¿Es compatible el veganismo y el ayuno intermitente para estar sano?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Es normal preguntarse si es compatible el veganismo y el ayuno intermitente, ya que algunos estudios han sugerido que las dietas veganas y el ayuno son capaces de aumentar el riesgo de sufrir fracturas (Veronese y Reginster, 2019).

Sin embargo, pese a esa desventaja, sí es compatible el veganismo y el ayuno intermitente. De hecho, dado que la dieta vegana puede ser muy beneficiosa para la salud, los efectos del ayuno intermitente son aun mejores con esta dieta.

¿Por qué sí es compatible el veganismo y el ayuno intermitente?

La primera razón por la que es compatible el veganismo y el ayuno intermitente radica en que el ayuno intermitente, aunque se utilice para bajar de peso, no es una dieta para la pérdida de peso. Se trata simplemente de una rutina que busca ofrecerle al organismo una serie de beneficios relacionados con el proceso de autofagia.

En este sentido, se debe aclarar que la dieta intermitente no siempre se aplica con regularidad. Existen casos en que las personas la practican sólo de manera ocasional. En dichas situaciones el impacto que tiene el ayuno sobre el cuerpo es muy limitado, por lo que no habría que preocuparse porque los efectos negativos sobre los huesos se vean reforzados por la combinación de una dieta vegana con ayuno.

El veganismo

Sin embargo, la regularidad con la que realices el ayuno intermitente debe acoplarse a tus objetivos. Si tu interés es aprovechar que es compatible el veganismo y el ayuno intermitente para bajar de peso, entonces tienes que hacerlo con una frecuencia considerable, dependiendo del método de ayuno que hayas seleccionado.

Funcionamiento

Ahora que se ha aclarado que no hay inconvenientes que impidan que un vegano pueda realizar un ayuno intermitente,  podemos hablar en profundidad sobre en qué consiste esta rutina repleta de múltiples beneficios para la salud.

A nivel general, se puede decir que el ayuno intermitente es una manera flexible de ayunar. Por lo general, los tiempos que se pase sin comer dependerán de la decisión de la persona, pero lo más común es que oscilen entre ocho y veinte horas.

Después de transcurrido dicho período de tiempo se considera que el cuerpo ha entrado en un estado de ayuno y los beneficios relacionados con la autofagia empiezan a presentarse.

Gracias a que se estaría iniciando el ayuno intermitente en compañía de una saludable dieta vegana, la salud de la persona obtendrá un doble beneficio en comparación a lo que ocurriría si hiciera ayuno y sólo practicara una dieta omnívora poco optimizada.

Consejos para iniciar una rutina donde sea compatible el veganismo y el ayuno intermitente

Para iniciarte en el mundo del ayuno vegano es importante tener en cuenta algunos consejos que te permitirán practicar esta rutina de manera eficaz y sin complicaciones.

Lo primero es que debes empezar por ayunos cortos. La opción de un ayuno de doce horas diarias es la más recomendada. Para hacer este tipo de ayuno intermitente tienes que dejar de comer durante doce horas después de la cena. Transcurrido ese tiempo, podrás continuar alimentándote de la manera cotidiana. Tendrás que hacer esto de manera diaria.

Dieta de ayuno vegano

Al principio es posible que te resulte complicado el ayuno de doce horas, pero al final tu cuerpo debería adaptarse. Una vez que te adaptes a este tipo de ayuno, puedes cambiarlo por un ayuno de dieciséis horas. De la misma manera, cuando estés adaptado podrías optar por el ayuno de veinte o veinticuatro horas.

En este último caso tienes que pasar veinticuatro horas comiendo y veinticuatro horas sin comer. La clave está en escuchar a tu cuerpo: sólo él puede decirte si estás adaptado o no al ayuno.

Limitaciones

Durante los períodos de ayuno está completamente prohibido comer, pero sí puedes beber. Una buena opción es beber té, ya que podría ayudarte a soportar los períodos de ayuno sin dañar tu dieta vegana.

El café también está permitido, pero debes evitar consumirlo con azúcar, ya que el objetivo es restringir por completo las calorías durante los períodos de ayuno intermitente.

Dolor de cabeza

Cuando se practica ayuno intermitente, independientemente de si es con una dieta omnívora o vegana, es posible experimentar dolor de cabeza. Se trata de una reacción natural del cuerpo ante la necesidad de obtener electrolitos.

La solución en este caso no es consumir pastillas para el dolor de cabeza, sino beber un poco de sal disuelta en agua. De hecho, este tipo de reacciones son comunes en los principiantes en este tipo de rutinas. Forma parte del proceso natural de adaptación del cuerpo, por lo que es probable que cuando te acostumbres al ayuno dejes de experimentar problemas de dolor de cabeza.

Asimismo, también es posible que te sientas fatigado los primeros días en que practiques ayuno. Esta reacción también es natural, así que no tienes que preocuparte por la posibilidad de poner en riesgo tu salud. No obstante, si tu cuerpo se encontraba en un mal estado de salud antes de comenzar la rutina de ayuno intermitente y tu dieta vegana no era muy completa, sí es posible que sufras de algún efecto adverso.

De manera que antes de empezar a practicar el ayuno intermitente tienes que evaluar si tu dieta es correcta. La mejor forma de hacerlo es consultando con un nutricionista, de forma que él te asesore y puedas prevenir cualquier riesgo.

Evita ayunar en exceso

El hecho de que no sólo sea compatible el veganismo y el ayuno intermitente, sino también sinérgico, no quiere decir que puedas ayunar en exceso. Después de ciertos períodos, los beneficios del ayuno desaparecen.

Compatibilidad del veganismo con el ayuno

De hecho, no sólo desaparecen, sino que el ayuno podría convertirse en algo perjudicial para la salud. Específicamente, se habla de los ayunos que superan las cuarenta y ocho horas de duración. Por lo tanto, si eres capaz de hacer el ayuno de veinticuatro horas, entonces no es necesario que intentes ampliar la duración más.

La explicación de esto se encuentra en que, transcurrido dicho período de tiempo, el cuerpo ya no está en un estado de ayuno que favorece la autofagia, sino que entra en un estado de supervivencia o inanición. Cuando esto sucede, el organismo comienza a realizar adaptaciones metabólicas de emergencia y empiezas a perder músculo, disminuye la leptina, aumenta la sensibilidad a la insulina, disminuye la testosterona, se reduce la tasa metabólica y aumenta el cortisol, entre otras cosas bastante negativas para tu salud.

No descuides tu dieta vegana

Aunque los veganos son menos propensos a alimentarse de comida basura, esto no quiere decir que estén completamente libres de la tentación de comerla de vez en cuando. Aunque sea posible alimentarse de un cheatmeal ocasional, si combinas veganismo y ayuno se le debe dar mayor prioridad a la alimentación adecuada porque, de lo contrario, se perderían los beneficios que se ganan con esfuerzo al ayunar.

Escucha a tu cuerpo

Este consejo es clave para tener éxito al ayunar de manera intermitente. Debes ajustar el ayuno a tu vida, no al revés. Por ello, siempre debes evitar forzar demasiado a tu cuerpo. Si un día te resulta imposible soportar un ayuno de doce horas, entonces no hay problema, pues podrás reanudar la rutina al día siguiente.

Referencias

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario

Desayuna con Entrenamiento.com
en tu e-mail

Suscríbete gratis a Entrenamiento.com y recibe cada mañana nuestros últimos artículos, 100% libre de spam.