Melón vs Sandía: beneficios y cosas a tener en cuenta de cada fruta

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Existen algunas frutas que no podemos evitar relacionar instintivamente, aun cuando en realidad no sean precisamente idénticas. Uno de los mejores ejemplos de ello lo tenemos en el eterno debate entre melón vs sandía. Cada una de estas frutas tiene un sabor único con millones de fanáticos en todo el mundo. Esto se ve especialmente reflejado en el verano, cuando el cultivo de ambas alcanza su pico máximo. Y es precisamente en dicha época cuando las personas se preguntan con mayor fervor cuál es la mejor fruta.

Cada una tiene sus pros y sus contras, eso es innegable; pero, a través del análisis de sus valores nutricionales, se puede decidir objetivamente cuál fruta puede venir mejor para nuestra dieta, más allá del sabor.

El debate del melón vs sandía

Si bien no se puede negar que ambas frutas presentan algunas similitudes, como que ambas son excelentes para hidratarse, también cuentan con importantes diferencias.

Conocer las diferencias entre el melón y la sandía puede ser muy útil para escoger la fruta más conveniente de acuerdo a la clase de beneficios y nutrientes que queremos obtener. Por ello, a continuación vamos a detallarlas.

Melón nutritivo

Melón

El melón posee apenas 55Kcal por cada 100 gramos, por lo que es un gran aliado para las dietas. A su bajo contenido calórico hay que sumar que está cargado de una variedad de micronutrientes, fibra e hidratos de azúcares naturales en cantidades considerables.

Su aporte mineral no se queda atrás, ya que cuenta con altos porcentajes de magnesio y potasio, en proporciones similares a las del plátano. Asimismo, posee carotenos, vitamina A, vitamina C y vitaminas del complejo B.

A nivel de agua también se parece a la sandía, pues tiene un 85% en su composición. Si bien la sandía es ligeramente superior en este aspecto, son pocas las frutas que cuentan con concentraciones líquidas superiores al 80%.

Gracias a la combinación de un alto porcentaje acuoso con los nutrientes ya mencionados, estamos ante una fruta refrescante capaz de saciar el deseo de alimentos dulces sin problemas.

melón vs sandía

Sandía

La sandía es incluso más hidratante que el melón, ya que su contenido en agua ronda el 95% de su composición. De hecho, es la razón por la que se considera como un alimento más ligero.

Su contenido calórico es de apenas 28Kcal por 100 gramos, así que quienes buscan una fruta con pocas calorías tienen aquí una de sus mejores opciones.

Pero sus similitudes con el melón no se limitan a las pocas calorías y al alto contenido en agua, ya que también tiene una importante concentración de azúcares e hidratos complejos. Sin embargo, su porcentaje de Vitamina A, potasio, magnesio, carotenos y vitamina C es inferior al del melón.

Pero en el caso de las vitaminas del complejo B sí cuenta con una concentración superior a la presente en el melón, especialmente de ácido fólico.

De manera que en el caso de la sandía también hablamos de una fruta refrescante y saciante, pero ante las pequeñas diferencias es difícil escoger cuál es más conveniente a nivel nutricional al hablar del melón vs sandía. Por lo tanto queda preguntarse ¿cuál nos conviene más y en qué casos?

Escoger entre melón vs sandía

Al hablar de melón vs sandía no se puede decir que una fruta sea superior a otra, ya que como ha quedado claro ambas están cargadas de múltiples nutrientes beneficiosos. Por lo que para escoger entre una u otra hace falta tener en cuenta cuáles son los aportes que más deseamos para nuestro organismo.

Por ejemplo, si queremos un tentempié natural que nos quite la sed después de un entrenamiento, una sandía sería más conveniente debido a su mayor aporte hidratante.  Por el contrario, si lo que buscamos es el mayor aporte de minerales y nutrientes posible, el melón puede ser una mejor opción.

Si nuestro interés está en reducir nuestro consumo de calorías al máximo posible, la sandía se llevaría la victoria, al tener casi la mitad de calorías que el melón.

Ahora bien, si nuestros objetivos no implican comer las frutas directamente, sino utilizarlas como ingredientes para alguna receta, la situación cambia completamente. Dado que ambas son frutas saciantes, son muy utilizadas para todo tipo de dietas. Habría que determinar qué receta nos resulta más apetecible o más fácil de hacer de acuerdo a nuestros conocimientos culinarios y en base a esto decidir el ganador entre el melón vs sandía.

En este sentido las dos frutas están bastante equilibradas, ya que ambas son muy versátiles y permiten preparar platos exóticos como ensalada de melón y lomo, ensalada mediterránea de queso feta con sandía, brochetas de melón y salmón, gazpacho de sandía, entre otros.

De hecho, tampoco se quedan atrás a la hora de hablar de recetas de postres, pues permiten preparar una variedad de polos y sorbetes que pueden funcionar como el aperitivo perfecto para el verano.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario

Desayuna con Entrenamiento.com
en tu e-mail

Suscríbete gratis a Entrenamiento.com y recibe cada mañana nuestros últimos artículos, 100% libre de spam.