Dieta de definición sin carbohidratos ¿cómo se hace correctamente?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars Puntúa el artículo
Cargando…

Dependiendo de los objetivos que quieras lograr en tu cuerpo, puedes ajustar tu patrón de alimentación a una dieta de definición baja o restringida totalmente en carbohidratos. Este tipo de regímenes alimenticios se enfocan en la ingesta de carne, pescado, huevos, nueces, semillas, vegetales, frutas y grasas saludables.

Estas dietas libres de carbohidratos suelen ser controvertidas, pero efectivas para la pérdida de peso a corto plazo, si se comparan con las dietas libres en grasas. Además, ayudan a mejorar los niveles de los triglicéridos, el azúcar en sangre, el colesterol y la presión arterial.

En general, esto se debe a la cero ingesta de granos, bebidas azucaradas y comida basura. Sin duda, someterte a este régimen te ayudará a bajar de peso y también a mejorar significativamente tu salud. Descubre cómo hacer correctamente una dieta de definición sin carbohidratos.

Cómo hacer una dieta de definición sin carbohidratos

¿Qué debes comer durante una dieta de definición sin carbohidratos?

En esta dieta, el objetivo es mantener los carbohidratos al margen y sustituir las pequeñas porciones que vayas a consumir por pastas, arroz o pan integral. Además, deberás aumentar las porciones de proteínas, grasas naturales y verduras en tu plato. El brócoli, el salmón, los huevos, la lechuga y el aceite de oliva, por ejemplo, son alimentos que se encuentran por debajo del 5% de carbohidratos.

En ese sentido, deberás consumir más pescado, huevos y verduras que germinan en la superficie, así como las grasas buenas contenidas en el aguacate. Seguramente encontrarás varias recetas de combinaciones de alimentos saludables que incluyan estos ingredientes y que sean buenas para el paladar. Recuerda que es fundamental reducir el consumo de granos, batatas, patatas y otras verduras que contengan almidón.

Si te preguntas qué puedes beber, el agua siempre será la mejor opción. Sin embargo, puedes permitirte otra opciones como el té o el café, preferiblemente sin endulzantes (o, como mucho, con xilitol), y si te gusta acompañarlos con leche o nata, opta por aquellas que son de origen vegetal. Además, tomar una copa de vino de forma ocasional no te hará salir de la dieta.

¿Qué debes comer durante una dieta de definición sin carbohidratos?

¿Cómo hacer una dieta de definición sin carbohidratos correctamente?

Este tipo de dietas son muy fáciles de hacer, ya que no necesitas contar calorías ni comprar productos especiales. Solo debes sustituir algunos alimentos por otros que te proporcionen una dieta nutritiva y que te hagan sentir saciedad. Asimismo, siempre debes procurar que estos alimentos estén libre de carbohidratos, o en su defecto, que sean integrales.

1. No le temas a las grasas naturales

Las grasas naturales, también conocidas como lípidos, ayudan a tu cuerpo a absorber las vitaminas A, D, E y K de los alimentos que consumes. Del mismo modo, tu cuerpo necesita ácidos grasos “esenciales”, mejor conocidos como omega 3 y omega 6, que son necesarios para que tu cuerpo realice diversas funciones fisiológicas y que solo se obtienen a través de una alimentación balanceada.

Por lo tanto, al consumir alimentos como pescado, frutos secos y aguacate, le estarás aportando a tu organismo la “grasa buena” que necesita para su correcto funcionamiento.

¿Cómo hacer una dieta de definición sin carbohidratos correctamente?

2. Personaliza tu consumo de carbohidratos

No hay reglas universales, solo se trata de comer adecuado para tu caso específico. En este caso, el contexto sí es relevante. No es igual la dieta de una persona obesa y sedentaria, a la de una persona delgada que hace deporte cinco días a la semana, por ejemplo.

A largo plazo, una dieta muy baja en carbohidratos (salvo en algunas excepciones) puede generar consecuencias desfavorables. Las más común es aumentar el cortisol e impactar en la glándula la tiroides. Si estás embarazada, restringir en exceso los carbohidratos tampoco es recomendable.

Aunque es cierto que durante períodos cortos consumir niveles bajos de carbohidrato mejora la flexibilidad metabólica, a largo plazo puedes lograr justo lo contrario. Tu organismo se acostumbrará a quemar solo grasa y perderá tolerancia a la glucosa.

Una dieta muy baja en carbohidratos puede generar consecuencias desfavorables

3. Reemplaza algunos alimentos por otros más sanos

La leche vacuna es considerada muy nutritiva, pero es rica en carbohidratos y además contiene lactosa, por lo que se aconseja sustituirla por leches de origen vegetal, como la de coco, soya, almendras, entre otras.

Por otro lado, sustituye las zanahorias, remolachas, patatas, maíz, guisantes y habas, por otros alimentos más bajos en carbohidratos, como el calabacín, brócoli, espárragos, coliflor, repollo, entre otros.

Comienza a consumir frutas naturales licuadas, con un poco de agua y sin azúcar, en vez de refrescos, tés helados y jugos en latas. El pan convencional o incluso el de centeno contienen más de 15 gramos de carbohidratos por rebanada, por lo que se recomienda consumir moderadamente pan integral.

Consume alimentos bajos en carbohidratos como el calabacín o brócoli

Beneficios de una dieta de definición sin carbohidratos

Las personas que deciden hacer dietas bajas en carbohidratos experimentan cambios tanto físicos como de salud. Entre ellos destacan una mejora en la claridad mental, un mejor funcionamiento del sistema digestivo, así como una reducción de acné y mejoras en la piel. Por si fuera poco, a largo plazo esta dieta ayuda a disminuir los antojos de dulces.

Sin embargo, la recomendación es que antes de someterte a una dieta alimenticia baja en carbohidratos, consultes a tu médico y le manifiestes tus inquietudes al respecto. Así mismo, pregúntale si es viable combinar tu rutina de entrenamiento con este nuevo estilo de vida a tu entrenador físico en caso de tenerlo.

Régimen alimenticio bajo en carbohidratos

Conclusión

Si quieres comenzar una dieta de definición baja en carbohidratos, es recomendable que planifiques tus comidas de modo que estas se adapten a tu estilo de vida. No te fuerces a comer o no hagas un plan de alimentos que sabes que no cumplirás a largo plazo. Recuerda que harás un cambio en tu rutina y esto siempre debe ser paulatino, así le darás tiempo a tu mente y tu cuerpo para que se adapten más fácilmente.

Asimismo, ten en cuenta que antes de iniciar cualquier tipo de dieta, debes consultarlo con tu médico personal. No querrás perder nutrientes o hacer un cambio alimenticio que a la larga pueda afectar gravemente tu salud.