Conoce los beneficios de la dieta astringente

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Contenido del artículo

Algunas enfermedades como la diarrea o la gastroenteritis tienen como consecuencias secundarias la desnutrición. Esto hace necesario que se adopten medidas para reponer la pérdida nutricional. Los beneficios de la dieta astringente la convierten en la dieta predilecta para estas situaciones.

Es importante resaltar que algunas enfermedades estomacales provocan un cambio en la forma de las heces, haciéndolas blandas o líquidas. Esto se traduce en dolor y malestar estomacal. Dichos síntomas no suelen representar un problema de gravedad, pero sí pueden llegar a ser muy molestos.

Beneficios de la dieta astringente

En este sentido, el uso de la dieta astringente se presenta como un apoyo alimenticio para el organismo, ya que se trata de una dieta caracterizada por el consumo de alimentos blandos que son fáciles de digerir, por lo que no implican un gran esfuerzo para el sistema digestivo. Como resultado, resulta más fácil reponer los líquidos que el organismo haya perdido.

¿En qué consiste la dieta astringente?

Se trata de la dieta que se recomienda a los pacientes de enfermedades estomacales, por ejemplo, la diarrea. Su principal beneficio radica en que ayuda a las personas con estas enfermedades a recuperar rápidamente los minerales y vitaminas que se hayan perdido como consecuencia de la enfermedad.

Está constituida por alimentos fáciles de digerir y grandes cantidades de líquidos. Debido a que se trata de una dieta bastante sencilla, no es necesario acudir con un nutricionista o médico para que elabore una planificación específica de la dieta. Por tanto, está al alcance de cualquier persona.

Usos

La dieta blanda, como también se le conoce, favorece la recuperación en personas que presentan enfermedades como la gastroenteritis, diarreas agudas y crónicas u otras enfermedades que alteren el correcto funcionamiento del sistema digestivo.

Carnes

Cabe destacar que es la medida de más fácil aplicación cuando se presenta una enfermedad de este tipo. En algunos casos es posible que con el solo uso de esta dieta se alivie la enfermedad. No obstante, si después de tres días de mantener la dieta no se nota una mejoría en los síntomas, lo más recomendable es acudir a un médico.

Esto se debe a que ciertos cuadros clínicos son de mayor gravedad, por lo que puede ser necesario complementar el uso de la dieta astringente con algunos tratamientos farmacológicos.

¿Cuáles son los beneficios de la dieta astringente?

Entre los beneficios de la dieta astringente existen dos que son clave:

Contribuye a la hidratación del cuerpo

Una adecuada hidratación es indispensable para gozar de una buena salud. Cuando existe un factor que dificulta la hidratación, como es el caso de múltiples enfermedades estomacales, la dieta astringente consigue reponer los líquidos del organismo de una forma más eficaz que otras dietas.

Mejora la salud

Esta dieta no solo ayuda a evitar que los síntomas de las enfermedades estomacales empeoren, sino que también ayuda a mejorar la salud en general. Es por eso que en algunos casos puede bastar con aplicarla para hacer que el organismo se recupere por completo.

Pescado blanco

La explicación de esto radica en que esta dieta reduce el trabajo intestinal, lo que dificulta el desarrollo de la enfermedad, ya que muchas enfermedades estomacales se benefician del sobreesfuerzo intestinal para fortalecerse.

Alimentos que se deben evitar para aprovechar los beneficios de la dieta astringente

Cuando se presenta una enfermedad estomacal es crucial suspender el consumo de ciertos alimentos como parte de la aplicación de la dieta astringente. Esto se debe a que hay algunos alimentos que implican un gran esfuerzo intestinal para su asimilación. Entre estos se encuentran los siguientes:

  • Verduras crudas como el repollo o la coliflor.
  • Productos lácteos como el yogur con lactosa, queso o leche.
  • Frutos secos.
  • Cualquier tipo de salsas debido a su alta cantidad de grasas insanas.
  • Bebidas gaseosas azucaradas y bebidas alcohólicas.
  • Cereales integrales de debido a que tienen un efecto laxante que afecta negativamente al sistema digestivo en caso de enfermedad.
  • Chocolates o cualquier otra clase de dulces.
  • Café.
  • Especias.
  • Embutidos, alimentos ricos en sal y frituras.
  • Zumo de naranja.

Es importante hacer énfasis que se trata solo de una suspensión temporal. Es decir, cuando se alivie la enfermedad y ya no sea necesario aprovechar los beneficios de la dieta astringente, será posible volver a introducir todos estos alimentos en la dieta regular.

Alimentos recomendados para planificar la dieta astringente

Así como existen alimentos que se deben evitar para no entorpecer la dieta astringente, existen algunos alimentos que son altamente recomendables cuando se va a utilizar esta dieta. Por tanto, si vas a utilizarla, deberías considerar incluir uno o varios de los siguientes grupos alimenticios:

  • Verduras como las patatas y las zanahorias, ya que son fáciles de digerir y sus propiedades ayudarán a limpiar el organismo.
  • Carnes blancas y pescados blancos debido a su gran concentración de proteínas. Es importante que se preparen al vapor o a la plancha, pero nunca se deben freír.
  • Frutas como manzana asada, limón, membrillo o plátano maduro, especialmente cuando se sienta dolor de estómago.
  • Huevos debido a que son una de las más completas fuentes de proteínas. Se pueden preparar en forma de tortilla o cocidos.
  • Yogurt natural, pues a diferencia del yogurt con lactosa o a base de frutas, tiene importantes efectos medicinales en el estómago, pues ayuda a la recuperación de la flora intestinal.
  • Líquidos, pues constituyen uno de los elementos más importantes para obtener los beneficios de la dieta astringente. Entre los mejores líquidos que se pueden consumir se encuentra el agua y el té de manzanilla u otras infusiones similares. Como alternativa, es posible tomar caldos bajos en grasa, suero oral o agua de arroz o zanahoria.
  • Aceite, pero solo en bajas cantidades.
  • Pequeñas cantidades de carbohidratos como la pasta, arroz o pan blanco tostado se pueden consumir cuando duele el estómago y constituyen una importante fuente de energía.

Fases de la dieta astringente

Si deseas disfrutar de los beneficios de la dieta astringente, no basta con que evites algunos alimentos y te esfuerces por incluir otros, también es necesario que la planificación de la dieta atraviese cuatro fases. Esto garantiza que su aplicación será la más óptima posible.

Primera fase

En esta fase lo más importante es concentrar los esfuerzos en el consumo de líquidos. Se trata de la etapa en que más intensas son las molestias estomacales, por lo que suministrar suficientes líquidos al organismo será clave para recuperarse.

Segunda fase

En esta fase se debe hacer énfasis en el consumo de alimentos blandos como el plátano maduro, la manzana asada, puré de patata, entre otros.

Tercera fase

En caso de que se noten mejoras en los síntomas, se debe comenzar a introducir alimentos con alto contenido proteico de manera paulatina. Importante que los alimentos con alta concentración de proteínas se preparen al vapor o a la plancha, de forma que la cantidad de grasa en ellos sea mínima.

Cuarta fase

En la cuarta y última fase se debe comenzar a agregar progresivamente alimentos comunes. La cantidad de alimentos de este tipo que se pueden introducir dependerá de la evolución de los síntomas.

Para concluir hay que mencionar que los beneficios de la dieta astringente solo pueden apreciarse cuando se tienen problemas estomacales. Si no es el caso, no tiene sentido utilizar esta dieta. Por otro lado, hay que destacar que se trata de una dieta contraproducente para personas con estreñimiento, pues en tales casos puede empeorar los síntomas.

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Deja un comentario

¡Suscríbete y recibe nuestros últimos artículos directamente en tu correo!