad física de alta intensidad sin antes haber ingerido algo puede provocar fatiga y descoordinación muscular, además de una falta de concentración y motivación muy perjudicial para la realización de este tipo de ejercicios.

El proceso de oxidación de grasas empieza tras los 15 minutos de realización constante de actividad física, cuando el cuerpo es consciente de que con las energías actuales no va a tener suficiente para mantener este ritmo. Entonces, el metabolismo actúa y convierte en azúcar parte de los lípidos almacenados a un ritmo variable, dependiendo del ritmo del metabolismo de cada uno.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Deja un comentario