Los 7 hábitos dietéticos que te pueden hacer morir joven

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, promedio 5,00 de 5)
Cargando…

Es difícil decir no a una pizza con doble queso de vez en cuando; pero seguramente habrás escuchado en reiteradas ocasiones que ciertos alimentos pueden tener consecuencias muy graves en relación al tiempo que vivimos.

De acuerdo a una investigación, más del 45% de las muertes producidas en Estados Unidos son debidas a enfermedades cardíacas, derrames cerebrales y diabetes tipo II. Y que esto ocurra, se debe en parte al consumo excesivo de comida procesada, así como al bajo de alimentos saludables.

Por ejemplo, un nuevo estudio publicado en la revista American Medical Association, muestra cuáles son los hábitos dietéticos que aumentan la tasa de mortalidad en la juventud. Descubre 7 de ellos para evitarlos y vivir por más tiempo y disfrutar de una mejor calidad de vida.

Evitar los malos hábitos alimenticios

7 hábitos dietéticos que disminuyen la longevidad

1. Comer demasiada carne roja

A pesar de que este alimento es una buena fuente de proteína que proporciona una gran variedad de nutrientes como vitamina B, hierro y zinc; el alto consumo de carne provocó el 4,2% de las muertes por diabetes en el año 2012. Sin embargo, también representó menos del 1% de fallecimientos vinculados a una dieta.

A pesar de que no existe una regla literal y rápida sobre la cantidad de carne roja que se debe consumir, en el American Institute for Cancer Research se sugiere limitar su consumo a menos de 500 gramos por semana. Para ello, algunas pautas básicas a considerar son elegir cortes magros y evitar la carne criada en granjas industriales y las procesadas.

Los alimentos que te harán morir antes

2. Incluir mucha grasa sólida en tu dieta

El hábito de comer grasa sólida trae como consecuencias accidentes cerebrovasculares, enfermedades cardíacas y diabetes tipo II; y por tanto la muerte por llevar una dieta inapropiada.

Una grasa sólida se presenta en estado sólido a temperatura ambiente, ejemplo de este es la mantequilla. Dicha opción contiene más grasas saturadas y trans, pocos saludables para el cuerpo. Debido a ello, pueden aumentar el colesterol malo (LDL) y el riesgo de enfermedad cardíaca. En este sentido, se recomienda optar por grasas saludables como el de aguacate y el aceite de oliva.

Alimentos pocos saludables y su relación con la longevidad

3. Una dieta rica en granos refinados

Según la investigación, consumir demasiados granos refinados y pocos cereales integrales ha causado la muerte en un 5,9% en el año 2012.

Ejemplo de granos enteros serían la harina de trigo integral, bulgur, avena y arroz integral, mientras que los granos refinados pueden encontrarse en la pasta, el arroz blanco y el pan blanco los cuales, debido a su procesamiento, eliminan el salvado y el germen, dando a los granos una textura más fina y mejor vida útil.

Aunque gran parte de las vitaminas del complejo B y hierro son despojados durante el proceso de molienda, los mismos se añaden de nuevo en los granos refinados, pero estos carecen de fibra.

Se recomienda comer al menos el equivalente de 85 gramos de cereales cada día, y procurar que la mitad de éstos al menos sean enteros.

Alimentos dietéticos que ayuda a la longevidad

4. Ingerir gran cantidad de bebidas azucaradas

De acuerdo al estudio mencionado anteriormente, en personas de 25 a 64 años de edad, los refrescos y otras bebidas azucaradas se asociaron con más muertes tempranas que cualquier otro factor dietético.

Por lo general, alrededor del 7% de las muertes por bebidas azucaradas han afectado a más hombres que a mujeres. Dichas bebidas se les relaciona en parte como las responsables del síndrome metabólico y obesidad.

En el Boston Public Health Commission se dice que las mujeres que beben una o más bebidas azucaradas al día son más propensas a desarrollar diabetes que las mujeres que beben menos de una. Por ello, se recomienda, tratar de reemplazar los refrescos y otras bebidas endulzadas por agua gaseosa o con sabor, té y jugos de frutas frescas.

Los hábitos alimenticios que acortarán tu vida

5. Comer insuficientes verduras

La investigación asevera que incluir pocas verduras en la dieta puede elevar la mortandad. Al igual que las frutas, las verduras tienen poca grasa y calorías, además de carecer de colesterol.

Las verduras están llenas de nutrientes importantes como potasio, fibra, ácido fólico y vitaminas A y C. Por esta razón, se sugiere agregar a la dieta alrededor de un poco más de 2 tazas de verduras por día.

Dieta que aumentará tu longevidad

6. Un bajo consumo de marisco

Los mariscos son ricos en ácidos grasos omega-3, saludables para el corazón y desempeñan un papel crucial en la función cerebral y reduce el riesgo de enfermedad cardíaca. Pero, de acuerdo a MyPlate.gov, se recomienda comer alrededor de 150 gramos de mariscos por día o 220 gramos de pescado cocido a la semana si tu objetivo es alargar tu longevidad. Esto se debe a que la investigación establece que una baja ingesta de marisco puede ocasionar la muerte temprana por llevar una mala dieta.

Trata de comer alternativas de marisco con alto omega-3 y bajo contenido de mercurio, como salmón, anchoas, sardinas, arenques, ostras del Pacífico y trucha.

Cómo ciertos alimentos puede afectar tu longevidad

7. Una dieta baja en frutos secos y semillas

Los frutos secos y semillas son parte del grupo de alimentos ricos en proteínas, y son increíblemente densos en nutrientes. Contienen grasas poli-insaturadas, fibras y magnesio.

Un estudio publicado en la revista BMC Medicine encontró que, comer alrededor de un puñado de frutos secos (o 20 gramos) al día puede reducir en un 30% el riesgo de enfermedades del corazón; así como bajar en casi un 40% el riesgo de diabetes tipo II.

Debido a que son altos en calorías, trata de limitar su ingesta y utilizarlos para sustituir a otros alimentos ricos en proteínas, como la carne. Por ejemplo, la American Heart Association recomienda ingerir 4 porciones de 42 gramos de nueces por semana.

Los frutos secos pueden aumentar la longevidad

Referencia

  • Krueger, H. 10 Poor Eating Habits That Could Make You Die Young. Para Livestrong [Revisado en mayo de 2017]