Los 5 mitos principales de la nutrición alternativa

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Cuando se trata de nutrición, cada persona tiene sus propios enfoques y creencias. Sin embargo, muchos de estos no están respaldados por la ciencia. Por esta razón, antes de seguir una recomendación sobre qué comer, cómo hacerlo y en qué periodos de tiempo, es necesario seguir los principios generales de nutrición. Estos no solo están avalados científicamente, sino que aplican a todos los seres humanos.

Descubre cuáles son los mitos más comunes utilizados en la nutrición alternativa. Tal vez estés incurriendo en algunos de ellos y, consecuentemente, afectando tu salud.

Los mitos más comunes utilizados en la nutrición alternativa

5 mitos de la nutrición alternativa

1. Las calorías no importan en absoluto

Para algunas personas, el conteo de calorías no es necesario. Creen que pueden perder peso sin importar la cantidad de comida que ingieran, siempre y cuando sepan qué alimentos escoger. A pesar de esa extendida creencia, ten presente que aunque algunos alimentos pueden ayudarte a perder peso, no cabe duda de que la cantidad de calorías ingeridas afecta la pérdida o el aumento de peso.

Muchas personas, gracias a su metabolismo rápido, pueden perder peso sin monitorear las calorías. Para ellos, el conteo de caloría no es tan necesario como para una persona de metabolismo lento. Sin embargo, este sigue siendo importante.

Los 5 mitos principales de la nutrición alternativa

2. El colesterol en la sangre no importa

Algunos estudios han arrojado información relacionada con las grasas saturadas y el efecto del colesterol en la dieta. Sugieren que ingerir grasas saturadas “no genera riesgo de padecer enfermedades cardiacas” (Siri-Tarino, Sun, Hu y Krauss, 2010).

A pesar de ello, es prudente seguir las recomendaciones dietéticas donde aconsejan consumir no más 300 mg por día de grasa saturadas. Lo más saludable, por lo tanto, es optar por dietas ricas en frutas y verduras frescas y baja en alimentos procesados, grasas y azúcar.

Ten presente que a pesar de lo que algunos estudios indican, puede que las grasas trans en los alimentos sean inofensivas, pero no lo son tanto en el torrente sanguíneo. Esto, sin duda, puede tener graves consecuencias en tu salud.

¿El colesterol en la sangre no importa?

3. El café de las tiendas contiene altos niveles de micotoxinas

Las micotoxinas provienen del moho y las puedes hallar en muchos alimentos. Sin embargo, la probabilidad de que la encuentres en los cafés de las tiendas es casi inexistente debido a la regulaciones de sanidad que controlan los niveles de estas toxinas en los alimentos.

Estas medidas son tan estrictas que si, por ejemplo, un cultivo pasa los controles sanitarios y excede el límite de seguridad, no es apto para su consumo y será descartado.

Ten presente que las micotoxinas están en el ambiente, por lo que algunas personas tienen niveles detectables en la sangre. Algunos estudios destacan que si tomas 4 tazas de café al día, consumirás solo el 2% de la ingesta de micotoxinas y estos niveles están dentro del límite de seguridad (Stegen et al., 1997).

¿El café comprado en tiendas contiene micotoxinas?

4. Los lácteos son malos para tus huesos

“Los lácteos causan osteoporosis”. Los partidarios de esta postura aseguran que cuando consumes lácteos, la sangre se vuelve ácida, lo que ocasiona que el cuerpo elimine el calcio de los huesos para neutralizar esta acidez.

Más allá del mito, la realidad es que existen propiedades en los lácteos que ayudan a mantener la salud ósea. Esto sí está científicamente comprobado, ya que son una fuente de calcio y fósforo (Heaney, 2004). Además, contienen vitamina K2, conocida por contribuir en la formación de los huesos (Cockayne et al., 2006).

Por contra, muchos estudios en humanos, avalan que los productos lácteos en cualquier rango de edad, aumentan la densidad ósea y minimizan el riesgo a sufrir fracturas (Wadolowska et al., 2013), por lo que no se puede afirmar que los lácteos perjudiquen a los huesos.

¿Comer lácteos es malo para tus huesos?

5. El néctar de agave es un edulcorante saludable

El néctar de agave es uno de los edulcorantes “naturales” que no es saludable. Actualmente, existen muchos productos en los estantes que te brindan esa apariencia de “saludable”.

La verdad de este edulcorante es que, aparte del agave, contiene azúcar agregado, lo que puede causarte problemas de salud, por su alto contenido de fructosa. Ten presente que cuando hay demasiada fructosa en el cuerpo, el hígado comienza a convertirla en grasa, ya que solo puede metabolizar hasta cierta cantidad de fructosa (Lê et al., 2009).

¿El néctar de agave es un edulcorante saludable?

Conclusión

Actualmente la nutrición es un tema de interés para muchas personas, pero no deja de deslindarse del desconocimiento de muchos temas vinculados a ella, por lo que se tienden a creer y a multiplicar mitos erróneos. En este sentido, la recomendación es que antes de seguir cualquier consejo sobre tu alimentación, te asegures de que tenga una base científica que lo respalde.

Referencias

  • Cockayne, S., Adamson, J., Lanham-New, S., Shearer, M. J., Gilbody, S., Torgerson, D. J. (2006). Vitamin K and the prevention of fractures: systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials. JAMA Internal Medicine. doi: 10.1001/archinte.166.12.1256
  • Heaney, R. P. (2004). Phosphorus nutrition and the treatment of osteoporosis. Mayo Clinic Proceedings. doi: 10.4065/79.1.91
  • Lê, K. A., Ith, M., Kreis, R., Faeh, D., Bortolotti, M., Tran, C., …, Tappy, L. (2009). Fructose overconsumption causes dyslipidemia and ectopic lipid deposition in healthy subjects with and without a family history of type 2 diabetes. The American Journal of Clinical Nutrition. doi: 10.3945/ajcn.2008.27336
  • Siri-Tarino, P. W., Sun, Q., Hu, F. B. y Krauss, R. M. (2010). Meta-analysis of prospective cohort studies evaluating the association of saturated fat with cardiovascular disease. The American Journal of Clinical Nutrition. doi: 10.3945/ajcn.2009.27725
  • Stegen, G. V. D., Jörissen, U., Pittet, A., Sacoon, M., Steiner, W., Vincenzi, M., Winkler, M., Zapp, J. y Schlatter, C. (1997) Screening of European coffee final products for occurrence of ochratoxin A (OTA). Food Additives & Contaminants. doi: 10.1080/02652039709374518
  • Wadolowska, L., Sobas, K., Szczepanska, J. W., Slowinska, M. A., Czlapka-Matyasik, M., & Niedzwiedzka, E. (2013). Dairy products, dietary calcium and bone health: possibility of prevention of osteoporosis in women: the Polish experience. Nutrients. doi: 10.3390/nu5072684
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario

Desayuna con Entrenamiento.com
en tu e-mail

Suscríbete gratis a Entrenamiento.com y recibe cada mañana nuestros últimos artículos, 100% libre de spam.