¿Qué es el melón amargo, para qué se usa y qué recetas podemos hacer?

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

El melón amargo es un vegetal bastante desconocido en España, ya que es raro verlo de forma habitual en fruterías o supermercados. Hoy vamos a hablarte de este peculiar alimento que tiene grandes beneficios para tu salud. También te damos unas recetas para que puedas incluirlo en tu dieta de forma sencilla.

¿Qué es el melón amargo?

El melón amargo es un alimento que pertenece a la familia de las cucurbitáceas, como la sandía o el pepino. Se le conoce por varios nombres, como cundeamor chino, balsamina o momordica charantia, que es su nombre científico.

En países como la India o China es muy conocido, pero en España no lo es tanto aunque se cultive en algunas zonas, como Murcia o Alicante. Suele encontrarse en tiendas que tienen una gran afluencia de inmigrantes del sureste asiático, que son sus principales consumidores.

Es de color verde, tiene una textura arrugada y una forma alargada similar a la del calabacín. Se puede consumir de muchas maneras: cocinado, en infusiones, en ensaladas o como suplemento. Tiene un sabor amargo, de ahí su nombre, por lo que se suele blanquear antes de comerlo para mejorar su sabor.

¿Para qué sirve el melón amargo?

Al melón amargo se le atribuyen muchos beneficios, por lo que se usa tanto en cocina como en suplementos alimenticios. Es una hortaliza que aporta hidratos de carbono, proteínas, hierro, ácido fólico, calcio y fibra, y además tiene un bajo aporte calórico. También destacamos que a nivel físico tiene numerosos beneficios para personas con enfermedades crónicas.

Los beneficios del melón amargo

Ayuda a producir tejido adiposo marrón

Una de las características del melón amargo es que ayuda al cuerpo a producir tejido adiposo marrón. Este tejido se caracteriza por consumir energía para que el cuerpo mantenga la temperatura en invierno. Cuando una persona padece obesidad tiene menor cantidad de grasa marrón y, por lo tanto, quema menos calorías cuando se expone al frío.

Aumenta la sensibilidad a la insulina

Otro de los beneficios de este alimento es que aumenta la sensibilidad a la insulina. Es decir, ayuda a reducir la concentración de azúcar en sangre. Esta reducción se produce gracias al polipéptido-p, una proteína que tiene los mismos efectos que la insulina que produce el páncreas y controla la concentración de glucosa que en sangre. Gracias a esto tendrás menos posibilidades de desarrollar diabetes de tipo 2.

Ayuda a perder peso

Introducir el melón amargo en tu dieta puede ayudarte a perder peso. Su consumo hace que el metabolismo se acelere y provoque el consumo de grasa acumulada en la zona abdominal. Todo esto es por la gran cantidad de fibra que posee.

Ayuda a tener una piel más sana

Gracias a las vitaminas A y C y a los antioxidantes que aporta al cuerpo el consumo de melón amargo la piel se muestra mucho más sana. También tiene colágeno, por lo que la piel se verá más hidratada y libre de acné.

Recetas que puedes preparar con el melón amargo

El melón amargo es un alimento muy utilizado en la cocina y como suplemento alimenticio en países como China o la India, pero poco visto en España. Por este motivo vamos a explicarte algunas de las mejores recetas para que puedas disfrutar del sabor de esta exótica fruta sin demasiados problemas.

Melón amargo salteado a la plancha

Una manera fácil de incorporar este exótico producto es haciéndolo a la plancha. Para preparar este plato necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 1 melón amargo
  • 4 cucharadas de aceite
  • 1 diente de ajo
  • 1 pizca de sal
  • 50 ml de agua

Lava bien el melón amargo con agua fría para eliminar los residuos que se hayan podido quedar en su piel arrugada. Una vez lavado, en una tabla y con un cuchillo, corta las puntas y haz un corte a lo largo para tenerlo partido por la mitad. Corta cada mitad en 4 partes iguales.

Con una cuchara pequeña raspa el interior del melón amargo para sacar las semillas y la pulpa que las rodea. El sabor amargo de esta hortaliza es una de sus características clave, pero también puede ser poco apetecible para algunos comensales. Vamos a explicarte, entonces, cómo suavizar su sabor.

Corta las tiras de melón amargo que has limpiado en trozos de 1 cm aproximadamente. Introduce esos trozos en un bol, añade una cucharada de café y otra de sal. Remueve bien los trozos para que la sal quede repartida de manera uniforme y déjalos reposar durante una hora. Posteriormente, limpia bien esos trozos con agua para que pierdan la sal que se haya quedado en el exterior. De esta forma habrás quitado parte del sabor amargo que caracteriza a esta hortaliza.

Coloca una sartén a fuego medio con las 4 cucharadas de aceite y el diente de ajo. Añade los trozos de melón amargo cuando el ajo empiece a freírse. Deja que se fría todo durante 2 minutos y añade el agua. Cocina toda la mezcla durante 20 minutos más ¡y listo!

Cocinar el melón amargo

Salteado de melón amargo con huevos

Para realizar un salteado de melón amargo con huevos necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 2 huevos
  • 1 melón amargo
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 cucharadas de salsa de soja
  • 1 pizca de pimienta blanca

Lava bien el melón amargo con agua fría para eliminar las impurezas que pueda tener en la piel. Corta las puntas y corta por la mitad el melón amargo. Limpia las semillas y la pulpa con una cuchara hasta que quede solo la piel.

Corta los dos trozos de melón amargo en trozos de 1 cm de grosor aproximadamente e introdúcelo en un bol con agua fría durante 2 o 3 horas. Cambia el agua cada hora para eliminar parte de su sabor amargo.

Si no quieres esperar tanto tiempo, puedes blanquearlo. En este caso tendrás que poner los trozos de melón amargo en agua hirviendo durante unos 3 minutos.

Retíralo del agua y escúrrelo bien. Una vez escurrido introduce el melón amargo en un bol con agua muy fría durante 3 minutos más. Después, escúrrelo bien otra vez.

Posteriormente, en un bol mezcla los dos huevos, la salsa de soja y la pimienta blanca. Bátelo todo hasta que los ingredientes estén totalmente mezclados. Calienta una sartén con el fuego al máximo y agrega el aceite de oliva. Cuando el aceite esté caliente agrega el melón amargo y saltéalo 1 minuto. Agrega una cucharada de soja y saltea durante otro minuto. Después añade la mezcla con los huevos. Saltéalo bien y, pasados 30 segundos, dale la vuelta para que se cocine por el otro lado. Sigue cocinando la mezcla hasta que los huevos adquieran un color marrón claro, aproximadamente durante 2 o 3 minutos.

Sírvelo en una plato plano y cómetelo caliente, que es cuando mejor sabor tendrá el plato.

Recetas con melón amargo

Ahora que ya conoces los beneficios de este alimento y dos recetas muy sencillas, esperamos que puedas incluirlo en tu dieta. Aunque existen muchas recetas, las que hemos escogido son muy rápidas y sencillas, por lo que es una manera de acostumbrarse al peculiar sabor de este producto exótico.

Te recomendamos rebajar siempre su sabor amargo, ya que puede resultar bastante fuerte. Eso sí, con este vegetal estarás ofreciendo un plato sano y diferente que sorprenderá tanto a familiares como amigos. ¿Conocías el melón amargo? ¿Lo has probado? ¡Cuéntanos qué te parece y si conoces alguna receta más que pueda ayudarnos!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Deja un comentario