¿Puedes reducir tu colesterol comiendo carne?

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Contenido del artículo

 

Al escuchar las palabras «grasas saturadas» pensamos inmediatamente en algo malo para nuestra salud, sin tener un conocimiento real de qué son las grasas saturadas y porqué están relacionadas con el colesterol. Siempre se debe conocer todo lo que consumimos y cuáles son los beneficios que nos atribuyen a nuestro cuerpo, te invito a conocer en que nos ayudan las grasas saturadas.

Algunas razones para no temer a las grasas saturadas

1. Las grasas saturadas aumentan el colesterol LDL

El colesterol es una molécula absolutamente vital para la vida. Cada membrana de célula de nuestro cuerpo se alimenta con ella. Se utiliza para producir hormonas como el cortisol, la testoserona y el estradiol. Sin colesterol podríamos morir, nuestro cuerpo ha desarrollado un elaborado mecansimo para poder producirlo y de esta forma asegurarse de que siempre tengamos suficiente colesterol. La Liproteína de baja densidad (LDL por sus siglas en inglés) es una proteína que transporta el colesterol mediante la sangre, se ha asociado con el riesgo de padecer enfermedades al corazón.

Sin embargo, nuevos datos muestran que existen subtipos de LDL:

  •  LDL pequeñas y densas: las partículas que son densas y pequeñas pueden penetrar con mayor facilidad la pared arterial.
  • LDL grande: partículas de gran tamaño, parecido a las bolas de algodón. Estás partículas no están asociadas al riesgo de padecer enfermedades al corazón.

Las grasas saturadas elevan de manera ligera LDL grande un subtipo benigno del LDL que no está relacionado con enfermedades al corazón.

2. Elevan el colesterol HDL

Con frecuencia tildamos de «malas» las grasas saturadas, sin tener conocimiento que afecta otro tipo de colesterol que no es muy conocido y que debería serlo. La lipoproteína de alta densidad (HDL por sus siglas en inglés) conocida como el colesterol «bueno».

La tarea del HDL es transportar el colesterol lejos de las arterias y dirigirlo al hígado, donde serán excretados o reciclados. Por lo tanto consumir grasas saturadas aumenta el HDL, lo que disminuye el riesgo de enfermedades al corazón.

3. Las grasas saturadas no causan enfermedades al corazón

En el 2010 se examinaron los datos de 21 estudios  de un  347 a 747 personas en total. En estos resultados no se encontró ninguna asociación entre las grasas saturadas y el riesgo de enfermedades del corazón.

Otras revisiones sistemáticas que analizan la evidencia en su conjunto se encontró literalmente no hay evidencia de una asociación. Esto ha sido solo un mito que se ha pasado de generación en generación.

No existe ninguna evidencia de que el consumo de grasas saturadas esté asociada con las enfermedades del corazón.

Efectos de las grasas saturadas

4. Pueden disminuir el riesgo de accidente cerebrovascular

Un accidente cerebrovascular es causado por una perturbación en el flujo de sangre al cerebro. Son trazos que pueden dañar el tejido cerebral y son una de las causas más comunes de discapacidad y muerte en los países occidentales.

Existen múltiples estudios que demuestran que el consumo de grasas saturadas se relacionan con la reducción a sufrir accidentes cerebrovascular.

5. Las grasas saturadas no se dañan fácilmente con altas temperaturas

Las grasas saturadas son mucho menos propensas a reaccionar con el oxígeno que las grasas insaturadas, que quiere decir esto, que es que las grasas no saturadas, son en especial ácidos grasos poliinsaturados que contienen muchos enlaces dobles y por lo tanto son propensos a la oxidación.

Cuado las grasas insaturadas reaccionan con el oxígeno al cocinar, forman subproductos tóxicos. Por el contraro las grasas saturadas como la mantequilla y el aceite de coco son las mejores opciones cuando se necesita cocinar a altas temperaturas.

Por lo tanto para cocinar a altas temperaturas, las grasas saturadas son la mejor opción, ya que son más estables y no reaccionan con el oxígeno tan fácilmente.

6. Los alimentos con grasas saturadas son nutritivos

Existen varios alimentos saludables que son naturalmente ricos en grasa saturada. Los principaes ejemplos son:

  • Carnes
  • Huevos
  • Órganos
  • Productos lácteos

La clave es consumir animales que solo comieron alimentos que eran naturales para ellos, por ejemplo vacas alimentadas con pasto.

Estos productos son más nutritivos que las contrapartes “convencionales” y en especial son ricos en vitaminas A, E y K2 (11, 12, 13, 14, 15).

Los alimentos naturales que contienen grasas saturadas suelen ser muy nutritivos y  son ricos en vitaminas solubles en grasa.

Conclusión

Como se ha mencionado en varios artículos anteriores, todo en exceso hace daño. Para llevar una vida saludable y plena debes crear consciencia de los alimentos que consumes, sobretodo cuál es la cantidad que digieres todos los días, todo depende de ti. Además de siempre llevar una vida activa, incluir deportes a tu diario vivir, es una de la mejor opción para tu salud.

Referencia

  • Kris Gunnars, Top 8 Reasons Not to Fear Saturated Fats. Para Authoritynutrition [Revisado en Octubre de 2015]

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Deja un comentario

¡Suscríbete y recibe nuestros últimos artículos directamente en tu correo!