La mejor alimentación contra el cáncer para recuperarse lo antes posible

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

El cáncer es una de las principales causas de muerte en todo el mundo. Pero los estudios sugieren que simples cambios en el estilo de vida, como llevar una mejor alimentación, podrían actuar contra el cáncer y reducir las posibilidades de sufrirlo de entre el 30 y el 50%. La nutrición desempeña un papel importante en el tratamiento y la superación del cáncer. Este artículo cubre todo lo que necesitas saber de la relación entre el cáncer, la dieta y cómo puede ayudarte a recuperarte.

Cómo la alimentación puede ayudar contra el cáncer

Alimentación contra el cáncer

Mucha gente vende «dietas especiales» que dicen que ayudan a tratar el cáncer o evitarán que vuelva. Quizás has oído que deberías hacerte vegetariano. Antes de hacer cualquier cambio importante, habla con tu médico. No hay ninguna dieta que pueda curar el cáncer. No existe ninguna buena investigación que demuestre que cualquier plan de alimentación, como una dieta vegetariana, por ejemplo, pueda reducir la posibilidad de que el cáncer regrese.

Lo que comes es realmente importante cuando tienes cáncer. Tu cuerpo necesita suficientes calorías y nutrientes para mantenerse fuerte. Pero el cáncer puede dificultar la obtención de lo que necesitas, los nutrientes necesarios son diferente antes, durante y después del tratamiento. No necesitas un cambio drástico de dieta, solo unos cuantos trucos sencillos para que los alimentos buenos para ti sean fáciles y apetitosos. Lo mejor es seguir una dieta equilibrada con: proteínas magras, frutas, verduras, granos enteros y productos lácteos bajos en grasa. Limita el azúcar, la cafeína, la sal y el alcohol.

Antes del tratamiento

Empieza a concentrarte en los alimentos saludables incluso antes de empezar el tratamiento. No sabes cómo te afectará y qué tipo de efectos secundarios puede tener. Por eso, es una buena idea obtener una buena nutrición antes del tratamiento. Puede ayudarte a sentirte mejor y a que tu cuerpo se mantenga fuerte.

Prepara muchos alimentos saludables, especialmente aquellos que necesitan muy poca (o ninguna) cocción. Por ejemplo: las nueces, el puré de manzana, el yogur, las verduras cortadas y el arroz integral para microondas u otros granos integrales son opciones fáciles.

Varía tu dieta para incluir muchas frutas y verduras, así como granos enteros. Cuando se trata de seleccionar tus platos principales, es recomendable que:

  • Comas por lo menos 2,5 tazas de frutas y verduras todos los días.
  • Elijas grasas saludables, incluyendo los ácidos grasos omega-3, como los que se encuentran en el pescado y las nueces.
  • Selecciones proteínas bajas en grasas saturadas, como: pescado, carnes magras, huevos, nueces, semillas y legumbres.
  • Optes por fuentes saludables de carbohidratos, como: granos enteros, legumbres, frutas y vegetales.

Esta combinación de alimentos asegurará que estas comiendo muchas de las vitaminas y nutrientes que necesitas para ayudar a tu cuerpo a ser más fuerte.

Durante el tratamiento

Puede que tengas días en los que sientas hambre, y otros en los que la comida es lo último que quieres. En los días que sientas hambre, come muchas proteínas y grasas saludables. Eso mantendrá tu cuerpo fuerte y ayudará a reparar el daño causado por el tratamiento.

Los alimentos más ricos en proteínas incluyen:

  • Carne magra, pollo y pescado.
  • Huevos.
  • Alubias, nueces y semillas.
  • Queso, leche y yogur.

Bebe muchos líquidos durante todo el día. El agua es una gran opción. Prueba también el zumo recién exprimido. Te da algunas vitaminas adicionales junto con el líquido que tu cuerpo necesita para mantenerse hidratado. Come cuando tengas hambre. Haz del desayuno tu comida más importante. Si las comidas se dificultan, come cinco o seis pequeñas comidas en lugar de dos o tres grandes durante el día.

Ten a mano también snacks pequeños y saludables. El yogur, los cereales, el queso, las galletas, y la sopa son todas buenas opciones. Si estás recibiendo quimioterapia, un tentempié o una pequeña comida justo antes de una sesión puede alejar las náuseas.

¿Qué alimentos pueden ayudar contra el cáncer?

Después del tratamiento

Una vez que termines el tratamiento contra el cáncer, muchos de tus problemas de alimentación mejorarán. Los problemas como la pérdida de peso y los cambios en el gusto o el olfato pueden durar un poco más de tiempo para volver a la normalidad.

Aunque la alimentación saludable por sí misma no puede evitar que el cáncer regrese, puede ayudar a recuperar en gran medida la fuerza, reconstruir el tejido, y mejorar cómo te sientes después de que el tratamiento termine. Aquí hay algunas formas para comer bien después de que el tratamiento termine:

  • Prepara comidas que te gusten y que sean fáciles de cocinar.
  • Cocina 2 o 3 comidas a la vez. Congela los extras para comer más tarde.
  • Facilita la preparación de tus comidas, por ejemplo, comprando verduras precortadas.
  • Come muchos tipos de alimentos diferentes. Ninguno de los alimentos tiene todas las vitaminas y nutrientes que necesitas.
  • Come pan de trigo integral, avena, arroz integral u otros granos y cereales integrales. Estos alimentos contienen carbohidratos complejos, vitaminas, minerales y fibra.
  • No consumas grasa, sal, azúcar, alcohol, alimentos ahumados o encurtidos, y carnes procesadas.
  • Come porciones pequeñas de carne magra y aves.
  • Usa métodos de cocina bajos en grasa, como el asado a la parrilla, al vapor, a la parrilla y al asado.
  • Limita el alcohol a 1 trago por día para las mujeres y 2 tragos por día para los hombres.

Consejos aparte de la dieta

Realiza ejercicio

Añadir actividad física a tu rutina diaria no requiere mucho trabajo extra. Concéntrate en pequeños pasos para hacer tu vida más activa. Sube las escaleras más a menudo o estaciona más lejos de tu destino y camina el resto del camino. Consulta a tu médico antes de comenzar a hacer ejercicio. El ejercicio regular aumenta tu sentido de bienestar después del tratamiento del cáncer y puede acelerar tu recuperación.

Mientras te recuperas del cáncer y haces ejercicio puedes experimentar:

  • Aumento de fuerza y resistencia.
  • Menos síntomas de depresión.
  • Menos ansiedad.
  • Reducción de la fatiga.
  • Mejora el estado de ánimo.
  • Menos dolor.
  • Mejora del sueño.
  • Menor riesgo de recurrencia del cáncer.

Controla los efectos secundarios

Muchos de los efectos secundarios de los tratamientos contra el cáncer pueden dificultar la obtención de alimentos suficientes. Tu dieta puede ayudarte a superar algunos de los problemas más comunes.

  • Náuseas y vómitos: Evita los alimentos con alto contenido de grasa o picantes y aquellos con olores fuertes.
  • Problemas de boca o garganta: Para las llagas, el dolor o los problemas para tragar, ingiere alimentos blandos. Evita cualquier cosa áspera.
  • Diarrea y estreñimiento: Para la diarrea, es muy importante mantenerse hidratado. Bebe muchos líquidos, y añade lentamente más alimentos ricos en fibra a tu dieta.
  • Cambio en el sabor: El tratamiento puede tener un efecto raro en tus papilas gustativas. Las cosas que antes no te gustaban pueden saber bien ahora. Así que ábrete a nuevos sabores. Mira si te gustan los sabores agrios o los que antes no te agradaban. Las especias como el romero, la menta y el orégano también pueden ayudarte a disfrutar de otras comidas.
Comer vegetales puede ayudar contra el cáncer

Conclusión

No se sabe si una cierta dieta o ciertos nutrientes pueden evitar que el cáncer vuelva a aparecer. En general, es una buena idea comer una dieta variada que se centre en el consumo de frutas y verduras. Si bien puede ser tentador complementar tu dieta con una gran cantidad de suplementos vitamínicos y minerales, resiste esa tentación.

De hecho, grandes cantidades de ciertos nutrientes pueden perjudicarte. Si te preocupa obtener todas las vitaminas que necesitas, pregúntale a tu médico si un multivitamínico es adecuado para ti. Si ese no es el caso, seguir estos consejos para mejorar tu alimentación podrán ayudar más de lo que piensas contra el cáncer.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario

Desayuna con Entrenamiento.com
en tu e-mail

Suscríbete gratis a Entrenamiento.com y recibe cada mañana nuestros últimos artículos, 100% libre de spam.