¿existe el síndrome de abstinencia por azúcar?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars Puntúa el artículo
Cargando…

Que el azúcar sea un producto tan adictivo como lo son ciertas drogas, es una afirmación que suena exagerada, pero que por alguna razón escuchamos cada vez más a menudo.

Veámoslo en perspectiva: pensamos, porque constantemente nos lo dicen fuentes autorizadas, que el azúcar engorda, causa diabetes tipo 2, además de estar asociada a otras enfermedades que llevan gradualmente a la muerte. Y, sin embargo, sigue siendo un producto considerado “de primera necesidad” por muchas personas.

¿Es posible que cada porción de postre que consumimos nos lleve un paso más cerca de la adicción? ¿Estaremos creando dependencia y, por consiguiente, síndrome de abstinencia?

Una revisión detallada de las propiedades y consecuencias del consumo de azúcar nos dará la respuesta.

Síntomas de ansiedad por azúcar

¿Existe el síndrome de abstinencia por azúcar?

La respuesta corta a esto es: no, o al menos no exactamente.

En realidad muchas de las llamadas propiedades adictivas del azúcar han sido exageradas a lo largo de los años por mercaderes y gurús de las dietas.

Sí, se trata de un producto que crea consumidores fieles por su buen sabor y variedad de usos, con lo que muchas personas acaban abusando en su consumo, pero esto no es válido para afirmar que pueda derivar en una condición médica de abstinencia, como la que sí se experimenta con las drogas.

Una primera prueba de esto es que todos, en mayor o menor medida, hemos sido consumidores de azúcar a través de distintos productos, pero: ¿acaso cuando nos la han quitado, por cualquier motivo, hemos experimentado fallas en los órganos, depresión o la descompensación química cerebral que experimenta, por ejemplo, alguien que deja la cocaína?

Muy pocas personas dirían que sí, que sienten síntomas similares cuando intentan dejar este producto. ¿A qué se debe el que a algunas personas les cueste tanto dejar el azúcar?

Beneficios de dejar el azúcar

¿Por qué es tan difícil dejar el azúcar?

La mayoría de las drogas adictivas, como la cocaína, estimulan el flujo de dopamina en el cerebro, lo que constituye su principal atractivo o gancho. El azúcar, en menor escala, tiene el mismo efecto, y esta es una de las razones en que muchos basan la analogía de la adicción.

Ahora bien, es cierto que el consumo de azúcar estimula la dopamina, pero lo hace en niveles análogos a los de otras actividades que no son consideradas adictivas, como:

  • Manejar a alta velocidad.
  • Tener relaciones sexuales.
  • Escuchar música que nos guste.
  • Beber té verde.

Si bien estos hábitos generan un cambio químico en el cerebro, no se trata de algo irreversible, ni vienen acompañadas de otras sustancias que aumenten el impacto como sí sucede con las drogas fuertes.

Así pues, al descartar la adicción al azúcar como algo químico, hay otro factor a considerar: la responsabilidad como consumidor.

Peligros del azúcar

¿Cómo tener un consumo de azúcar responsable?

El hecho de que el azúcar no sea adictiva, no significa que sea inofensiva: los riesgos de su consumo excesivo son reales y su adicción psicológica (por decirlo de alguna manera), también lo es.

Tener un consumo responsable de azúcar implica no renunciar a ella, pero sí estar dispuesto a hacer ciertas concesiones, como:

  • Implementar una dieta baja en azúcar refinada.
  • Aumentar la hidratación.
  • Buscar métodos para reducir la ansiedad.
  • Optar por productos dulces naturales, como frutas o miel, en vez de productos dulces artificiales con azúcar refinada.

Pero por sobre todas las cosas, recuerda que esta “adicción”, como tantas otras, es una excusa autoimpuesta. Tener disciplina y control de nosotros mismos es realmente todo lo que necesitamos.

Azúcar natural

Referencia

  • Matthews, Mike. What “They” Aren’t Telling You About Sugar Withdrawal. Para Legion Athletics. [Revisado en febrero de 2017].