Dieta termogénica: qué es y qué alimentos debes consumir en ella

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

La dieta termogénica está compuesta esencialmente de alimentos conocidos como termogénicos, es decir: alimentos que aceleran el metabolismo y favorecen la pérdida de peso.

Estos alimentos obligan al metabolismo a trabajar más en el proceso digestivo, aumentando así la quema de grasas y calorías. Además, lo mejor es que, a excepción del té y el café (que deben ser evitados por las mujeres embarazadas y lactantes, hipertensas o con gastritis y úlceras), todos los alimentos de la dieta termogénica pueden ser consumidos por personas de cualquier edad sin patologías previas, ya que son saludables.

Gracias a esto, el plan de alimentación de la dieta termogénica es fácil de seguir y accesible para todo el mundo. ¿Quieres saber más? ¡Sigue leyendo!

La termogénesis, el proceso metabólico en el que se basa esta dieta

La dieta termogénica tiene su razón de ser en un proceso conocido como termogénesis, que es el que nuestro metabolismo utiliza para quemar calorías en el cuerpo. Por lo tanto, la termogénesis es el proceso de aumento del calor corporal que ayuda a quemar calorías. De esa manera, cuanto más calor produzcas, más calorías quemarás y más rápido será el proceso.

Por tanto, es posible aumentar la tasa de quema de calorías del cuerpo mediante la activación de la termogénesis. Si además añades la práctica de ejercicio diaria a la dieta termogénica, los resultados serán excelentes.

Alimentos para dieta termogénica

Beneficios de la dieta termogénica

La dieta termogénica ha crecido en popularidad y hay una buena razón para ello: además de buenos resultados físicos, este tipo particular de dieta es capaz de proporcionar varios beneficios relacionados con la salud. Así, aquellos que quieran perder peso o mejorar su salud general, serán capaces de alcanzar sus objetivos mediante esta dieta. Algunos de sus beneficios más destacados son:

Acelera el ritmo metabólico

Aunque esto depende de cada organismo, el consumo de alimentos termogénicos puede acelerar la tasa metabólica hasta en un 30%.

Potencia la quema de grasa

Los alimentos termogénicos son capaces de promover la pérdida de grasa. Esto se debe a que al consumirlos y hacer ejercicio, puedes quemar calorías adicionales y perder más grasa de lo que normalmente lo haría.

Reduce el colesterol

El colesterol alto puede ser un problema de salud importante. Esto puede conducir directamente a la diabetes, que afectará negativamente el resto de su vida. Los alimentos termogénicos son capaces de reducir el colesterol hasta cierto punto gracias a que ayudan a quemar grasas.

Elimina toxinas

Permitir que las toxinas permanezcan dentro del cuerpo aumentará el riesgo de contraer una enfermedad. Una dieta termogénica puede ayudar al cuerpo a sudar más profusamente, gracias a lo cual se pueden liberar toxinas.

Alimentos termogénicos

Para poder llevar a cabo la dieta termogénica y favorecer la pérdida de peso, basta con introducir este tipo de alimentos en tu dieta (a ser posible, en todas las comidas) y hacer ejercicio como mínimo 3 o 4 veces por semana.

Canela

Esta especia baja en calorías ayuda a equilibrar el azúcar en la sangre, lo que puede ser un factor importante en la pérdida de peso. Tiene numerosos antioxidantes y fitoquímicos y se ha relacionado con la reducción de los niveles de colesterol y triglicéridos en personas que tienen diabetes. Además, también prolonga la sensación saciedad y reduce el deseo de comer dulces.

Jengibre

El jengibre estimula la producción de sustancias como la dopamina, que son responsables de promover una mayor quema de grasas. De la misma manera, disminuye la absorción de la grasa ingerida.

Aceite de coco

La estructura molecular de este aceite evita que se almacene como grasa en nuestro intestino. Al contrario, cuando lo ingerimos viaja directamente al hígado donde puede ser usado como energía para el cuerpo. Se puede utilizar para sustituir las grasas «malas» en la dieta y se ha asociado con la disminución de la grasa del vientre en las mujeres obesas.

Té verde

El té verde contiene sustancias como la cafeína y las epigalocatequinas que estimulan el uso de las reservas de grasa como fuente de energía. Por lo tanto, el aumento de los niveles metabólicos.

Proteínas

La termogénesis inducida por la dieta también puede verse afectada por la proporción de macronutrientes consumidos -carbos, grasas y proteínas- siendo las dietas ricas en proteínas las más termogénicas en comparación con las dietas ricas en carbohidratos o grasas, según la investigadora Helen H. Hermsdorff de la Universidad de Navarra, en Pamplona, España.

Pimienta negra y pimienta cayena

La capsaicina, la sustancia que da a especias como la cayena su sabor picante, aumenta la termogénesis: en estudios realizados en hombres y mujeres japoneses que consumían alimentos con esta sustancia, los participantes experimentaron un aumento del gasto energético inmediatamente después de su comida.

Del mismo modo, la pimienta negra contiene piperina, una sustancia que se ha demostrado que influye en la termogénesis a través de la estimulación del sistema nervioso, según el Dr. Westerterp-Plantenga y sus colegas.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario

Desayuna con Entrenamiento.com
en tu e-mail

Suscríbete gratis a Entrenamiento.com y recibe cada mañana nuestros últimos artículos, 100% libre de spam.