Buscar
Close this search box.

6 deliciosas maneras de mejorar tu sistema inmunitario

Únete a nuestra newsletter de marketing

Contenido del artículo

Con el fin de mantener una buena salud y un buen desempeño durante toda la temporada de carreras, es esencial alimentar tu cuerpo y musculatura, pero también tu sistema inmunológico.

Ser proactivo con tu nutrición, como la mayoría de los atletas profesionales son, te ayudará a mantener tu cuerpo a pleno rendimiento cuando te preparas para tus objetivos, ya sean de natación, bicicleta y/o correr, o incluso los tres a la vez. ¿Quieres saber lo mejor de todo? Todos nuestros consejos saben de maravilla.

1. Comer frutas y verduras todos los días

Cada comida debe contener alimentos que proporcionan un montón de color. Las frutas y verduras nos cargaran con nutrientes de origen vegetal llamados fitonutrientes y antioxidantes, que nos ayudan a proteger nuestras células inmunes de las moléculas de oxígeno dañinas llamadas radicales libres. Estudios científicos han concluido qué aquellas personas que consumen de media 5 porciones de frutas y verduras cada día son capaces de reducir la incidencia de infección en un 50% en comparación con a las que no les gusta aportar color a su dieta.Alimentación adaptada a tus necesidades deportivas.

2. No temer ni al ajo ni a la cebolla

El ajo y la cebolla son grandes potenciadores de glóbulos blancos que combaten las infecciones con lo que se convierten en un gran remedio natural y barato para combatir el resfriado común y otras infecciones. Además estudios de laboratorio han demostrado que el ajo puede ayudar a regular la inflamación mediante la inhibición de la actividad de enzimas inflamatorias.

Para el apoyo inmune y antiinflamatorio óptimo, se recomienda consumir un diente de ajo picado al día o usar un extracto estandarizado a una dosis de 600-1200 mg dividida en tres dosis al día y / o comer una cebolla mediana cada día. Tu sistema inmune te lo agradecerá, tu economía también, el único damnificado será tu aliento, por lo que recuerda comprar también chicles de menta.

3. Aumentar tu consumo de zinc

Comida rica en zinc

La carencia de zinc es una de las deficiencias nutricionales más comunes entre los adultos especialmente entre los vegetarianos lo cual es muy perjudicial para el sistema inmunológico.

El zinc aumenta la producción de células blancas de la sangre, que ayudan a reconocer y destruir las bacterias y virus invasores. El zinc se encuentra ampliamente en productos cárnicos: una simple porción de 90 gr contiene un 30% del zinc diario necesario.

Para los vegetarianos y los que no comen carne de vaca, el zinc también se puede encontrar en otros alimentos como ostras, cereales fortificados, cangrejo, pavo, cerdo, el yogur y los frijoles. La actual cantidad diaria recomendada de zinc en hombres y mujeres adultos es de 11 mg y 8 mg, respectivamente, aunque muchos expertos creen que el aumento en la ingesta de 25-30 mg en períodos de entrenamientos sería un buen protector inmunológico.

4. Tomar carbohidratos durante y después de tus entrenamientos

El Dr. David Niemann, un pionero en el estudio de ejercicio y inmunología, ha mostrado los beneficios del consumo de hidratos de carbono durante e inmediatamente después del entrenamiento. La ingesta de estos ayuda a mantener la producción de linfocitos, lo que ayuda a prevenir la infección.

Por lo tanto, durante tus entrenamientos más duros te recomendamos el consumo de carbohidratos de 30 a 90 gramos cada hora. También es preferible consumir de 0,50 a 0,75 gramos de carbohidratos por cada 0.40 kg de masa corporal inmediatamente después de tu entrenamiento.

5. Comer muchos hongos

Shitake

Algunos tipos de setas, especialmente el shiitake, reishi y maitake son una buena fuente de beta glucano, una compleja cadena de moléculas de glucosa que se ha mostrado prometedora para aumentar la producción y actividad de las células blancas de la sangre, lo que les permite destruir agentes patógenos.

Algunos estudios han demostrado un beneficio inmunológico con una simple porción de media taza diaria. Como alternativa, una ingesta diaria de 100 a 500 mg de beta glucano en suplementos ha demostrado ser eficaz para el refuerzo de la función inmune durante los ciclos fuertes de los entrenamientos.

6. Tomar yogurt

El consumo de productos de yogurt que contienen cultivos activos (llamados probióticos) parecen aumentar la cantidad de bacterias que recubren la pared intestinal, lo que ayuda a combatir los gérmenes que pueden causar infecciones. Varios estudios han encontrado que el consumo diario de una sola taza de yogur puede ayuda a reducir la posibilidad de contraer un resfriado común durante todo el año. ¿No eres fan del yogurt? Estos mismos beneficios se pueden obtener por beber una bebida de leche fermentada llamada kéfir.

Referencias

  • Kim Mueller6 Delicious Ways to Boost Your Immunity. Para Ironman. [Revisado en octubre 2015].

Únete a nuestra newsletter de marketing

Deja un comentario

Suscríbete y aprende TODO sobre Marketing Digital