¿Cómo preparar un té como si fueras un experto?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Actualmente, el té una de las bebidas más consumidas en todo el mundo debido a sus propiedades medicinales y la sensación agradable que deja sobre el consumidor.

Para preparar esta bebida, es necesario sumergir en agua (caliente o fría), las hojas de la planta de la que se desea extraer su sabor, aromas o componentes con propiedades medicinales.

Existen muchas formas de preparar tés; sin embargo, no todas te permitirán sacar el mayor provecho del producto. Por tal motivo, te presentamos los mejores métodos para preparar estas infusiones y aprovechar al máximo todos sus beneficios.

Recomendaciones para preparar un té como un experto

Cómo para preparar un té como experto

1. Identifica el tipo de infusión a elaborar

Aunque muchas personas creen que todas las infusiones son té, realmente no es así.

El té es la infusión de las hojas y brotes de la planta Camellia sinensis, también conocida como planta de té. Las propiedades y los sabores pueden variar de acuerdo al proceso de extracción y secado de las hojas.

Entre los tipos de té se encuentran el té negro, el verde, el oolon y el blanco, los cuales se pueden adquirir de forma natural directamente de la planta o secos en hojas sueltas o sobres de té.

Estos tipos de té se obtienen de acuerdo al procesamiento de las hojas y brotes: fermentado (negro), no fermentado (verde –si es derivado de las hojas- o blanco –si es derivado de los brotes-) y semifermentado (oolong o pouchong).

De igual forma, existen “tes de hierbas”, también llamados tisanas que, debido a que provienen de hierbas diferentes a la planta de té, solo son infusiones o decocciones de sus hojas, flores, frutos, tallos o raíces. Entre las hierbas más empleadas se encuentran el hibisco, la menta, el rooibos, la manzanilla, la cúrcuma, el jengibre, la hierbabuena, el mate y la tila.

Estas infusiones se pueden preparar tanto con ingredientes secos como frescos, variando el tiempo de preparación, la temperatura y cantidad necesaria de ingredientes de acuerdo al estado de las hojas de té o hierbas utilizadas.

Cómo preparar el mejor té de tu vida

2. Prioriza los ingredientes frescos

Por lo general, las hojas de té secas suelen tener una larga vida útil si se mantienen en condiciones óptimas: en un recipiente hermético y alejado de la luz directa.

Las hojas frescas suelen dañarse rápidamente, por lo que es recomendable utilizarlas lo más pronto posible para aprovechar todas sus propiedades. El almacenamiento prolongado de los ingredientes para estas infusiones puede afectar considerablemente su calidad, el sabor, el aroma y los beneficios, por esto se recomienda consumirlos frescos o en cortos períodos después de su adquisición, dándole prioridad siempre a los ingredientes no procesados.

Los tés auténticos poseen compuestos antioxidantes de polifenol, denominados catequinas, teaflavinas y tearubiginas. Sin embargo, muchas de sus propiedades beneficiosas suelen degradarse con el tiempo, restándole calidad a la bebida.

De igual forma, la calidad del agua puede influir en el sabor del té, especialmente si el agua es de grifo, ya que contiene minerales o pequeñas dosis de cloro que pueden alterar el sabor.

Para obtener una infusión con sabor agradable lo recomendable es utilizar agua fresca y correctamente filtrada.

Cómo debe ser el agua para elaborar el mejor té

3. Determina las condiciones de preparación del té

Preparar un té o infusión no requiere de mucha experiencia, solo es necesario colocar los ingredientes en agua caliente o fría por un tiempo determinado.

Para lograr un sabor agradable en el té se deberá experimentar con las condiciones de los ingredientes, la temperatura del agua y el tiempo de descanso. Emplear altas temperaturas y un largo tiempo para preparar la infusión no garantizará la calidad de la misma. El té verde, por ejemplo, suele tener un sabor y aroma menos agradable elaborado bajo estas condiciones. Sin embargo, un tiempo demasiado corto no permitirá aprovechar al máximo las propiedades y sabores de los ingredientes.

Asimismo, es importante resaltar que los tés auténticos poseen cantidades variables de cafeína y su aporte a la infusión aumentará con el tiempo de preparación. Un minuto extra puede aumentar el contenido de cafeína hasta 29 %, así como el agua a temperatura de ebullición puede lograr crecer el porcentaje hasta 66 %.

Parámetros para elaborar un té como un experto

3.1. Preparación de té con agua caliente

La forma más común y rápida de preparar una infusión es utilizando agua caliente. Para su elaboración, existen algunos parámetros de tiempo y temperatura, recomendados de acuerdo al tipo de té, para lograr aprovechar al máximo sus propiedades y sabores.

Estas son las temperaturas y tiempos de preparación de los diferentes tés.

  • Blanco: una temperatura de 79 °C por un tiempo estimado entre 4 y 5 minutos.
  • Verde: a 79 °C entre 3 y 4 minutos.
  • Oolong: a 91 °C entre 3 y 5 minutos.
  • Negro: a 91 °C entre 3 y 4 minutos.

Asimismo, para infusiones o tés de hierbas secas como manzanilla seca, menta, hibisco y bálsamo de limos se recomienda un máximo de 15 minutos (puede variar de acuerdo a las especificaciones del fabricante, el secado y almacenamiento del producto) a 100 °C. Por su parte, para tés de hierbas frescas, jengibre y cúrcuma se recomienda entre 5 y 15 minutos para hierbas tiernas; o entre 15 y 30 minutos para raíces picadas o talladas a una temperatura de 100 °C.

Los tés negros y los herbales suelen ser más tolerantes en relación con el tiempo y temperatura de preparación, mientras que el té verde es más delicado y puede verse afectado en su calidad y aceptabilidad.

Tiempos de preparación adecuados para el té

3.2. Preparación del té con agua fría

Otra forma de preparar un té más aromático, agradable y con mayor contenido de antioxidantes es hacerlo con agua fría o a temperatura ambiente. Sin embargo, mientras más baja sea la temperatura del agua, mayor será el tiempo de preparación si se desea aprovechar al máximo todos los beneficios.

En muchos casos, el tiempo promedio de elaboración de los tés con agua fría ronda las 12 horas, pero tendrá un sabor menos amargo que un té elaborado con agua caliente.

Un té elaborado durante 12 horas con agua a 4 °C suele poseer más polifenoles que una bebida elaborada con agua caliente entre 3 y 4 minutos. De igual forma, se ha comprobado que un té elaborado con agua caliente a 80 °C, durante 3 a 4 minutos, si posteriormente se le agrega hielo, suele tener un contenido de antioxidantes similar al de un té elaborado con agua fría durante 12 horas, siendo una opción rápida y efectiva.

Beneficios de los tés elaborados con agua fría

4. Identifica la mejor técnica para preparar el té

Elaborar un té agradable requerirá de agua filtrada (sin sabores añadidos); una bolsita de té, hojas frescas o secas de hierbas; así como un calentador de agua (o cocina) o enfriador de acuerdo al tipo de bebida que se desee preparar. Siempre debes utilizar, como hemos mencionado, agua fresca y purificada.

En general, deberás colocar el sobre de té o las hojas de hierbas en la taza seleccionada y colocarle el agua caliente o fría de acuerdo al caso. Puedes cubrir la taza con un plato o producto similar para que la bebida sea más aromática. Aparte de eso, debes seguir las siguientes pautas:

  • Para infusiones de hojas secas requerirás de un infusor o bola de metal para sostener las hojas o, en su defecto, un filtro de tela para apartarlas luego de preparar el té.
  • La cantidad de hojas añadida dependerá de la cantidad de té que se desea elaborar. En general suele ser una cucharadita de hojas de té secas o una cucharada grande de ingredientes frescos por cada taza de infusión.

El uso de hojas frescas permitirá una mejor selección del producto en comparación con las bolsas de té, favoreciendo la calidad final del producto en relación con los beneficios percibidos y permitiendo realizar mezclas entre variedades de hierbas para obtener un sabor diferente.

Asimismo, en la mayoría de casos, las hojas sueltas suelen continuar proporcionando antioxidantes y componentes beneficiosos para la salud luego de reutilizarlas en varias ocasiones, convirtiéndolas en una opción económica a largo plazo en relación con los tés de sobres que solo pueden utilizarse una sola vez.

¿Cuál es la mejor técnica para elaborar un té?

Conclusión

El té es una de las bebidas más consumidas y reconocidas debido a sus propiedades medicinales. Para elaborar estas infusiones y aprovechar los compuestos que posee, así como disfrutar de sus sabores y aromas, solo necesitará dejar reposar en agua caliente o fría, la bolsa de té o las hojas frescas o secas.

Aunque existen parámetros definidos de tiempo y temperatura para elaborar excelentes infusiones, se recomienda experimentar métodos propios de preparación para determinar cuál te provee un té más agradable a tu paladar.

Si deseas probar nuevos sabores, los tés de hojas sueltas te brindarán la opción de realizar una mejor selección de las hojas de una o varias hierbas y así combinar sus propiedades, sabores y aromas.

Sigue tus instintos y prueba nuevas formas de elaborar tus infusiones preferidas, posiblemente logres descubrir nuevos sabores que sean de tu agrado.

Referencias

  • Danahy, A. (2020). How to Steep Tea Like an Expert. Para Healthline. [Revisado en enero de 2020].
  • Sivasubramaniam, S. (2019). Tea. Para Encyclopædia Britannica. [Revisado en enero de 2020].

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario

Desayuna con Entrenamiento.com
en tu e-mail

Suscríbete gratis a Entrenamiento.com y recibe cada mañana nuestros últimos artículos, 100% libre de spam.