Las patatas son buenas para perder peso si no cometes estos errores

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Los pros y los contras que causan para la salud alimentos específicos puede ser un tema de controversia que, en muchos casos, es causado netamente por la desinformación. Tal es el caso de las patatas, las cuales tienen muy mala reputación por su alto contenido en carbohidratos, cuando en realidad son un carbohidrato complejo denso en nutrientes.

Si perteneces a este grupo de personas te sorprenderá saber que una patata mediana tiene solo 110 calorías y 26 gramos de carbohidratos; también proporciona el 30% de la cantidad de vitamina C que necesitas diariamente, el 15% del potasio y el 10% de la vitamina B6 esencial cada día. Además, si se preparan correctamente pueden ser buenas aliadas para ayudarte a perder peso.

Las patatas pueden ayudarte a perder peso

Las patatas pueden ayudarte a perder peso

Durante mucho tiempo se ha desacreditado el uso de este tubérculo dentro de las dietas para perder peso, y sin ninguna buena razón, pues no hay ninguna evidencia de que estás puedan obstaculizar tus objetivos de pérdida de peso.

Por ejemplo, un estudio comparó la pérdida de peso entre personas que comían patatas en su dieta y personas que no. Dicho estudio concluyó que comiendo este carbohidrato diariamente es posible bajar de peso. También descubrieron que las patatas fritas no son nada recomendables ya que están asociadas a un mayor riesgo de obesidad junto con la diabetes tipo 2 (Borch, et al., 2016).

En conclusión, las patatas pueden ser parte de una dieta saludable para bajar de peso si te acercas a ellas de la manera correcta y evitas cometer estos errores.

Las patatas pueden ayudarte a adelgazar

4 errores que debes evitar al preparar patatas

1. Las cocinas de forma poco saludables

Una de las formas más populares de comer este tubérculo es frita, la cual es sin duda la más calórica y dañina. Como mencionamos anteriormente comer papas fritas en exceso aumenta el riesgo de padecer obesidad o diabetes tipo 2.

Una porción mediana de papas fritas tiene alrededor de 380 calorías, 18 gramos de grasa (las patatas normales no tienen grasa), 221 miligramos de sodio y 50 gramos de carbohidratos.

Como puedes ver, una vez que las patatas pasan por el aceite se alejan mucho de lo que una vez fueron. En consecuencia, lo más sensato es que optes por preparar patatas al horno, en puré o asadas al horno. Eso sí, evita cubrirlas con un montón de queso, tocino o crema agria: esto no te ayudará en nada a cumplir tu meta.

No comer jamás patatas fritas si quieres adelgazar

2. No les das el uso correcto

En muchos casos se suele añadir las patatas como un contorno, cuando estas puedes ser el carbohidrato base del menú.

Cuando añadas este tubérculo a tu dieta, es esencial que quites del plato el carbohidrato refinado; es decir, no es bueno para tu meta de perder peso que comas arroz y patatas al mismo tiempo porqué aportarás muchas más calorías procedentes de carbohidratos de las necesarias.

Cómo cocinar las patatas para que te ayuden a adelgazar

3. No mides las porciones

Una porción de patata dentro de lo saludable equivale a una patata mediana. Otro aspecto que debes tener en cuenta es comer de 4 a 8 porciones de vegetales con almidón como máximo semanalmente (papas, maíz, guisantes verdes, habas, etc).

Si comes más calorías de las necesarias, aumentarás de peso. Debes realizar un seguimiento de tu ingesta de calorías y atenerte a las porciones adecuadas. Por lo tanto, debes controlar las porciones que comes de este alimento.

¿Se pueden comer patatas para adelgazar?

4. Le quitas la piel

La piel de una patata mediana proporciona el 7 % de la fibra que necesitas consumir durante el día. Esto es importante, ya que solo el 10 % de la población consume la suficiente fibra diariamente (Quagliani y Felt-Gunderson 2017).

Cada gramo de fibra cuenta para perder peso; por tanto, evita quitarle la piel a las patatas cuando las prepares. Solo procura lavarlas bien para quitar cual rastro de suciedad o desechos.

Por qué comer las patatas con piel

Conclusión

Contrario a la que se cree, las patatas pueden ser un alimento que le otorguen diversidad a tus comidas sin salirte de lo sano. Son deliciosas, densas en nutrientes y no suponen ningún obstáculo para la pérdida de peso siempre y cuando las prepares correctamente y jamás las hagas fritas.

Referencias

  • Plowe, K. Potatoes Can Help You Lose Weight — Unless You’re Making These 4 Mistakes. Para Livestrong
  • Borch, D., Juul-Hindsgaul, N., Veller, M., Astrup, A., Jaskolowski, J. y Raben, A. (2016). Potatoes and risk of obesity, type 2 diabetes, and cardiovascular disease in apparently healthy adults: a systematic review of clinical intervention and observational studies. National Center for Biotechnology Information. doi: 10.3945/ajcn.116.132332.
  • Quagliani, D. y Felt-Gunderson, P. (2017). Closing America’s Fiber Intake Gap, Communication Strategies From a Food and Fiber Summit. National Center for Biotechnology Information. doi: 10.1177/1559827615588079.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Deja un comentario