¿puede la dieta planetaria salvar nuestro medio ambiente?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, promedio 4,00 de 5)
Cargando…

El sistema alimentario global es una de las causas más importantes de la contaminación del planeta: es el mayor emisor de gases de efecto invernadero, el mayor impulsor de la pérdida de biodiversidad y la principal causa de la proliferación de algas mortales a lo largo de las costas.

Por tal motivo, la Comisión EAT-Lancet ha reunido a 37 científicos líderes en diferentes disciplinas, para abordar cómo poder alimentarse de forma saludable y sostenible con el medio ambiente, lo cual han denominado la «dieta de salud planetaria» (Willet et al., 2019). Descubre qué es y cómo podría salvar nuestro medio ambiente.

Ingesta de alimentos buenos para la salud y el medio ambiente

¿Qué es la dieta de salud planetaria?

La dieta de salud planetaria es una nueva propuesta de modelo alimentario basada en la salud y la sostenibilidad del planeta, cuyo objetivo principal es que en el año 2050, los cerca de 10.000 millones de personas que se espera existirán para entonces, sean capaces de alimentarse dejando atrás prácticas nada saludables para nuestra sociedad.

Se trata de una forma de comer basada en las plantas que permite un promedio de 2.500 calorías por día. Las pautas generales requieren duplicar la ingesta global de frutas, verduras, nueces, frijoles y otras legumbres, mientras que reducen a la mitad el consumo actual de carne roja y azúcar. También se recomienda limitar el consumo de pescado, huevos, granos refinados y algunos almidones.

Para áreas específicas del mundo, las pautas están más claramente definidas: los norteamericanos deberían comer un 84% menos de carne roja, pero 6 veces más de frijoles y lentejas, por ejemplo.

¿Puede la dieta planetaria salvar nuestro medio ambiente?

Beneficios de la dieta planetaria

Los beneficios de la dieta de salud planetaria se plantean en tres dimensiones:

  1. Suministro de alimentos más sostenible para el planeta al tiempo que reduce el impacto ambiental de nuestras elecciones colectivas de alimentos.
  2. Una dieta rica en alimentos de origen vegetal y reducir las proteínas animales se asocia con una mejor salud y longevidad.
  3. Es más económica, ya que es conocida la diferencia de precio entre comprar un bistec o carne de res, frente a un paquete de lentejas o unas latas de frijoles.

Por otro lado, las dietas ricas en proteínas animales con alto contenido de grasa se han asociado con un mayor riesgo de enfermedad cardíaca y ciertos tipos de cáncer (como el de colon). En este sentido, la reducción de proteínas animales puede mejorar tu salud y disminuir el riesgo de enfermedades; sólo debes asegurarte de satisfacer tus necesidades de proteínas a través de fuentes vegetales.

Razones para seguir la dieta de salud planetaria

¿Cómo iniciar la dieta planetaria?

Si hacer dieta te parece dramático, comienza por hacer cambios pequeños y simples de cara al consumo responsable con el ambiente, tal como dejar de consumir carne un día por semana, en el cual la sustituyas por proteínas de origen vegetal, como frijoles, lentejas y nueces. Por otra parte, puedes probar aumentando progresivamente las cantidades de proteínas vegetales en cada plato.

En términos prácticos, cada persona solo debería lo siguiente:

  • 7 g de carne de cerdo al día, 7 g de carne de res o cordero o 28 g de pescado (una hamburguesa típica suele tener unos 125 gramos de carne),
  • un huevo cada semana y media.
  • 250 g de lácteos y mantequilla.
  • 31 gramos de azúcar al día.

De ahí que, para recuperar el resto de calorías, tendríamos que aumentar la ingesta de verduras, legumbres y nueces.

¿Cómo comer sano y sin contaminar?

Conclusión

La forma en que la humanidad produce y come los alimentos debe cambiar radicalmente, a fin de evitar daños catastróficos al planeta.

La clave para salvar nuestra salud y la del planeta es un cambio drástico en la dieta global: duplicar la ingesta global de frutas, verduras, nueces, frijoles y otras legumbres y reducir a la mitad el consumo actual de carne roja y azúcar.

La dieta más sostenible para el planeta

Referencia

  • Willet, W., Rockström, J., Loken, B., Springmann, M., Lang, T., Vermeulen, S., Garnett, T… y Murray, C. J. L. (2019). Food in the Anthropocene: the EAT–Lancet Commission on healthy diets from sustainable food systems. The Lancet. doi: 10.1016/S0140-6736(18)31788-4