La guía definitiva de los alimentos funcionales

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Si hay un tipo de comida que ha incrementado su popularidad en la última década, esos son los alimentos funcionales. Son conocidos por ser altamente nutritivos, ya que otorgan una gran cantidad de beneficios para la salud de quien los consuma. Con sus propiedades, son capaces de prevenir y combatir enfermedades, e incluso ayudan con el buen desarrollo y funcionamiento del cuerpo humano.

Sabiendo ya esto, no hay duda de que el tema resulta interesante y quizás estamos dispuestos a dar el paso para saber más y así adoptar un estilo de vida más saludable por medio del consumo de este tipo de comida. Por eso, te mostramos cuáles son los beneficios de los alimentos funcionales y el uso que podemos darles.

Cuáles son los mejores alimentos funcionales

¿Qué son los alimentos funcionales?

Este concepto se originó en Japón en la década de los 80. Varias agencias del gobierno crearon un proyecto en el cual se comprometieron a buscar beneficios en distintos tipos de alimentos, para así ayudar a mejorar la salud de la población (Lang, 2007).

Estos alimentos también son llamados nutracéuticos, y son capaces de ofrecer beneficios que van más allá del valor nutricional, como suplementos, minerales y componentes para mejorar la salud.

Alimentos de este tipo están enriquecidos con minerales, vitaminas, fibra y probióticos. En este grupo también entran las frutas, nueces y granos. Por ejemplo, la avena está compuesta por una fibra llamada beta glucano, la cual es buena para el corazón y ayuda con la inflamación (Bashir, Choi y Muhammad, 2017). Por otro lado, las frutas y verduras son fuentes de antioxidantes, ideales para combatir enfermedades (Jeewon y Pem, 2015).

Tipos de alimentos funcionales

Ejemplos de alimentos funcionales

Los alimentos funcionales se dividen en 2 categorías: convencionales y modificados.

El grupo de los alimentos funcionales convencionales lo conforman ingredientes naturales. Son ricos en minerales, vitaminas, grasas naturales y antioxidantes. Algunos ejemplos son los siguientes:

  • Frutas: bayas, kiwi, peras, duraznos, manzanas, naranjas y plátanos.
  • Verduras: brócoli, coliflor, col rizada, espinacas y calabacín.
  • Frutos secos: almendras, anacardos, pistachos, nueces de macadamia y nueces de Brasil.
  • Semillas: semillas de chia, semillas de lino, semillas de cáñamo y semillas de calabaza.
  • Legumbres: frijoles negros, frijoles blancos, garbanzos y lentejas.
  • Granos integrales: avena, cebada, trigo sarraceno, arroz integral y cuscús.
  • Mariscos: salmón, sardinas, anchoas, caballa y bacalao.
  • Alimentos fermentados: tempeh, kombucha, kimchi, kéfir y chucrut.
  • Hierbas y especias: cúrcuma, canela, jengibre y pimienta de cayena.
  • Bebidas: café, té verde y té negro.

Por otro lado, los alimentos funcionales modificados están compuestos por ingredientes adicionales; como la fibra, las vitaminas y algunos minerales, aumentando así los beneficios para la salud. Entre estos encontramos los siguientes:

  • Zumos fortificados.
  • Productos lácteos fortificados.
  • Alternativas de leche fortificada; como leche de almendras, de arroz, de coco y de anacardos.
  • Granos fortificados, como pan y pasta.
  • Cereales fortificados y granola.
  • Huevos fortificados.
Tipos de alimentos funcionales

Beneficios de los alimentos funcionales

1. Previenen deficiencia de nutrientes

Están compuestos por muchos nutrientes importantes, como son los minerales, las grasas naturales y las vitaminas.

Si nuestro consumo de alimentos funcionales es constante, nos aseguraremos de que a nuestro cuerpo nunca le falten los nutrientes necesarios para garantizar un óptimo rendimiento, sin mencionar que también consumiremos aquellos que nos ayudarán a un mejor desarrollo y preservación.

Por ejemplo, la harina de trigo fortificada con hierro fue introducida en Jordania, esto redujo la tasa de anemia en niños por falta de hierro (Bailey et al., 2015).

Alimentos funcionales para tener mejor salud

2. Protegen de enfermedades

Esto es debido a que muchos alimentos funcionales son ricos en antioxidantes, los cuales ayudan a erradicar radicales libres, un tipo de compuesto dañino. De este modo se previene el daño en las células, y ciertas afecciones.

Algunos alimentos funcionales cuentan también con altos contenidos de ácidos grasos omega 3, una grasa natural y saludable que puede ayudar con la salud del corazón, el funcionamiento cerebral y la inflamación (Block, Mousa y Swanson, 2012).

Por otro lado, están los alimentos funcionales ricos en fibra, que ayudan a controlar el azúcar en la sangre para así prevenir la diabetes, enfermedades cardiacas y la obesidad. A su vez, la fibra previene trastornos digestivos como ulceras, reflujo y herromoides (Anderson et al., 2009).

¿Qué nutrientes aportan los alimentos funcionales?

3. Promueven el crecimiento y el desarrollo

Esto es muy importante para el desarrollo de bebés y niños. Si contamos con una dieta saludable compuesta por una gama amplia y variada de alimentos funcionales, garantizaremos que nuestro cuerpo cuente con los nutrientes que necesita para su adecuado desarrollo y cuidado.

Tenemos el caso de los granos y los cereales, los cuales son ricos en vitamina B y ayuda mucho para la salud del feto. También optimizan con los niveles de ácido fólico, lo cual contribuye a la salud cerebral, de la columna vertebral y de la médula espinal. De hecho, su consumo es capaz de disminuir la deficiencia en el tubo neural de un 50 a un 70% (Benoist, Blom e Imbard, 2013).

Mejores alimentos funcionales para el crecimiento de niños

Usos para estos alimentos

Una dieta que esté compuesta por este tipo de alimentos será siempre una dieta beneficiosa y que nos permitirá tener una mejor salud, ya que nuestro cuerpo estará mejor cuidado y contará con los nutrientes que necesita.

Si lo que se quiere es incrementar la ingesta de nutrientes y vitaminas a través de la dieta para combatir problemas de salud o prevenirlos, entonces es necesario consumir alimentos funcionales.

Nutrientes en los alimentos funcionales

Referencias

  • Anderson, J., Baird, P., Davis, R., Ferreri, S., Knudtson, M., Koraym, A., Waters, V. y Williams, C. (2009). Health benefits of dietary fiber. Nutrition Reviews. doi: 10.1111/j.1753-4887.2009.00189.x.
  • Bailey, R., Dary, O., Dwyer, J., Gaine, P., Jarvis, A., Keen, C., King, J… y Wiemer, K. (2015). Fortification and Health: Challenges and Opportunities. American Society for Nutrition. doi: 10.3945/an.114.007443.
  • Bashir, I., Choi, J. y Muhammad, K. (2017). Clinical and Physiological Perspectives of β-Glucans: The Past, Present, and Future. International Journal of Molecular Sciences. doi: 10.3390/ijms18091906.
  • Benoist, J. y Blom, H., Imbard, A. (2013). Neural Tube Defects, Folic Acid and Methylation. International Journal of Environmental Research and Public Health. doi: 10.3390/ijerph10094352.
  • Block, R., Mousa, S. y Swanson, D. (2012). Omega-3 fatty acids EPA and DHA: health benefits throughout life. Advances in Nutrition. doi: 10.3945/an.111.000893.
  • Jeewon, R. y Pem, D. (2015). Fruit and Vegetable Intake: Benefits and Progress of Nutrition Education Interventions- Narrative Review Article. Iranian Journal of Public Health, 44(10), 1309–1321.
  • Lang, T. (2007). Functional Foods. The BMJ. doi: 10.1136/bmj.39212.592477.BE.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario

Desayuna con Entrenamiento.com
en tu e-mail

Suscríbete gratis a Entrenamiento.com y recibe cada mañana nuestros últimos artículos, 100% libre de spam.